Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    BRUSELAS FRENTE A WASHINGTON

    CUBA: BRUSELAS FRENTE A WASHINGTON
    2008-07-14.
    Adalberto Ranssell-Levis

    "La forma de favorecer la evolución en Cuba no es con las sanciones."
    "Europa ha tomado su propio camino en política exterior en un tema tan
    sensible para EE.UU. como es el cubano." El español Diego López Garrido,
    Secretario de Estado para la Unión Europea, EU, ha dejado claro a tenor
    del tiempo y las circunstancias que España no ha perdido el interés por
    su antigua provincia de ultramar.

    Aquella quijotesca estampa del almirante Cervera en Santiago frente a
    los acorazados norteamericanos, enseñó a España que no son tiempos de
    utopías. Desmontada del Rocín, con los pies sobre la tierra y sin los
    atributos del caballero andante, la pragmática España de hoy, ha buscado
    y ha conseguido en Bruselas el apoyo de la Comunidad.

    Los veintisiete prefirieron apoyarla, propiciando de esta manera una
    gran derrota a la política exterior de Estados Unidos. El precedente ha
    marcado el rumbo de la diplomacia europea frente a los intereses de
    Washington. En Bruselas decidieron que entre valores éticos e intereses
    económicos, no cabía otra opción que la última.

    Cuba es la primera reserva mundial de níquel, además posee grandes
    cantidades de cobalto y de petróleo, se estima que "en menos de una
    década (…) puede estar produciendo 525,000 barriles de crudo por día".
    El Servicio Geológico de Estados Unidos calcula que en la cuenca norte
    de las islas hay una reserva de 9.8 billones de pies cúbicos de gas
    natural. Igualmente el clima, la flora, la fauna, las más de 300 playas
    de primerísima calidad existentes en el litoral de la isla grande y las
    decenas en el conjunto de cayos e islotes, son argumentos importantes
    para potenciar el turismo y para desear el dominio de La Mayor de las
    Antillas.

    Cuba produce el mejor tabaco y es la primera exportadora de ese producto
    en el mundo. Persisten las condiciones para que vuelva a ser la máxima
    productora y exportadora de azúcar a nivel global; y sin duda, también
    pudiera convertirse en la primera potencia en la industria de fibra
    textil de abacá. Por otro lado, la abundante mano de obra calificada y
    de graduados universitarios, le favorecerá a la hora de emprender
    cualquier proyecto económico, político y social.

    El estilo Light de España en casi todo lo que tiene que ver con Cuba,
    responde a una estrategia bien definida y eficaz. Su concebida y
    provechosa ambivalencia le es rentable en cuanto sin dejar de reconocer
    que las islas están bajo la férula de una dictadura, puede no obstante
    fortalecer e incrementar los vínculos económicos y comerciales con el
    régimen.

    Ya en el 2004, según el periódico El País, fechado el 26 de junio de
    2005, en su página 18 se podía leer: "España es para Cuba su segundo
    suministrador mundial y el primero no petrolero con una cuota de mercado
    próxima al12% del total" (…) "Respecto a las inversiones, y aunque para
    evitar las posibles represalias estadounidenses, las autoridades cubanas
    y representaciones oficiales españolas no dan datos detallados respecto
    a las empresas inversoras en Cuba, los informes oficiosos estiman que
    España es hoy (2004) el primer inversor en la isla (…)."<

    Es evidente que la actual crisis energética a nivel global y sobre todo
    en la pródiga Europa, ha propiciado la apuesta de Bruselas por la
    supresión de sanciones sobre Cuba. En el convite los "aliados" de
    Washington priorizaron sus intereses económicos desafiando sin titubeos
    a la Casa Blanca. Lo que viene traerá encontronazos diplomáticos entre
    los Estados Unidos de América y el viejo continente. Madrid, con certeza
    seguirá en la batalla llevando el escudo europeo, y con fe en la
    victoria al fin de su extendida y peculiar cruzada por recobrar las
    islas de Cuba.

    Europa y Fidel Castro practican el ilusionismo con bastante efectividad.
    La primera gran tarea del aparato "informativo" es la de hacer ver que
    Fidel no está tomando las decisiones del gobierno insular. La segunda es
    mostrar que a causa de ello se están produciendo transformaciones
    palpables en las islas. La tercera cuestión pretende agigantar la
    cortina de humo mediante una aparente lucha abstracta, inventada, verbal
    contra Cuba, pero sin dejar de hacer ver que siempre hay y habrá una
    latente y posible apertura del Gobierno isleño hacia la democracia.

    Los peones de este macabro juego son los presos de conciencia… mañana
    liberados; a eso le llamarán "apertura". Después vueltos a encarcelar; a
    eso se le llamará "ligero retroceso". Y como siempre y como es lógico,
    "hay que negociar, no sancionar" porque con otra actitud no se llega más
    lejos: "las sanciones obstaculizan el diálogo que trata de favorecer el
    que no exista ese tipo de presos". El círculo vicioso o ruta de Sísifo
    es la fórmula mágica de España, Cuba y Europa para mantener el Status Quo.

    La prensa ibérica presenta a Fidel Castro como un sujeto intrascendente
    en las decisiones que toma el Gobierno de Cuba. La falta de escrúpulos y
    honradez profesional evidencian la tarea. El Gobierno y los
    corresponsales españoles saben que Fidel rige toda la actividad política
    y económica del país, incluso con respaldo constitucional, ya que el
    artículo 5 de la Carta Magna de la República caribeña dicta claramente:
    "el Partido Comunista, Leninista, Marxista, y Martiano es el órgano
    rector de la sociedad cubana". Por lo demás, es el único partido legal.

    Bajo los preceptos de la vigente Constitución, Fidel, es aún, vale
    recordarlo, el Primer Secretario del PCC, por lo que puede y "debe
    conducir" el destino de la nación caribeña, con autoridad, "legitimidad"
    y "derecho intransferible" y sin tacha. Es razonable desde esta óptica
    que ni el Presidente de la República, ni el Presidente de la Asamblea
    Popular (Gobierno) ni nadie que no sea él, tenga autonomía para decidir.
    En la praxis los demás representantes sólo poseen funciones consultivas
    o de correo. La aprobación de cualquier ley, decreto o cambio, de ningún
    modo puede realizarse sin la venia del Comandante Fidel Castro Ruz.

    Es sospechosa la ingenuidad de los reporteros europeos para Cuba. Por
    citar un ejemplo, traigo a acotación el nombre de Ángel Tomás Gonzáles,
    corresponsal del diario El Mundo, el que ha escrito con una candidez
    inusitada sobre el tema. Este señor nos cuenta que se ha sorprendido por
    la respuesta que ha dado el dictador a raíz de la ley aprobada en
    Bruselas para retornar a los países de origen a los sin papeles: "Fidel
    Castro asombró a muchos por el hecho de que se anticipara de esa forma
    tan rotunda a la anunciada reacción del gobierno, al que ya no
    pertenece." El señor González no puede errar tanto y tan bien por la
    escasez de información o por estar tan sobrante de inocencia. Ni tonto,
    ni aturdido. Astuto, es de cajón. Quien expone con escuela, con
    sagacidad, es sin duda aquel que juega a encubrir, a manipular, al fin y
    por fin a ser el señor de los cuentos.

    El Gonz&#
    225;les y los otros quieren mostrarnos que Fidel ya no es la piedra
    angular en las decisiones oficiales que adopta el gobierno de Cuba, nos
    dejan ver de modo sutil que Cuba es un país de apertura. Ha llegado la
    hora de echar a un lado la demagogia y tirar fuera y lejos las excusas.
    El régimen insular le hace el juego a España, enfrascándose en una
    operación estética de alta cirugía con medicamentos e instrumentación
    ibérica. Es la estética lo que les sirve y no la ética, es el modo de
    agradar no de ahorcar los hábitos. Es sólo lo estéril y lo fútil lo que
    nos ofrecen y nos dan en Bruselas.

    En Cuba persisten y coexisten casi todas las formas de segregación. El
    totalitarismo y el Apartheid de ningún modo pueden cohabitar con la
    democracia y menos deshacerse por un deseo espontáneo y renovador de los
    opresores.

    El diálogo de Europa no es con la sociedad cubana, es con la elite del
    régimen y del Partido. Para los gobiernos europeos el pueblo antillano
    es un ente multitudinario que duerme encantado. Eso y a pesar de las
    zancadillas contra la democracia, ya se percibe un despertar de la
    sociedad civil. El periodismo no oficial y los partidos independientes
    realizan una importante labor al margen de lo permitido. Tanto los
    nuevos partidos como el periodismo marginal andan de manera lánguida
    hacia una incipiente sociedad civil.

    El poder omnímodo de Fidel Castro de ningún modo es apertura. Porque no
    es la inhibición del sujeto a participar en la vida política y cívica lo
    que concuerda con la libertad. Ni liberar a unos diez u once presos de
    los millones que sobreviven en la gran cárcel es una forma de emancipar.

    La coacción activa y constante de la maquinaria estatal contra los
    libres pensadores y las asociaciones autónomas y el rechazo a la
    implantación de un sistema político pluralista, así como las
    restricciones al ejercicio del derecho electoral no andan en otra cosa;
    sino en aquella que va en sintonía con la República del desafuero y del
    Apartheid. El progreso de Cuba depende de la libre voluntad de los
    ciudadanos y no de España ni Norteamérica y menos de un octogenario
    cancerbero sin legitimidad democrática.

    Si las condiciones fueran favorables para que los cubanos pudieran
    decidir libremente y Washington quisiera proponer la unión. O Madrid
    quisiera proponer la unión, nosotros, con todo el derecho que nos
    asiste, pudiéramos elegir estar en uno u otro lugar… o no.

    Lo que sigue excluyendo y debilitando a la sociedad civil sostiene a la
    República de la Cacotopía, a esa Cuba Cenicienta y moribunda que al pie
    de las potencias y de las dictaduras encanece. Las insanas y aberrantes
    decisiones en Bruselas, condicionadas muy seguramente por espurios
    intereses económicos, ganan desde siempre el desprecio total y la
    evocación eterna de nuestro pueblo. Ni Bruselas, ni Washington, ni otros
    tienen derecho a frenar los pasos de la renaciente sociedad civil cubana.

    http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=16227

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *