Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    Quien le pagara a Europa?

    POLITICA
    ¿Quién le pagará a Europa?

    Juan González Febles

    LA HABANA, Cuba – Agosto (www.cubanet.org) – El régimen de Fidel Castro
    debe a las naciones que integran el llamado Club de París unos 12 mil
    millones de dólares. Con Rusia, también la deuda es billonaria y
    antológica. Estas cifras y estos hechos deben mover a la reflexión, pero
    no está sucediendo cosa alguna.

    En Cuba se dice, o se decía, a modo de refrán: “No hay plazo que no se
    cumpla ni deuda que no se pague”. Nadie sabe hasta qué punto el refrán
    sería válido en las condiciones del futuro inmediato de la nación. Las
    naciones europeas a las que el gobierno de Fidel Castro adeuda esas
    sumas deben cobrarlas ahora o callar para siempre.

    La ecuación es sencilla. Cuando Cuba sea libre, el gobierno
    constitucionalmente establecido a partir de elecciones libres, limpias y
    democráticas no deberá pagar un centavo de las deudas contraídas por la
    dictadura de Fidel Castro.

    A lo largo de estos años no han faltado los llamados de alerta sobre la
    actitud colaboracionista de algunos grupos e intereses económicos
    europeos. Gustavo Arcos Bergnes, recientemente fallecido, dedicó no poca
    parte de su tiempo a divulgar “Los principios Arcos”. Estos se referían
    a la práctica de una ética empresarial transparente, que impidiera la
    comisión de abusos contra los trabajadores y la nación cubana.

    Más reciente en el tiempo está el trabajo del Grupo Corporativo
    Empresarial, que se ocupa en la actualidad de una temática similar. Este
    grupo, integrado por empresarios cubanos y de otras nacionalidades,
    retomó el tema, aportándole una perspectiva más acorde con las
    condiciones reales de esa problemática en la Cuba de hoy.

    No caben dudas de que se trata de un tema de candente actualidad.
    Inexplicablemente, no se conoce que el liderato de la oposición interna
    se haya lanzado a una discusión franca del tema con los diplomáticos de
    las naciones involucradas.

    Más allá de las declaraciones floridas de intenciones en torno a la
    democratización de la Isla, la postura de la Unión Europea ha dejado
    mucho que desear. No quieren irritar a las autoridades castristas, y se
    deslizan por la pendiente de las concesiones onerosas.

    Pude escuchar a un diplomático europeo de alto rango destacado en La
    Habana decir: “Si actúo en la forma que disgusta al gobierno cubano, me
    aíslan y no puedo ejercer mis funciones diplomáticas”. Sin más comentarios.

    Este es el paisaje desolador que preside la actuación de la mayoría de
    las naciones de Europa Occidental. No obstante, debe señalarse que en
    agudo y estimulante contraste a esta actitud, se yerguen las políticas
    que siguen la República Checa y la República de Eslovaquia.

    Estas dos naciones europeas sí actúan decisivamente a favor de los
    demócratas de la Isla. La Cuba libre, democrática y próspera del futuro
    no olvidará jamás a sus amigos incondicionales de hoy.

    En otro orden de cosas, por ejemplo, espero ver firmados los decretos de
    confiscación de las propiedades y bienes de la Meliá española y la
    Telecom italiana. La primera es cómplice del apartheid turístico contra
    los cubanos; la Telecom del bloqueo informativo.

    Cuando llegue ese momento, no creo que ningún gobierno democrático se
    avenga a pagar las deudas de la dictadura a empresas extranjeras
    colaboracionistas. También pienso que la presión de la opinión pública
    obligará a la confiscación de los bienes y haberes de los colaboracionistas.

    Conozco la opinión de un nutrido grupo de colegas y opositores. Existe
    en la actualidad un consenso definido en términos de castigar a los que
    hoy colaboran con el gobierno cubano. No pienso darme descanso hasta que
    queden debidamente confiscados todos los bienes de los súbditos
    españoles, italianos, y otros, distinguidos en la colaboración con el
    régimen.

    Sería muy positivo que los líderes del movimiento opositor interno
    colocaran en sus agendas la discusión de éstos y otros tópicos
    relacionados. Vendría bien entre bocadillo y bocadillo, entre copa y
    copa de buen licor, en la asepsia perfumada de sus salones. Así pienso
    yo, mientras me pregunto: ¿Quién le pagará a Europa?

    http://www.cubanet.org/CNews/y06/ago06/22a6.htm

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *