Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    La ideología del subdesarrollo

    Publicado el viernes 16 de enero del 2009
    La ideología del subdesarrollo
    ADOLFO RIVERO CARO

    No voy a escribir sobre la presunta agonía de Fidel Castro. Desde hace
    tiempo creo que lo más conveniente es presumir que es inmortal. A mí,
    por lo menos, hasta ahora, esto me ha ahorrado muchas especulaciones
    inútiles. Por otra parte, me parece que la ansiedad sobre su salud,
    aunque legítima en términos noticiosos, es vagamente humillante y
    pudiera reflejar un grave error político: suponer que el régimen depende
    de su presencia. Eso supondría esperar algún tipo de colapso tras su
    desaparición. Creo que es hacerse ilusiones. Es cierto que la dictadura
    es sumamente impopular y políticamente débil, pero esa debilidad tiene
    que ser puesta a prueba. De no serlo, puede mantenerse mandando
    indefinidamente.

    Sabemos que Cuba tiene una pléyade de luchadores extraordinarios desde
    Payá y Antúnez hasta Antonio Alonso y sus compañeros. Escasean, sin
    embargo, los que han encabezado protestas contra los problemas
    económicos. En Cuba, exigir respeto por los derechos humanos es, sin
    duda, heroico. Sin embargo, es evidente que los efectos movilizadores de
    esta demanda son mínimos. Lo único que moviliza a la gente son sus
    problemas concretos. A los ojos de la gente, la lucha por resolver esos
    problemas siempre es importante y legítima. No importa la escasez. La
    gente sabe que el gobierno siempre tiene recursos para resolver lo que
    le parece importante. De aquí que, en términos políticos, sea mucho más
    difícil reprimir a los que reclamen solución a problemas humildes,
    cotidianos y concretos, como tuberías rotas, edificios en peligro de
    derrumbe o falta de materiales de construcción, que a los que enarbolan
    demandas legítimas, pero abstractas, como los derechos humanos. Si
    pensamos en lo desesperado de la situación en la isla, sorprende la
    escasez de protestas sociales contra el gobierno. Desde este punto de
    vista, tenemos que llegar a la conclusión de que, paradójicamente, en
    Cuba hay pocos presos políticos.

    No hay otro camino que la lucha. La dictadura cubana no está sometida
    (no lo ha estado nunca) a una presión internacional como la que terminó
    con el régimen del apartheid en Africa del Sur. La razón es muy
    sencilla. El apartheid, la bandera del gobierno de Africa del Sur, era
    profundamente impopular. La principal bandera que ha enarbolado Fidel
    Castro durante 50 años, la bandera del antiamericanismo, ha sido y sigue
    siendo popular en América Latina. Eso ha presionado a los gobiernos de
    EEUU a mantener una política ambigua ante el que probablemente haya sido
    y siga siendo el principal reducto del terrorismo en el mundo. Es por
    estas razones que, a mi juicio, el centro de la lucha contra la
    dictadura de Fidel Castro y contra las pretensiones dictatoriales de
    Hugo Chávez debe estar en la guerra cultural.

    Las fuerzas realmente progresistas de América Latina tienen que
    concentrar sus esfuerzos en combatir la influencia marxista en nuestro
    continente, desarrollada desde hace casi un siglo. Esa influencia es la
    que hace, por ejemplo, que tantos intelectuales venezolanos enemigos de
    Chávez… ¡compartan sus ideas! Todos quieren regresar a la Venezuela de
    antes de Chávez, sin reflexionar que esa Venezuela necesariamente
    tendría a un Chávez por delante. Nuestro continente está dominado
    intelectualmente por la ideología del marxismo, del anticapitalismo y,
    por consiguiente, por la ideología del subdesarrollo. Mientras esa
    situación no cambie, y estamos hablando de una tarea a largo plazo,
    América Latina no va poder salir de su terrible atraso.

    Es en este contexto en el que quisiera subrayar la importancia de la
    aparición del Indice de la Libertad Económica del 2008 (ver
    www.neoliberalismo.com), la publicación anual de The Wall Street Journal
    y la Heritage Foundation. Todos los intelectuales de nuestro continente
    deberían tener este libro (está en español) y reflexionar sobre su
    contenido. El Indice tiene estudios sobre 179 países, donde se analizan
    10 índices diferentes de libertad económica, desde la financiera y
    comercial hasta la laboral. Según muestra el Indice, los países más
    libres son los más prósperos. Los menos libres, los más pobres. Entre
    los más libres están Hong Kong, Singapur, Australia, Irlanda, Nueva
    Zelanda, EEUU y Canadá. Entre los menos libres están Corea del Norte,
    Eritrea, Birmania, Cuba, Zimbabwe y Corea del Norte. De 179 países,
    Venezuela es el número 174, Cuba el 177.

    Estamos atravesando una recesión mundial. En EEUU los subsidios del
    gobierno federal a las hipotecas, con el objetivo de combatir una
    supuesta ''discriminación'' contra prestatarios de alto riesgo, llevaron
    a una burbuja en los precios de las casas y las hipotecas. Cuando la
    burbuja explotó, el pánico del crédito se extendió a toda la economía y,
    posteriormente, a todo el mundo. Ahora muchos analistas pretenden
    echarle la culpa a la ''desregulación''. En realidad, las instituciones
    financieras que cometieron los principales errores están entre las más
    reguladas del mundo. El problema está en la mala regulación, no en su
    falta. Esto, sin embargo, le está dando pretextos a los enemigos de la
    libertad en todo el mundo. Seguir sus recomendaciones sólo prolongaría
    innecesariamente la recesión.

    Los venezolanos deberían promover una reunión internacional en Caracas
    para discutir la temática del Indice. Sería una discusión teórica, no
    política, que pudiera ayudar a vincular a destacados intelectuales
    norteamericanos con la problemática latinoamericana. La lucha política
    por sí sola es insuficiente. En América Latina, la lucha fundamental es
    la lucha de las ideas.

    www.neoliberalismo.co

    http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/columnas_de_opinion/story/359634.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *