Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    Contrastes de una ciudad

    Contrastes de una ciudad
    Martes, Septiembre 27, 2011 | Por Juan Carlos Linares Balmaseda

    LA HABANA, Cuba, septiembre (www.cubanet.org) – Guanabo, con sus 18.575
    habitantes, es un poblado de contrastes. Se considera una zona turística
    y, sin embargo, esta condición contrasta con el hecho de que en muy
    pocas calles existen alcantarillas. Las aguas albañales van a fosas
    sanitarias construidas por los ciudadanos.

    Por las redes de agua potable lo que se distribuye es agua salobre. La
    potable llega a la población en carros pipas, y casi siempre hay que
    pagarla a precio de mercado negro.

    Los residentes piensan que si a estas alturas el Estado no ha urbanizado
    la red hidráulica tampoco se preocupará porque cotidianamente salga agua
    potable por los grifos de sus hogares. Saben que el agua salobre la
    extraen de pozos contaminados "pero al menos –dicen- la tenemos todos
    los días. Lo que no sucederá con el agua dulce".

    En 1999 el gobierno emitió un decreto para establecer la zona de alta
    significación turística en una extensa franja del litoral norte de La
    Habana. En Guanabo, al noreste de la capital, ya existía ese concepto
    desde mucho antes, aunque no de manera explícita. En Cuba, el término
    turismo se esquematizó para referirse solamente al turismo
    internacional, y los turistas nacionales serían sólo campistas o
    vacacionistas. Aun así, Guanabo fue siempre territorio de visitantes
    cubanos. Incuso, antes de que comenzara la prohibición a los nacionales
    de entrar en las instalaciones para el turismo internacional,
    prohibición que se originó a fines de los años setenta con las primeras
    visitas a la isla de la comunidad cubana residente en el exterior, luego
    de un prolongado y forzoso periodo de separación familiar.

    Otro contraste: la playa de Guanabo es una de las más concurridas de la
    capital, y aun así, los bañistas no cuentan siquiera con taquillas para
    desvestirse y guardar la ropa, ni duchas para quitarse el agua salada.
    No obstante, el gobierno prohíbe a la iniciativa privada brindar esos
    servicios.

    En Guanabo son escasos los visitantes extranjeros y también los
    extranjeros que residen allí. Entonces, ¿qué intereses se esconden
    detrás del decreto de zona turística, como no sea la intención de los
    gobernantes de apropiarse de Guanabo y entregar la playa a la inversión
    extranjera?

    Los pocos extranjeros residentes en Guanabo, por lo general hombres
    casados con cubanas, han comprado casas mediante transacciones ilegales,
    dado que la compra venta todavía no ha sido autorizada. Las casas de
    estos pocos extranjeros se identifican a simple vista, debido a que
    están en mejores condiciones que las de los cubanos.

    Sin ir más lejos, mientras los comercios estatales (cafeterías,
    pizzerías, restaurantes), a pesar de su mal servicio, se distinguen allí
    por el colorido de los decorados y diseños afines con el ambiente, los
    comercios particulares están obligados a ser kioscos forrados con zinc,
    tejas de fibrocemento o cualquier material de desecho. Así quedó
    establecido para que las vendutas particulares puedan desmontarse con
    facilidad cuando las autoridades locales lo ordenen. Y para mayor
    evidencia en los contrastes, los comercios particulares no pueden estar
    situados de frente a las calles principales, y los estatales sí.

    De Guanabo muchos recuerdan el parque infantil Los caballitos. En el
    mejor de los tiempos contó con un carrusel, dos canales para que los
    niños se deslizaran, cuatro cachumbambés e igual cantidad de columpios.
    Pasaban años y no le daban mantenimiento, y cuando se remozaba una vez
    cada cinco o diez años, el parque volvía a deteriorarse en cuestión de
    meses. Ahora existe en el mismo lugar un parque infantil con el mismo
    nombre, pero es particular. Sus aparatos fueron ingeniosamente
    construidos por sus emprendedores dueños con vigas metálicas,
    diferenciales de automóviles, cajas de velocidad, poleas y correas de
    transmisión.

    Los dueños comenzaron con cuatro aparatos y hoy pasan de una decena, el
    parque funciona bien, todos los días.

    Frente al parque, en un terreno ocioso, autorizaron instalar una feria
    de artículos artesanales. Los trabajadores por cuenta propia venden allí
    a la intemperie. El sol los castiga, y si llueve huyen antes de que se
    les moje la mercancía, y les pagan a los vecinos para que se las
    guarden. A pocos metros de la feria, hay un rancho-restaurante estatal
    de comida criolla, donde pasan días sin vender ni un plátano frito. Más
    allá, un contendor vacío de una empresa estatal.

    Los cuentapropistas han solicitado insistentemente al gobierno que les
    alquilen el contenedor y el rancho-restaurante. El primero para
    almacenar sus mercancías y el segundo para ampliar la feria, darle un
    eficiente uso al espacio y protegerse de los rigores climáticos. Pero el
    gobierno no accede. Guanabo es una zona donde campean los contrates, por
    decreto.

    Tag: apartheid

    http://www.cubanet.org/articulos/contrastes-de-una-ciudad/

    Tags: , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *