Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    "Only for tourists", los campos de golf de Cuba

    Publicado el sábado, 05.28.11

    "Only for tourists", los campos de golf de Cuba
    RANDAL C. ARCHIBOLD
    The New York Times

    CIUDAD DE MEXICO — Uno de los primeros actos de Fidel Castro al llegar
    al poder fue deshacerse de los campos de golf de Cuba, buscando acabar
    totalmente con un deporte que él y otros revolucionarios veían como el
    epítome del exceso burgués. Ahora, 50 años más tarde, urbanizadores
    extranjeros dicen que el gobierno cubano ha dado un giro casi en la
    dirección opuesta, habiendo dado su aprobación preliminar en semanas
    recientes para cuatro grandes centros turísticos con campos de golf en
    la isla, el primero en lo que se prevé que sea una ola de más de una
    docena, del cual el gobierno anticipa que atraiga a turistas de alto
    consumo a una nación hambrienta de dinero en efectivo.

    Los primeros cuatro proyectos totalizan más de $1,500 millones, en tanto
    el porcentaje de las ganancias para el gobierno será de aproximadamente
    la mitad. Entre los planes para el desarrollo están residencias que se
    permitirá comprar a extranjeros, una inusual oportunidad viniendo de un
    gobierno que prácticamente prohibió la propiedad privada en su impulso
    por la igualdad social.

    Fidel Castro y su camarada de armas Ernesto Che Guevara —quien trabajó
    como cadi en su juventud en Argentina— fueron fotografiados jugando con
    uniformes militares varias décadas atrás, en lo que algunos han
    interpretado como un esfuerzo por burlarse ya sea del deporte o del
    estadounidense de la época que amaba el golf, Dwight D.
    Eisenhower, o ambas.

    El presidente de , Hugo Chávez, quien mantiene estrechos
    vínculos con Cuba, también ha atacado este pasatiempo en años recientes,
    poniendo en duda por qué, en vista de las barriadas y carencias de
    vivienda, deberían extenderse los campos sobre valiosa tierra "sólo para
    que un grupito de burgueses y pequeños burgueses puedan ir a jugar golf".

    Sin , el deterioro de la economía cubana y el ascenso en la
    popularidad del deporte, particularmente entre viajeros que gastan
    fuertes sumas de dinero y llevan sus palos a cualquier lugar que
    visitan, ha suavizado la opinión del gobierno, comentaron
    inversionistas. Funcionarios cubanos no respondieron a peticiones para
    comentar al respecto, pero Manuel Marrero, el ministro de ,
    declaró en una conferencia en Europa este mes que el gobierno anticipa
    seguir adelante con empresas conjuntas para la construcción de centros
    de golf en el futuro cercano.

    Durante los últimos tres años, el único campo de 18 hoyos en Cuba, en
    una extensión perteneciente al gobierno en el área vacacional de
    Varadero, incluso fue sede de un torneo. Ya dejó de ser un juego de los
    ricos, argumentaron sus promotores.

    "Nos dijeron que esta incursión es la máxima prioridad en inversión",
    comentó Graham Cooke, arquitecto canadiense de campos de golf que diseñó
    un proyecto de $410 millones en Playa Guardalavaca, a lo largo de la
    costa norte de la isla, aproximadamente a 800 km de La Habana, para un
    consorcio de indígenas canadienses. La empresa, Standing Feather
    International, alega que firmó un memorando de acuerdo con el gobierno
    cubano a finales de abril y será el primero en comenzar la construcción,
    en septiembre.

    Andrew Macdonald, el director ejecutivo del Grupo Esencia con sede en
    Londres, el cual contribuye a patrocinar el torneo de golf en Cuba y
    planea un club campestre de $300 millones en Varadero, afirmó: "Este es
    un hito fundamental para tener un sector turístico más ecléctico".

    Se espera que los desarrollos incluyan al menos uno de los tres
    propuestos por Leisure Canadá, empresa con sede en Vancouver que anunció
    hace poco un acuerdo de licencia con la Asociación de Golfistas
    Profesionales para los centros turísticos que planea en Cuba, así como
    un centro turístico diseñado por Foster & Partners de Londres.

    Los proyectos van enfocados principalmente a turistas canadienses,
    europeos y asiáticos; no se permite que los estadounidenses inviertan
    dinero en la isla, bajo el embargo comercial de la era de la Guerra
    Fría, a menos que cuenten con una licencia del Departamento de Tesoro.

    "Cuba se dio cuenta de que la oferta usual de sol y salsa playera no iba
    a ser sustentable", comentó Chris Nicholas, director administrativo de
    Standing Feather, que negoció durante ocho años con la empresa
    paraestatal de turismo en Cuba. "Necesitaban más facetas del turismo y
    decidieron que el golf era una excelente vía a seguir".

    Quienes encabezan el desarrollo dijeron que era importante poner casas
    en los complejos para volverlos más atractivos para turistas e
    inversionistas, así como para incrementar ganancias.

    De cualquier forma, John Kavulich, prominente asesor del Consejo
    EEUU-Cuba de Comercio y Economía, señaló que Cuba tenía antecedentes de
    retirarse de lo que percibía como grandes pasos hacia una empresa más
    libre y pudiera tener dificultades para explicar cómo era que complejos
    tan costosos, en dólares, pudieran coexistir con vivienda frecuentemente
    dilapidada para todos los demás.

    "¿Permitirá Cuba a los ciudadano cubanos que sean miembros, que
    jueguen?", se preguntó. "¿Cómo funcionará eso? Para el gobierno,
    permitir que alguien trabaje allá y permitir que alguien prospere allá
    es una gran diferencia". Sin embargo, Macdonald indicó que los temas
    políticos eran debatibles, dado que Cuba ya había aceptado varios
    centros vacacionales de playa cerca de La Habana que suelen atraer a
    viajeros extranjeros de clase media.

    "Para ellos eso no es un problema", destacó. "Es turismo. Son personas
    viniendo a visitar el país".

    Si los proyectos se construyen como se imagina, los turistas gozarán no
    solo de modernísimos campos y la oportunidad de una segunda residencia
    en Cuba, sino de centros comerciales, spas y otras ventajas de lujo.
    Standing Feather, que se refiere a su complejo como Estancias de Golf
    Lima Linda, promete 1,200 villas, búngalos, dúplex y apartamentos
    dispuestos a lo largo de 210 hectáreas enmarcadas por montañas y playa.

    Se espera que el costo de las residencias promedie $600,000 y que las
    170 habitaciones hoteleras incluidas en el complejo cuesten
    aproximadamente $200 por noche, lo cual es un marcado contraste en un
    país donde los salarios promedian $20 mensuales. La empresa Standing
    Feather expresó que a fin de fomentar un sentido de comunidad y
    suministrar las comodidades de casa ente sus clientes, su complejo
    incluirá su propio centro comercial, donde se venderán productos
    norteamericanos bajo laxas normas aduanales.

    "Está en el área de donde es Castro, en la provincia de Holguín", agregó
    Cooke.

    Tag: Apartheid

    http://www.elnuevoherald.com/2011/05/28/v-fullstory/950706/only-for-tourists-los-campos-de.html

    Tags: , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *