Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    Sobre como decir Basta!

    DISIDENCIA
    Sobre cómo decir ¡Basta!
    Juan González Febles

    LA HABANA, Cuba – Junio (www.cubanet.org) – Escribo motivado por
    comentarios poco favorables al gesto de Fariñas. Más que poco
    favorables, descubro mucha incomprensión e incluso algo de síndrome de
    Estocolmo. Algunos dicen que Fariñas falló, ¡porque increpó directamente
    al gobernante Fidel Castro! Otros, que poco puede hacerse frente a la
    arrogante soberbia del gobierno. Algunos, que hay que esperar a que
    Fidel Castro muera. Sin comentarios.

    El caso es que se transita en camino empedrado con concesiones al
    gobierno totalitario de La Habana. Los cubanos debemos tolerar que se
    nos discrimine desde en la puerta de un hotel, hasta en la adquisición
    de bienes integrados al diario vivir de todos los países civilizados de
    Occidente.

    Vivimos sometidos al capricho de la élite gobernante. La lista creciente
    de derechos conculcados al pueblo de Cuba, mueve a preguntarse: ¿Cómo es
    posible que la gente soporte tantas humillaciones en silencio? ¿Cómo es
    posible que un gobierno prive a sus ciudadanos hasta del derecho a
    residir en el espacio del territorio de la patria, en que desean
    residir? ¿Cómo es posible que la gente acepte enfrentar tiburones en el
    mar y tema hacerlo en tierra firme?

    No dispongo de respuestas, pero creo sinceramente que las preguntas que
    hay que hacerse son éstas, y no discurrir sobre si Fariñas escogió o no
    la solución adecuada. Más allá del acceso a la red de redes, la cuestión
    es aprender a decir basta, alto y claro.

    Fariñas escogió un camino muy cuesta arriba. Cuesta mucho asimilar tales
    costos como necesarios. Las dictaduras parecen ser las indicadas para
    asignar cupos y tasar resonancias al hecho de ser libres o no.

    Creo sinceramente que Fariñas encontró una entre muchas formas de decir
    basta. Nadie logra disuadirlo, porque nadie dispone de una receta eficaz
    sobre cómo lidiar con la dictadura de Fidel Castro. Nadie tiene escrita
    la receta sobre cómo decir basta. Yo sinceramente no dispongo de algo de
    ese calibre, con una carga tan grande de dignidad y desesperación.

    En el plano interno, Fariñas ha hecho enmudecer muchos discursos. Si
    muere, lo hará frente a la voluntad tozuda de la primera figura de una
    dictadura militar personal. Si así fuere, Fidel Castro será el único
    responsable. Ni los discursos más incondicionales podrán librarlo de esa
    culpa.

    La arrogancia de los opresores es en muchas ocasiones ridícula. Si la
    dictadura retirara el apartheid turístico de los hoteles y los
    establecimientos consagrados al turismo, estoy convencido de que en
    éstos continuaría la ausencia de mis compatriotas, como en la
    actualidad. No existe entre mis conocidos quien pueda costearse una
    noche en alguno de los hoteles de primera consagrados al turismo.

    Si la dictadura decidiera conceder a los cubanos el derecho a adquirir
    un auto nuevo en igualdad de condiciones con los extranjeros, la
    situación sería idéntica a la de los hoteles. Muy pocos o casi ninguno
    podría hacerlo. En este sentido, la obcecación castrista es una
    combinación arbitraria de prepotencia, estupidez y temor. Pero así matan
    o dejan morir.

    Quizás se trata de que para la dictadura, es cuestión de vida o muerte
    la opresión total. Para que la gente no comprenda y pida cuentas. O para
    que un día no se decidan a la acción decisiva que los borre de un
    manotazo, como se hace con un recuerdo bochornoso y triste.

    http://www.cubanet.org/CNews/y06/jun06/23a6.htm

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *