Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    Los inicios de la Internet en Cuba

    Los inicios de la Internet en Cuba

    Miércoles, Septiembre 5, 2012 | Por Andy P. Villa

    GUADALAJARA, México, septiembre, www.cubanet.org -Creo que fui una de

    las primeras personas en Cuba que tuvo una computadora Pentium 1.

    Comprar una computadora estaba prohibido en Cuba, al menos para los

    nacionales, como parte del apartheid que hemos sufrido los cubanos por

    parte de los hermanos Castro durante 53 años.

    En el año 1996 me presenté en la empresa cubana conocida como TECUN

    (Tecnologías Universales), que estaba en la calle 7ma, esquina con 42,

    en Miramar. Iba muy bien recomendado, de parte de un amigo de confianza

    de uno de los ejecutivos de esa tienda. Pedí una entrevista con él y le

    dije:

    - Quiero comprar la computadora más moderna que tengas.

    - Lo último que nos ha llegado es el Pentium 1, a 133 Mhz.

    - ¿Cuánto cuesta?

    - 800 USD, es la más cara, pero tenemos otras más baratas, el 486, bla,

    bla, bla…

    - Quiero la mejor, me la llevo ahora mismo.

    - Perfecto

    - ¿Y los papeles?

    - No hay problemas, sale a nombre de una de las empresas extranjeras,

    que es cliente nuestro.

    Así fue como esa tarde ya tenía computadora en mi casa, pero solo había

    una dificultad…no sabía usarla. Probablemente haya sido uno de los

    pocos, sino el único, que compró en Cuba una computadora de última

    generación sin saber nada aún de computación. Normalmente, los que se

    compran computadora ya saben manejarla y valoran la importancia de

    poseer una en casa. Ese problema lo resolví en una semana. Averigüé

    quién de mis conocidos era el más ducho en la materia y lo contraté para

    que me diera clases de Windows, muy buenas por cierto, y así

    aprendí después, con el mismo profesor, a trabajar el Word, el

    Powerpoint, el Photoshop, el Corel, etc…

    Cuando estábamos finalizando las clases, un día me dijo que para estar

    al tope en estos temas lo que me faltaba era aprender a trabajar en

    Internet, pero me aclaró que eso era prácticamente imposible. Ya había

    Internet en Cuba, pero muy controlada.

    No pasaron 15 días y ya tenía mi cuenta de Internet, rentada por 50 USD

    al mes. Llamé a mi profesor y juntos, con sus conocimientos teóricos y

    mi cuenta pirata, aprendimos a navegar en fecha tan temprana como 1996,

    cuando el único proveedor en toda Cuba era el CENIAI.

    Tuve la suerte de conocer a un muchacho que probablemente era uno de los

    mejores hackers de Cuba, no había servidor estatal que se le resistiera

    y siempre tenía "logins" y "passwords" disponibles para la venta. Si

    fallaba la cuenta que tenía, solo lo llamaba y al poco rato ya estaba

    presente con un nuevo usuario y contraseña, de los más disímiles

    servidores durante los cinco años en que fui su cliente.

    Tuve cuentas provenientes de CENIAI, de Colombus, de ETECSA y de cuanta

    empresa cubana accedía al Internet y era blanco de los cyber ataques de

    mi amigo, que curiosamente tenía solo aprobada la secundaria básica, y

    estudiaba el preuniversitario por la noche, pero en la práctica sabía

    más que cualquier ingeniero o licenciado en Informática.

    Un día se apareció en mi casa y me dijo que no tendría que preocuparme

    en largo rato porque no funcionara la conexión, colocó su memoria flash

    en mi computadora y descargó el directorio completo de usuarios de

    Internet de ETECSA. Lo había hackeado completo. Eran más de 200 cuentas

    con sus usuarios y contraseñas, de embajadas, instituciones religiosas,

    funcionarios del Gobierno, empresas extranjeras, etc. En otro momento se

    apareció una vez con la cuenta, creo que en CENIAI, de Ricardo Alarcón,

    y me dijo:

    - Esta puedes usarla las 24 horas, ese tipo casi nunca la usa, ya lo he

    monitoreado.

    Desde hace varios años reside en Miami. Recuerdo que una noche del año

    2002 recibí una llamada telefónica y era mi amigo para contarme que

    acababa de bajarse de un avión de Cubana de Aviación en el Distrito

    Federal y que le aconsejara como dirigirse a la frontera para pedir

    asilo en Estados Unidos. No quería perder tiempo en cumplir con la

    misión por la que lo mandaron por su trabajo a México y quería

    escaparse a la libertad cuanto antes.

    Al poco tiempo de tener mi flamante nueva computadora, con Internet y

    todo, recibí la visita de un buen amigo que era uno de los principales

    ingenieros de la Unión Eléctrica, quien también era un experto en la

    cuestión informática. Nos pusimos a conversar sobre computación, ya que

    era muy útil aprender de sus amplios conocimientos. Cuando entramos en

    el tema de la Internet me doy cuenta que su información, aunque muy

    buena, era teórica, y sospeché que no la conocía más que por la

    literatura a la que había accedido. Le pedí que me acompañara, lo senté

    frente a mi pc y lo invité a que probara lo que era navegar en el cyber

    espacio. No podía creer que fuera cierto y fue entonces cuando me contó

    que en su trabajo, en el edificio del MINBAS (Ministerio de la Industria

    Básica) en la calle Carlos III, solo había una computadora con Internet

    en todo el enorme edificio, situada dentro de un cuarto flanqueado por

    una gruesa puerta de madera y una

    reja de fuertes barrotes de hierro con candado y dentro de esa oficina

    podía entrar un solo hombre autorizado, sentado frente a la puerta y con

    el monitor de espaldas a ella, de forma que no se pudiera ver nada desde

    afuera. Como si se tratase del acceso a un virus letal, en vez de la

    Internet.

    Las cosas han cambiado mucho en Cuba, el Gobierno sigue teniéndole el

    mismo miedo a la información y a la comunicación entre las personas,

    pero ha tenido que ir cediéndole espacios a la tecnología. Esperemos que

    pronto haya más acceso a Internet en nuestra patria, lo que puede

    acelerar el fin de la dictadura.

    http://www.cubanet.org/opiniones/los-inicios-de-la-internet-en-cuba/

    Tags: , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *