Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    Perdónalos, Señor, porque saben muy bien lo que hacen

    IGLESIA CATÓLICA

    Perdónalos, Señor, porque saben muy bien lo que hacen
    ORLANDO LUIS PARDO LAZO | Pittsburgh | 1 Oct 2013 – 1:36 am.

    Los pastores de Cristo en la Isla tienen la palabra, pero prima en ellos
    el pánico de emplearla. No se comportan como siervos del Hijo del
    Hombre, sino del Horror.

    La Iglesia Católica norteamericana se parece al Gobierno norteamericano
    se parece al pueblo norteamericano se parece al Cristo de la libertad.
    Constantemente lanzan decenas de cartas a quien corresponda, para
    impactar en la opinión pública mundial y modificar la alta política en
    todas las esferas sensibles de la nación.

    Si se compilan los incontables documentos relacionados con Cuba, habría
    que concluir que históricamente la Iglesia Católica de Estados Unidos es
    mucho más cubana que nuestra Iglesia Católica real, tan raquítica como
    raulquítica, esa que cocina sus corruptelas de closets y sus elitismos
    de seminario entre la Plaza de la Revolución y el Arzobispado de La
    Habana, esa que redacta editoriales de polen polémico y da cursitos de
    precapitalismo para formar a los nuevos empresarios demócratas del
    postcastrismo, la misma que sonríe con joyas compradas a ras del
    Vaticano, mientras coacciona a los activistas de derechos humanos para
    que depongan su posturas éticas en contra de la dictadura y en última
    instancia se hagan desterrar, la misma que traicionó cómplicemente la
    vida de, entre muchos otros, de Orlando Zapata Tamayo, Juan Wilfredo
    Soto García, Wilman Villar Mendoza, Laura Pollán, Harold Cepero y
    Oswaldo Payá, cuyo cadáver profanado por manos impías el Cardenal Jaime
    Ortega en persona lapidó en capilla ardiente, como si Dios lo hubiera
    llamado por las buenas a su diestra.

    Asco. ¿Algunos de ustedes ha sentido asco de Cuba en su corazón? Yo sí.
    Y, ¿saben qué? El asco de Cuba duele.

    Las Cartas Pastorales y apariciones fantasmas en los medios nacionales
    de la Iglesia Católica cubana son un insulto a Dios. Un insulto que
    acaso Dios se merezca en el caso cubano, pues medio siglo de persecución
    religiosa es un vía crucis que no estoy seguro que ningún pueblo del
    mundo se merecía, ni siquiera nuestro “burdel del Caribe”, al decir
    mentiroso de la junta militar verde olivo que cauterizó no sólo el sexo
    rentado sino que de hecho prostituyó el concepto mismo de una vida social.

    No importa que el presidente de la Comisión Internacional Justicia y Paz
    de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, monseñor
    Richard E. Pates, obispo de Des Moines, pida a la administración Obama
    que se rinda al cambio-fraude del régimen castrista, y normalice las
    relaciones económicas, diplomáticas y políticas con la Peor de la
    Antillas. No importa que este venerable señor ignore las 30 preguntas
    con que los líderes protestantes cubanos Mario Félix Lleonart, Yoaxis
    Marcheco y Omar Gude Pérez recién han cuestionado el apartheid religioso
    en Cuba. Ni importa que silencie el contrabando de un barco-bomba que
    Cuba traficaba con Corea del Norte por el Canal de Panamá, quién sabe
    para atizar cuál conflicto bélico internacional.

    Lo significativo es que los líderes eclesiales de Estados Unidos se
    oponen al statu quo dentro de sus fronteras nacionales. La Iglesia de
    Cuba apenas propone, más bien compone un escenario donde el pueblo
    cubano tendrá por fin su capitalismo secuestrado, con la plusvalía
    despótica de todos los derechos humanos hipotecados.

    Cuando el pueblo cubano, por desgracia, en un escenario de castrismo sin
    Castro torne a lincharse en las calles como es nuestra tradición de
    barbarie caribe, y cuando su rabia contra los verdugos de la verdad no
    tenga ya templo a donde cobijarse en la misericordia de Dios, nadie se
    azore entonces de los ripios purpurados en subasta ni del sacrilegio
    vándalo de virgencitas envilecidas por el vulgo.

    Los pastores de Cristo en la Isla tenían —y todavía tienen— la palabra,
    pero hasta ahora ha primado en ellos el pánico de emplearla como padres
    para paliar el dolor asqueante en nuestro corazón. Quien calla,
    corrompe. No se comportan como siervos del Hijo del Hombre, sino del
    Horror. De pastores no portan ni un pelo, más allá de esa sonrisita
    cínica milenaria y un retintín del lujo luctuoso con que imparten la
    hostia con manos malvas, malvadas. Su miedo al martirio ya está abriendo
    el camino criminal de la acción, a otros oportunismos del poder y a la
    debacle de los desesperados. Del clarín escuchad entonces el silencio.
    El camino del futuro fúnebre está empedrado de la fidelidad fósil de hoy.

    Source: “Perdónalos, Señor, porque saben muy bien lo que hacen | Diario
    de Cuba” – http://www.diariodecuba.com/cuba/1380553347_5314.html

    Tags: , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *