Cuba Apartheid http://cubaapartheid.impela.net Apartheid en Cuba Mon, 17 Jul 2017 13:42:16 +0000 en-US hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.8.3 Discriminatory prices: how much do things cost? http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/discriminatory-prices-how-much-do-things-cost/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/discriminatory-prices-how-much-do-things-cost/#respond Mon, 17 Jul 2017 13:42:16 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=176148

Discriminatory prices: how much do things cost?
FERNANDO DÁMASO | La Habana | 17 de Julio de 2017 – 12:05 CEST.

The establishment of Cuba’s two different currencies (CUC and CUP), and
their different applications (1×24, 1×10, 1×2 and 1×1), according to the
Government’s convenience, besides sowing economic chaos, also features
an immoral component for those affected by it.

Setting aside the unfair and all too well known problem of being paid
wages in CUP and having to make purchases in CUC, as well as the
exorbitant prices of products, there are other no less arbitrary
manifestations, such as the 12.5% ??(10 in taxes and 2.5 for the
procedure) subtracted from every dollar when exchanged for CUC.

A Cuban citizen residing abroad must pay for his passport at a price
four to five times greater than that paid by a resident on the island,
which is 100 CUC, and must renew it every two years at the price of 20
CUC. That is, a passport, which is valid for only six years, actually
costs him 140 CUC.

The resident abroad, after adding up the initial price and the costs of
renewals, must pay much more. Moreover, those visiting the country must
pay for everything in CUC starting right at the airport – perhaps as a
subtle form of punishment for residing outside it, and as an indirect
recognition that those living abroad can afford it, as they enjoy better
economic conditions than in Cuba.

Visiting a museum has one price, in CUP, for Cubans, and the same
figure, but in CUC, for foreigners and Cubans living abroad. The Museum
of the Revolution, for example, costs Cubans 8 CUP, but 8 CUC (192 CUP)
for foreigners and Cubans living abroad; attending the 9:00 PM cannon
ceremony at the fortress of La Cabaña costs the same as the entrance to
the aforecited museum; entrance to the National Aquarium costs 10 CUP
and 10 CUC (240 CUP), in each case, while access to the Havana Zoo costs
2 CUP and 2 CUC (48 CUP), for the two respective groups.

These discriminatory prices also apply at many other cultural, musical,
and athletic facilities, and more. Foreigners are provided medical care
at clinics and hospitals that charge them in CUC. The most extreme
example of this occurs when, at a low-price, run-down, state-run
gastronomic establishment, the foreigner or Cuban resident living abroad
is asked to pay 2 CUC (48 CUP) for a simple glass of cola, which is sold
to a Cuban resident for 2 CUP.

Even at the Cementerio de Colón (Columbus Cemetery), access to which was
previously free for visitors, foreigners are now charged 5 CUC, even if
they do not form part of a group led by a tour guide. To ensure this
they are only allowed to enter through the main door on the Calle
Zapata, and they are barred access through any of the other three doors.

Foreigners, in addition to this monetary discrimination, face both
institutional and private tourist harassment, in the form of roaming
musicians, flower sellers, costumed characters; illegal vendors of
cigarettes, medicines and rum; managers of rooms, restaurants and
paladares; and even female and male prostitutes, who descend on them
like a swarm of flies.

There is certainly nothing wrong with charging for entrance to certain
sites of interest, in order to cover the costs of their maintenance, as
the gratuity policy, erroneously applied for years, proved a failure.
But equal prices must be applied, as is done in countries all over the
world, and not through this form of monetary apartheid.

This evil, like an epidemic, has spread to taxi drivers, whether state
or private, who charge everyone, for a trip to or from the airport (17
km), 25 CUCs during the day and 30 CUCs early in the morning, 15 o 20
CUC from Nuevo Vedado to Old Havana or vice versa, and the same if they
cross the 23rd Street bridge or any of the tunnels towards Municipio
Playa, or they travel to the eastern beaches (25 km). An individual taxi
trip to Varadero (140 km) costs 100 CUC and, if a group, 20 CUC per
person. In this last modality: Trinidad (335 km) costs 30 CUC, Viñales
(189 km) is 20 CUC and Cienfuegos (254) is 25 CUC.

This monetary chaos, established and encouraged by the authorities,
seems to be just one more of the many originalities of “prosperous and
efficient socialism”, now also described as “sovereign, independent and
democratic”, according to the latest official statements, despite the
discrimination between Cuban nationals living on the island, those
living off it, and foreign nationals.

This reality seriously calls into question the Cubans’ proverbial
hospitality, much touted in the State’s tourist propaganda.

Source: Discriminatory prices: how much do things cost? | Diario de Cuba
www.diariodecuba.com/cuba/1500285944_32613.html

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/discriminatory-prices-how-much-do-things-cost/feed/ 0
Celebran primera audiencia de la Comisión Internacional sobre crímenes del castrismo http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/celebran-primera-audiencia-de-la-comision-internacional-sobre-crimenes-del-castrismo/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/celebran-primera-audiencia-de-la-comision-internacional-sobre-crimenes-del-castrismo/#respond Sun, 16 Jul 2017 21:00:31 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=176093

Celebran primera audiencia de la Comisión Internacional sobre crímenes
del castrismo
julio 15, 2017
Ricardo Quintana

“El mensaje más claro para los cubanos es que estamos trabajando para
ustedes”, declaró a Martí Noticias el presidente de la Comisión, el
abogado mexicano, René Bolio.
Con la finalidad de enfatizar y singularizar a los autores de
violaciones de derechos humanos y otros desmanes cometidos en Cuba desde
1959 hasta la fecha, la Comisión Internacional para la Fiscalización de
los Crímenes de Lesa Humanidad del Régimen Castrista celebró este sábado
en Miami su primera audiencia.

En el hemiciclo del gobierno municipal, resonó la denuncia de Jorge A.
García, que perdió a 14 familiares, incluidos un hijo y un nieto, en el
hundimiento del remolcador “13 de marzo”, en 1994.

“Aunque la denuncia no me devuelve a mis seres queridos, me siento mejor
al manifestar mi dolor ante esta comisión. Sólo pido que los culpables
sean juzgados, ya sea por un tribunal en una Cuba democrática o un
tribunal competente”, dijo García.

“Acuso a Fidel y Raúl Castro y más directamente, a Senén Casas Regueiro,
máximo responsable de este horrendo crimen”, sentenció.

El presidente de la Comisión, el abogado mexicano, René Bolio, dijo a
MartíNoticias que la tragedia del pueblo cubano no debe enfocarse sólo
en las víctimas sino “desde un punto de vista más frio, en los culpables”.

“A parte de ponerle nombre genérico como los Castro, Ramiro Valdés, y
otros criminales, hay personas que hoy violan los derechos humanos,
¿quiénes son?, ¿cómo lo hacen?, ¿en qué circunstancias? Hay que abrirles
un expediente, fiscalizarlos y tenerlos listos para ser juzgados en el
tribunal que va a condenar estos crímenes de lesa humanidad”, sentenció
Bolio.

Recordó que el hecho de que un crimen haya sido cometido por una persona
bajo las órdenes de un superior no exime a esa persona de
responsabilidad criminal.

La costarricense María Milagros Méndez Castro, miembro de la Comisión,
destacó la importancia que tiene este proyecto cuya intención es
“desenmascarar al régimen”.

Desde Cuba llegó –mediante un video grabado– el testimonio del
opositor Jorge Luis García Pérez “Antúnez” quien estuvo dos décadas en
prisión y sufrió torturas en cautiverio. Los tormentos le ocasionaron un
tumor testicular.

Esta primera sesión de la Comisión Internacional para la Fiscalización
de los Crímenes de Lesa Humanidad del Régimen Castrista coincide con la
visita de la relatora de la ONU sobre derechos humanos y solidaridad
internacional, Virginia Dandan, quien ante la prensa en La Habana eludió
pronunciarse sobre la situación de los derechos fundamentales en la isla
y negó la existencia de una oposición política.

“Sus comentarios demuestran la fragilidad y lo falto de una
reorganización seria de la Comisión DDHH de la ONU”, opinó Ramón Saúl
Sánchez, presidente del Movimiento Democracia.

Bolio aprovechó el incidente para invitar a la relartora a una de las
audiencias y que conozca de primera mano el testimonio de las víctimas
de violaciones de derechos humanos en Cuba.

Creada en marzo último, la Comisión está compuesta por 10 miembros,
ninguno de origen cubano.

Su meta es radicar expedientes legales en cualquier tipo de tribunal,
incluso en una instancia creada ad hoc para crímenes del castrismo.

Amado Gayol, combatiente de los Brigada 2506, contó cómo fue encerrado
con casi un centenar de prisioneros en una rastra, herméticamente
cerrada, durante un episodio de la invasión de Bahía de Cochinos, en el
que muchos de sus compañeros murieron asfixiados.

Antonio Rodiles, del Foro por los Derechos y Libertades, condenó de
forma genérica la sistemática política represiva del régimen y propuso
que en la embajada de EE.UU. en La Habana, en la sala de espera, se
coloque un pizarrón con los nombres y fotografías, de reconocidos
represores.

“Eso enviaría un mensaje”, aseguró Rodiles.

La comisión espera que con el apoyo del Secretario General de la
Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro, puedan presentar
los casos ante Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“Personalmente él (Almagro) encuentra esta iniciativa muy favorable, nos
lo hizo saber. Nos ofreció estar muy en contacto y ser un instrumento de
relación con los demás países para que podamos tener más sustento y
apertura en la OEA y en las organizaciones que la rodean”, explicó Bolio.

Igualmente esperan presentar los testimonios en la Corte Penal
Internacional o incluso tribunales nacionales de algún país o países de
los que sean ciudadanos las víctimas.

Integran la Comisión además de Bolio y Méndez, el español Víctor Manuel
Zalba, el dominicano Hipólito Ramírez, el sirio americano Maher Nana, el
uruguayo Martin Elgue, el peruano Jorge Villena, la italiana Ana María
Cervonne, el disidente venezolano Martín Paz, y el también disidente
chino Yang Jianli. Ni el dominicano ni el chino pudieron asistir a la
audiencia celebrada hoy.

Las primeras referencias normativas sobre los crímenes de lesa humanidad
se remontan al estatuto del Tribunal Militar Internacional de Nuremberg,
que juzgó a los criminales del fascismo alemán al término de la Segunda
Guerra Mundial, (1945) experimentando una evolución progresiva hasta
llegar a la actual tipificación en el Estatuto de la Corte Penal
Internacional.

La definición de crímenes de lesa humanidad enumera actos cometidos como
parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil
y con conocimiento de dicho ataque.

Algunos de esos actos son: asesinato, tortura, esclavitud, deportación o
traslado forzoso, pena de prisión, el apartheid, cualquier forma de
violencia sexual, persecución racial, religiosa 6y política, entre otros
actos inhumanos de carácter similar que causen intencionalmente grandes
sufrimientos o atenten gravemente contra la integridad física o la salud
mental o física.

La Comisión insta a todo cubano que considere que sus derechos han sido
vulnerados o conoce de algún caso de los antes mencionado, a canalizar
la denuncia a través de la página electrónica, JusticeCuba.com

“El mensaje más claro para los cubanos es que estamos trabajando para
uds”, concluyó Bolio.

Source: Celebran primera audiencia de la Comisión Internacional sobre
crímenes del castrismo –
www.martinoticias.com/a/celebran-primera-audiencia-de-comision-internacional-crimenes-castrismo/149092.html

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/celebran-primera-audiencia-de-la-comision-internacional-sobre-crimenes-del-castrismo/feed/ 0
Las vías que marcan exclusiones y diferencias en la ciudad maravilla http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/las-vias-que-marcan-exclusiones-y-diferencias-en-la-ciudad-maravilla/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/las-vias-que-marcan-exclusiones-y-diferencias-en-la-ciudad-maravilla/#respond Fri, 14 Jul 2017 16:32:48 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=175931

Las vías que marcan exclusiones y diferencias en la ciudad maravilla
11 Julio, 2017 8:31 pm por Juan Gonzalez Febles

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) No son pocos los que Cuba adentro
no entienden cómo una ciudad destruida por la desidia, la incompetencia
y la mala intención pudo ser conceptuada como maravilla por alguien
desde algún sitio. Pero lo cierto es que La Habana es ciudad maravilla,
según la afirmación de algunos.

Los desperdicios acumulados, escombros, edificaciones en pie en virtud
de ese eufemismo denominado ‘Estática milagrosa’, que implica que las
edificaciones están en pie por una suerte de intervención divina, los
abundantes insectos, roedores y otras vergüenzas que afloran a la vista
de todos en la mayoría de los espacios capitalinos, por la ya habitual
falta de higiene, ponen en duda o cuestionan todo lo de maravilla, si lo
de ‘maravilla’ fuere en algún sentido positivo.

Pero lo más llamativo resultan ser aquellas ‘zonas congeladas’ para el
privilegio y vetadas como zonas residenciales para la mayoría de los
habaneros en comparación con los espacios en que malvive la mayoría de
la población.

Entonces, sugerimos que cualquier extranjero, turista de paso o
interesado en estas cuestiones haga la siguiente tournée. Que en una
bicicleta o a pie se adentre desde Malecón por la calle Belascoaín y
recorra Belascoaín desde su inicio, que comience frente al mar, hasta su
final, en la vecindad del Mercado Cuatro Caminos y la calle Monte. Que
haga otro tanto con la calles Galiano, Zanja, Reina, Carlos III,
Infanta, Monserrate o cualquier otra, en esa zona no congelada.

Ese mismo recorrido deberá hacerlo por las calles 1ra, 3ra, 5ta y 7ma,
(por citar unas pocas) en la barriada habanera de Miramar.

Podría hacerlo además por la barriada Nuevo Vedado por su vía central,
la Avenida 26.

Para que la visión resulte más abarcadora, sería muy adecuado entrar a
las calles y pasajes interiores de cada barriada.

Observe de cerca cuantos aires acondicionados y cuantos automóviles
particulares de las marcas Mercedes Benz, VW, Toyota, Hyundai, Citroen,
Peugeot, etc., nuevos y flamantes, similares a los que aun circulan en
uso por el mundo, verá con placas particulares, por pertenecer a vecinos
residentes en tales barriadas.

Observe además que la suciedad y los vertederos de basura, parecen
confinados a los espacios compartidos por la mayoría.

La belleza y la pulcritud de Miramar, Nuevo Vedado, Atabey y cualquier
otro espacio que la élite política castrista reserva para sus militares
y otros servidores incondicionales, marcan diferencias significativas.

Cuando por citar un ejemplo, recorra Miramar en cualquiera de sus
calles, podrá apreciar aires acondicionados modernos, casi en cada casa.
Verá uno o dos y quizás más confortables automóviles con placas
particulares aparcados frente o en los garajes de los elegidos para
estos espacios. Allí no verá vertederos, escombros, insectos, roedores,
ni nada que recuerde al resto del espacio capitalino.

Pero lo más relevante es que esos privilegiados no construyeron ni
adquirieron con el fruto de su trabajo los espacios residenciales que
detentan. En determinado momento, el líder histórico y principal
responsable del desastre y el malestar compartido por la mayoría en
Cuba, el felizmente difunto Fidel Castro, repartió casas y propiedades
de personas que se marcharon del país, sin respetar entre otros
derechos, el derecho de propiedad. Lo hizo como se reparte un botín,
entre allegados y cómplices. Allí colocó a aquellos que ganaron su parte
de aquella piñata. Creó el espacio para gerentes, entorchados,
engalonados y personas de su confianza. Esos que sin vergüenza alguna,
se sienten habilitados para vender a un pueblo que comparte un salario
promedio inferior a los 30 USD mensuales, productos que se tasan en un
200% por encima del precio de adquisición.

Son ellos quienes marcan las exclusiones y las diferencias en esa, que
algunos, por allá lejos, en Europa, insisten en llamar “ciudad maravilla”.
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Source: Las vías que marcan exclusiones y diferencias en la ciudad
maravilla | Primavera Digital –
primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/las-vias-que-marcan-exclusiones-y-diferencias-en-la-ciudad-maravilla/

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/las-vias-que-marcan-exclusiones-y-diferencias-en-la-ciudad-maravilla/feed/ 0
Rosa Parks en la Cuba de los Lineamientos http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/rosa-parks-en-la-cuba-de-los-lineamientos/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/rosa-parks-en-la-cuba-de-los-lineamientos/#respond Fri, 14 Jul 2017 15:42:48 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=175907

Rosa Parks en la Cuba de los Lineamientos
Ojalá el caso de Yanay Aguirre ayude a acabar de una vez con el problema
de la discriminación, y no solo la de tipo racial
Viernes, julio 14, 2017 | Luis Cino Álvarez

LA HABANA, Cuba.- En Cuba, donde el maltrato de todo tipo a las personas
por parte de cualquiera –sea un guagüero, un bodeguero, la recepcionista
de una oficina, el administrador de una empresa o un policía- se ha
vuelto cotidiano, y los que se atreven a quejarse no suelen ser
escuchados, un caso como el de Yanay Aguirre es raro, excepcional.

Yanay Aguirre escribió una carta a la sección Buzón del periódico
Trabajadores donde se quejaba de que un botero (chofer de alquiler) la
había maltratado al expulsarla del carro, profiriéndole insultos
racistas. Tan pronto la carta apareció publicada, el pasado 3 de julio,
llegaron al periódico decenas de mensajes de solidaridad con la joven y
de indignación por la forma en que la muchacha había sido discriminada y
vejada por ser negra. Y poco después, la Dirección de la Policía
Nacional Revolucionaria anunció que el chofer (cuyo nombre no reveló)
había sido detenido y sería llevado ante los tribunales.

“Tremendas leyes se gasta esa negrita”, me comentó jocosamente un
vecino, y me miró con cara de asombro cuando le reproché su racismo
jaranero.

En Cuba, si tuvieran que ir a juicio todos los que se refieren a los
negros de forma despectiva, burlona o abiertamente insultante, los
tribunales se abarrotarían, no darían abasto. El racismo, aunque sea la
mayoría de las veces de forma no consciente, está prendido en la psiquis
de los cubanos, por mucho que se nieguen a admitirlo, especialmente si
son blancos o parecen serlo.

El gobierno, que hace más de medio siglo, de un plumazo, dio por
terminada la discriminación racial, en los últimos años ha tenido que
admitir que aún está latente en la sociedad cubana, solo que lo explica
como “un problema cultural”.

Yanay Aguirre, que tal vez por ser estudiante de Derecho en la
Universidad de La Habana conoce las leyes y supo reclamar su derecho a
no ser vilipendiada y discriminada, viene a convertirse en una especie
de Rosa Parks en la Cuba de los Lineamientos y la actualización del
modelo económico.

El caso de Yanay Aguirre es alentador. Ojalá ayude a acabar de una vez
con el problema de la discriminación, y no solo la de tipo racial.
Porque en Cuba, donde según la Constitución y el Código Penal, ninguna
persona puede ser discriminada, no solo los negros son ofendidos y
discriminados de una forma u otra. También lo son las personas de la
comunidad LGTBI que no estén bajo el amparo de Mariela Castro y no
bailen en su comparsa; los habitantes de las provincias orientales, los
llamados despectivamente “palestinos” o “sin tierra”, que por ley
necesitan de un permiso para permanecer en La Habana y no ser deportados
por la policía a su lugar de origen.

Y ni hablar de los que se oponen abiertamente al régimen. Sus derechos
no cuentan. Para ellos, la exclusión es institucionalizada. Llamarlos
“gusanos” o cualquier otro insulto, y hasta golpearlos, es un mérito
político, una muestra de celo y combatividad revolucionaria, aun cuando
no sea en el marco de uno de los actos de repudio organizados por
Seguridad del Estado.

Últimamente, las discriminaciones, lejos de resolverse, en este país que
cambia “sin prisa y sin pausa”, van en aumento. Ahora también te pueden
discriminar por pobre y hasta por feo. Te pueden negar un empleo
alegando “falta de idoneidad”, un abstracto y subjetivo concepto que
abarca desde “no tener una buena apariencia física” (¿?) hasta no ser
políticamente confiable. Y el dueño de un paladar o cualquier otro
establecimiento privado se reserva el derecho de no admitir tu entrada
por tu aspecto “raro” (¿?) o tus modales, o porque sospeche a priori,
sin saber cómo anda tu billetera, que no cuentas con dinero suficiente
para pagar la comida y la bebida que vas a consumir.

Ojalá que a partir de ahora, a los que les griten “negro de mierda”,
“maricones”, “tortilleras” “palestinos”, “gusanos” o cualquier otro
insulto, todos los marginados o discriminados, empiecen a quejarse
públicamente, y como en el caso de Yanay Aguirre, la gente se
solidarice con ellos. Y lo que es más difícil, al menos por ahora: que
las autoridades escuchen sus reclamos.

luicino2012@gmail.com

Source: Rosa Parks en la Cuba de los Lineamientos CubanetCubanet –
www.cubanet.org/destacados/rosa-parks-en-la-cuba-de-los-lineamientos/

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/rosa-parks-en-la-cuba-de-los-lineamientos/feed/ 0
Precios discriminatorios: ¿cuánto cuesta qué? http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/precios-discriminatorios-cuanto-cuesta-que/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/precios-discriminatorios-cuanto-cuesta-que/#respond Fri, 14 Jul 2017 12:40:07 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=175897

Precios discriminatorios: ¿cuánto cuesta qué?
FERNANDO DÁMASO | La Habana | 14 de Julio de 2017 – 13:37 CEST.

El engendro de las dos monedas (CUC y CUP) y sus diferentes aplicaciones
(1×24, 1×10, 1×2 y 1×1), según convenga al Gobierno, además de sembrar
el caos en los controles económicos, posee un componente inmoral para
quienes lo sufren.

Obviando el injusto y conocido “cobrar el salario en CUP y tener que
comprar en CUC”, así como los exagerados precios de los productos,
existen otras manifestaciones no menos arbitrarias, como el 12.5% (10
por gravamen y 2.5 por trámites) que se le quita a cada dólar al
cambiarlo por CUC.

Un ciudadano cubano residente en el exterior debe pagar su pasaporte a
un precio cuatro o cinco veces superior al que lo paga un residente en
la Isla, que es de 100 CUC, y debe prorrogarlo cada dos años al precio
de 20 CUC, o sea, un pasaporte, que tiene vigencia solo por seis años,
en realidad le cuesta 140 CUC.

Al residente en el exterior, sumados el precio inicial y las prórrogas,
le cuesta mucho más. Además, quien reside en el exterior, cuando visita
el país, desde el mismo aeropuerto debe pagarlo todo en CUC, tal vez
como una sutil forma de castigo por residir fuera de él, y como un
reconocimiento indirecto a que fuera se vive mejor y se logran mejores
resultados económicos que viviendo aquí.

Visitar un museo tiene un precio en CUP para los cubanos y el mismo, en
CUC, para los extranjeros y cubanos residentes en el exterior. El Museo
de la Revolución, por ejemplo, cuesta 8 CUP a los cubanos y 8 CUC (192
CUP) a los extranjeros y cubanos residentes en el exterior; asistir a la
ceremonia del cañonazo de las 9.00 PM en la fortaleza de La Cabaña,
cuesta igual que la entrada al museo anterior; la entrada al Acuario
Nacional cuesta 10 CUP y 10 CUC (240 CUP), en uno y otro caso, mientras
el acceso al Zoológico de La Habana, 2 CUP y 2 CUC (48 CUP), también en
uno u otro caso.

Estos precios discriminatorios también se aplican en muchos otros
centros culturales, musicales, de variedades, deportivos, etcétera. La
atención médica a los extranjeros se presta en clínicas y hospitales que
les cobran en CUC. El extremo se produce cuando, al entrar a un
desabastecido y mal atendido establecimiento gastronómico estatal, al
extranjero o cubano residente en el exterior se le pretende cobrar 2 CUC
(48 CUP) por un vaso de refresco a granel de cola, que se vende al
cubano residente en 2 CUP.

Hasta en el Cementerio de Colón, cuyo acceso a los visitantes siempre
fue gratuito, se cobran 5 CUC a cada extranjero, aunque no forme parte
de un grupo conducido por un guía turístico. Para asegurarlo, la entrada
de éstos solo se permite por la puerta principal de la Calle Zapata, no
estando permitida por ninguna de las otras tres puertas restantes.

El extranjero, además de esta discriminación monetaria, deberá enfrentar
el acoso turístico, tanto institucional como particular que, en forma de
músicos ambulantes, floristas, personajes disfrazados, vendedores
ilegales de cigarros (tabacos), medicinas y ron, gestores de
habitaciones, restaurantes y paladares y hasta de prostitución femenina
y masculina, le cae encima como enjambre de moscas.

No rechazo el que se cobre la entrada a determinados sitios de interés,
con el objetivo de ayudar económicamente a su mantenimiento, ya
demostrado el fracaso de la política de gratuidades, erróneamente
aplicada durante años, pero debe ser mediante precios únicos para unos y
otros, como se hace en todos los países del mundo, y no mediante esta
forma de apartheid monetario.

El mal, como una epidemia, se ha extendido hasta los taxistas, sean
estatales o particulares, quienes cobran a todos, por un viaje hasta o
desde el aeropuerto (17 km), 25 CUC de día y 30 CUC de madrugada, 15 o
20 CUC desde el Nuevo Vedado hasta La Habana Vieja o viceversa, e igual
si cruzan el puente de la Calle 23 o alguno de los túneles hacia el
Municipio Playa o viajan hacia las playas del Este (25 km). Un viaje
individual en taxi a Varadero (140 km) cuesta 100 CUC y, si es
colectivo, 20 CUC por persona. En esta última variante: a Trinidad (335
km) 30 CUC, a Viñales (189 km) 20 CUC y a Cienfuegos (254) 25 CUC.

Este caos monetario, establecido y propiciado por las autoridades,
parece ser una más de las muchas originalidades del “socialismo próspero
y eficiente”, ahora además, “soberano, independiente y democrático”,
según las últimas precisiones oficiales, donde se discrimina entre
nacionales residentes, nacionales ausentes y extranjeros.

Esta realidad deja bastante en entredicho la proverbial hospitalidad de
los cubanos, tan utilizada en la propaganda turística estatal.

Source: Precios discriminatorios: ¿cuánto cuesta qué? | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1500032267_32488.html

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/precios-discriminatorios-cuanto-cuesta-que/feed/ 0
El lado oscuro de algunos negocios privados en Cuba http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/el-lado-oscuro-de-algunos-negocios-privados-en-cuba/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/el-lado-oscuro-de-algunos-negocios-privados-en-cuba/#respond Thu, 13 Jul 2017 21:07:31 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=175864

El lado oscuro de algunos negocios privados en Cuba
11 de julio de 2017 – 19:07 – Por IVÁN GARCÍA

Las leyes vigentes y el arbitrario capitalismo de Estado ejecutado por
la junta militar que gobierna el país, permite que haya negocios que
funcionen como latifundios feudales

LA HABANA.- En el barrio de la Víbora, al sur del centro de La Habana, a
poco más de cien metros de distancia uno del otro, funcionan dos
cafeterías particulares, pero las gestiones de sus negocios son
diametralmente opuestas.

En Los Ortiz, donde una ración abundante de arroz frito, vegetales de
estación, fufú de plátano verde y masas de cerdo fritas cuesta 50 pesos
(2 dólares), sus 12 empleados llevan entre dos y tres años trabajando en
el negocio y están complacidos con el trato y el pago que les ofrece el
dueño.

“Trabajo en esta cafetería desde que abrió hace tres años. El pago
básico es de 6 cuc por jornada, unos 150 pesos (o seis dólares al
cambio), pero tenemos pagos extras si logramos vender más de 200 comidas
-casi siempre vendemos más- y las propinas las repartimos entre los
trabajadores. En un día puedo ganar 12 o 13 chavitos (cuc), a veces más.
Cuando trabajaba para el Estado como contable de una institución de
comercio devengaba un salario de mensual de 325 pesos al mes (unos 13
dólares). Además, nos otorgan 20 días de vacaciones al año”, dice Adela,
dependiente del negocio gastronómico.

En la cafetería se labora dos turnos de doce horas y se descansa dos
días. El negocio funciona en la propia casa del dueño quien además de
familiaridad en el trato brinda almuerzo y comida a sus trabajadores.

Otra cara

Muy cerca de Los Ortiz, funciona otro negocio de comida criolla. El
dueño ha reconvertido un local en desuso en una cafetería climatizada
con aire acondicionado. La calidad de la comida es buena. Pero sus
trabajadores se quejan de mal trato, mala paga, ausencia de derechos
laborales y groserías constantes del dueño. La inestabilidad laboral es
frecuente. En año y medio que lleva funcionando, más de diez
dependientes han sido despedidos.

“El dueño es un tramposo. Cuando te contrata te dice que te va pagar 120
pesos diarios, pero luego, alegando que las ventas estuvieron flojas, te
paga 60 o 70 pesos. Eso sin contar que acosa sexualmente a las mujeres.
Una tarde, mientras estaba cocinando, me tocó las nalgas y me dijo que
después que terminara el turno necesitaba verme. Me ofreció 20 cuc para
tener sexo conmigo. Al negarme, me cerró el contrato”, señala una
exempleada.

Los negocios privados en Cuba crecen en cantidad y calidad. A pesar de
las restricciones materiales, de no poder acceder a créditos razonables,
importar desde el extranjero y sin un mercado mayorista local donde
abastecerse, gracias a la creatividad y perseverancia, ofrecen un mejor
servicio que su contraparte estatal.

Pero con un marco regulatoria opaco y un código laboral ambiguo, algunos
dueños de negocios se comportan como capitalistas primitivos. “En 2014
entró en vigencia un nuevo Código Laboral, que aunque contempla los
deberes y derechos de dueños de negocios y sus contratados, no
profundiza ni crea un marco jurídico efectivo. Se especifica el derecho
a mantener el puesto laboral en caso de maternidad y la concesión de
vacaciones. Pero no resulta muy preciso y los inspectores estatales
están más preocupados en extorsionar a los (pequeños empresarios)
cuentapropistas que en velar porque se cumplan las leyes de trabajo”,
confiesa una funcionaria de la ONAT, organismo que rige el trabajo
privado en la Isla.

Según el sociólogo Carlos, “los negocios particulares navegan por un
limbo constitucional. La actual Constitución no contempla las pequeñas y
medianas empresas privadas ni que un dueño de negocio pueda tener en su
plantilla hasta cincuenta empleados. En un principio, esos negocios
estaban diseñados para que fueran chinchales familiares y en los cuales
se contrataba a parientes consanguíneos o amigos de confianza. Lo
primero que tiene que cambiar es la Constitución, y que las normas
laborales sean más abarcadoras y exactas en el tema del trabajo privado”.

Perspectivas

De momento, a falta de leyes modernas e idóneas, no pocos emprendedores
privados manejan sus negocios al estilo de una monarquía del Medio Oriente.

En paladares, dulcerías y cafeterías de calibre, asegura Diana,
psicóloga, “los dueños contratan a jóvenes blancas o mulatas bonitas de
buen cuerpo. Hay bares privados que les exigen ponerse shorts cortos y
blusas escotadas. Más que camareras, parecen jineteras. Y es que el
dueño les dice que mientras más carne enseñen, mayor propina le va dar
el cliente. Ya casi es normal que el dueño se acueste con la que le
gusta a cambio de mejor trato y salario. Los negros, si son grandes y
fuertes, siempre terminan de portero o lavando platos en la cocina”.

Aunque las leyes cubanas no discriminan a las personas por el color de
su piel -sí por su ideología-, en la práctica, en instituciones
estatales como el turismo y en algunas particulares, de manera más o
menos sutil, existen comportamientos racistas.

“Para que a un chef de cocina de la raza negra lo contraten tiene que
ser muy famoso. Los dueños de muchas paladares ni siquiera te contratan
por un tiempo de prueba. Te dicen que no tienen plaza o te apuntan tu
teléfono y te prometen que te van a llamar. Pero nunca te llaman”,
señala Octavio, chef de cocina mestizo que lleva siete meses tratando de
conseguir trabajo en el sector gastronómico no estatal.

Daniela, ingeniera recién graduada, confiesa que dejó de trabajarle al
Estado “simplemente para ganar más dinero. Mi salario era de 500 pesos.
Ahora, en un negocio privado gano cuatro veces esa cantidad. Es verdad
que te encuentras con dueños de negocios que se afilan los dientes
cuando contratan a mujeres jóvenes, pues dan por hecho que vas a pasar
por su cama si quieres tener privilegios extras. Mi consejo es que no se
dejen acosar y sigan buscando. Siempre existen hombres que saben
respetar y valorar tu trabajo”.

El analfabetismo jurídico, sumado a un impreciso código laboral, permite
que ciertos propietarios de negocios establezcan prácticas discriminatorias.

“Hay establecimientos privados donde el dueño se abroga el derecho de
admisión y no deja entrar a homosexuales o negros que, en su opinión, no
tienen pinta de tener dinero. Eso es ilegal. Aunque el negocio sea suyo,
esos espacios se rigen por normas y no se puede impedir el acceso a
hoteles, bares o restaurantes, a ningún ciudadano sin importar su credo
o raza. Pero, claro, el primer transgresor fue el propio Gobierno, que
durante mucho tiempo violó el acápite cinco de la Carta Magna (cubana),
al practicar el apartheid en instalaciones turísticas. Hoy todavía
existen lugares turísticos como María la Gorda, en Pinar del Río, cotos
de caza y alquiler de embarcaciones donde los cubanos no tienen acceso”,
explica Regino, abogado.

En Cuba, donde el socialismo marxista de ordeno y mando no ha
funcionado, ante la opacidad de las leyes vigentes y el anticuado
capitalismo de Estado ejecutado por la junta militar que gobierna el
país, algunos negocios privados funcionan como latifundios feudales. Y
las mujeres que allí trabajan son un objeto de placer.

Source: El lado oscuro de algunos negocios privados en Cuba | Cuba –
www.diariolasamericas.com/america-latina/el-lado-oscuro-algunos-negocios-privados-cuba-n4126549

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/el-lado-oscuro-de-algunos-negocios-privados-en-cuba/feed/ 0
Los derechos humanos como hoja de parra http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/los-derechos-humanos-como-hoja-de-parra/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/los-derechos-humanos-como-hoja-de-parra/#respond Thu, 13 Jul 2017 17:28:40 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=175805

Los derechos humanos como hoja de parra
La primera máxima de una política ética, y toda promoción de derechos
humanos tiene que necesariamente serlo, es no hacer daño
Arturo López-Levy, Denver | 13/07/2017 1:49 pm

El discurso de Donald Trump en rechazo al acercamiento hacia Cuba ha
expuesto no solo su desinformación sobre la Isla sino también las fallas
de algunos argumentos usados en la prensa liberal para defender la
política de Barack Obama. Al aceptar los términos de debate, desde la
descalificación total de la revolución cubana por la derecha
anti-normalización, la posición liberal rinde de entrada tres de sus más
poderosas razones contra el embargo/bloqueo: la moral, la legal y la
histórica.
Los artículos de opinión de Christopher Sabatini “Trump’s imminent Cuba
problem” y “U.S.-Cuba policy change advocates: this is your ally” y el
editorial “A Cynical Reversal on Cuba” por el consejo editorial de The
New York Times son típicos ejemplos. Rechazan un recrudecimiento del
embargo, pero atribuyen a la política estadounidense hacia Cuba y los
defensores de las sanciones una autoridad moral por su oposición al
Gobierno cubano que no es justificada ni por la historia del conflicto,
ni por su postura hacia los derechos humanos como normas legales
internacionales.
Un tercer camino que no es tal
Sabatini dice que “el argumento de que la dureza del embargo equivale a
la defensa de los derechos humanos y el cambio político, es fallido
seria y moralmente en muchos niveles, lógicos e históricos”. Sin
embargo, el “camino medio” que propone y sus argumentos son
instrumentales para promover los mismos fines del embargo; la imposición
ahora por medios pacíficos, de una visión sobre Cuba hecha en Washington
o Miami que niega cualquier legitimidad a la revolución cubana,
considerada por Marco Rubio “un accidente de la historia”.
En esa lógica, la apertura del 17 de diciembre de 2014 hacia Cuba es
útil porque socava al Gobierno cubano, permite negociar acuerdos de
seguridad y contra el crimen internacional, y abre oportunidades de
negocios a los estadounidenses mientras se promueve a los sectores
privados emergentes de la economía cubana y los grupos opositores afines
a un cambio de régimen. Sabatini nos dice que “de cualquier manera los
ciudadanos cubanos pierden” porque Raúl Castro dará prioridad al
presupuesto del gas lacrimógeno, las balas de goma, los bastones
eléctricos y otros instrumentos de represión. Así acepta como válida la
ficción central usada contra la política de Obama: La cooperación
estadounidense con el Gobierno cubano debe ser mínima pues existe una
drástica separación del gobierno como usurpador de la soberanía, y el
pueblo cubano representado por los opositores, escogidos del gobierno
norteamericano de turno. El rol de Estados Unidos —en esa ficción— es
aupar a los cubanos para la libertad. Sabatini separa la política del
presidente Obama en una dimensión “brillante”, que ejemplifica con su
discurso en La Habana, y otra “vergonzosa”, representada en la
declaración de la Casa Blanca a propósito de la muerte de Fidel Castro.
Obama apenas definió a Fidel Castro como una figura compleja cuyo papel
en la historia de Cuba y el mundo, el futuro definiría. Sabatini no
explica su “camino medio” pero hubiese sido una torpeza diplomática
condenar al líder de la Revolución Cubana pues enconaría conflictos
entre cubanos y entre Cuba y EEUU. Las luces y sombras de la Revolución
son específicas a las políticas implementadas en cada área y corresponde
a los cubanos de cada época evaluarlas sin totalitarismos.
Sería lamentable que todo lo que se avanzó en la última administración
demócrata en la comprensión del peso del nacionalismo en la política
cubana, y la necesidad de respetar la soberanía cubana tal y como la
concibe el derecho internacional se pierda ahora en una acomodación
fáustica con los defensores del embargo. Uno de los retos políticos más
inmediatos en el tema de la ideología que recibirá el liderazgo cubano a
estrenarse en 2018 es la celebración del 60 aniversario del triunfo
revolucionario de 1959, y que celebrar: ¿El fin de la dictadura
batistiana? ¿La reivindicación de la soberanía frente a la intromisión
indebida estadounidense en los asuntos internos? Seguro. ¿La instalación
de un modelo de economía estatizada y unipartidismo? Mucho más polémico.
Habla bien de Barack Obama su preferencia por dejar a los cubanos
resolver esos dilemas del pasado mientras avanzaba el deshielo en su
último mes de mandato.
La defensa de la distensión a hurtadillas evita reivindicar dos momentos
gloriosos de la nueva visión sobre Cuba, como oportunidad y país en
transición, no como una amenaza a los EEUU. En Sudáfrica, Obama se
comportó con la dignidad de una superpotencia democrática. Saludó a Raúl
Castro, sin concesión alguna a Cuba sino a la realidad histórica del
papel de la Isla en la lucha contra el apartheid. Una lucha de derechos
humanos en la que los partidarios del embargo encabezados por Jesse
Helms y la Fundación Nacional Cubano-Americana estuvieron del lado
equivocado.
La declaración de Obama a la muerte de Fidel Castro respetó la realidad
de una personalidad compleja. El mismo Gobierno castrista que organizó
la campaña de alfabetización y otras medidas sociales que han abierto la
participación política a millones, sistematizó la exclusión y reclusión
sin juicio justo e imparcial de supuestos inadaptados sociales por
motivos ideológicos, y en cierto momento, hasta de orientación sexual.
Es un legado complejo en derechos humanos en que lo mejor que Estados
Unidos hace es dejar a los cubanos juzgar por sí mismos, fomentando la
empatía y una visión de futuro. Ingratos hubiesen sido los líderes de
Sudáfrica, Namibia, Angola, Argelia y otros países si no hubiesen ido al
funeral de Fidel Castro a agradecer en su persona los sacrificios del
pueblo cubano.
El otro gran momento en derechos humanos entre Cuba y EEUU bajo Obama
fue la colaboración en el África Occidental contra la epidemia de ébola.
Obama hizo lo que era ético, no solo lo que era instrumental al interés
nacional de los EEUU. Frente a partidarios del embargo que abogaban por
una posición criminal contra una cooperación que salvó miles de vidas,
la embajadora Samantha Power habló con orgullo de avanzar intereses y
valores comunes. No se trata de un tema de derecha o izquierda, sino de
lo que es correcto.
Cuba y EEUU pueden cooperar sin que sea necesario comulgar con las malas
prácticas en derechos humanos de los respectivos gobiernos. El derecho
internacional incita a criticar las violaciones de derechos humanos,
pero desde las normas y el multilateralismo, no con sanciones
unilaterales. El sistema internacional de derechos humanos solo tiene
sentido en marcos de respeto por la ley internacional. Se rinde
pleitesía a la manipulación partidista de los derechos humanos cuando se
ignora la forma en que el derecho internacional establece su promoción.
Estados Unidos tiene que aceptar la ley internacional como el marco
apropiado para su relación con Cuba. De la misma forma que Cuba debe
aceptar los convenios internacionales de derechos humanos como el marco
legal para la relación entre el gobierno y sus ciudadanos.
Todo menos derechos humanos: el embargo/bloqueo contra Cuba
El bloqueo/embargo nunca ha sido una política de derechos humanos sino
su negación. Su codificación en ley fue la obra magna de Jesse Helms,
defensor del racismo sureño contra afroamericanos y latinos, enemigo de
los derechos civiles en su propio estado. Cuando Trump proclama el
retorno a esa “ley” injusta restringe los derechos de los
estadounidenses. Eliminar esa política no es solo cuestión de
empresarios, militares y cabilderos, sino de los clérigos en las
iglesias, los medioambientalistas, los médicos y profesores, de la
mayoría moral del pueblo norteamericano en general.
Los legisladores pro-embargo del sur de la Florida abogan ante Trump por
restricciones para la mayoría de los estadounidenses en los viajes a
Cuba que ya no encuentran moral para persuadir a sus propios electores
cubano-americanos. Ese privilegio indebido otorgado a un grupo de
estadounidenses sobre otros es inmoral.
Los partidarios del embargo denuncian que no todos los norteamericanos
que viajan a Cuba se dedican a denunciar el deteriorado sistema de salud
y los arrestos a disidentes. En busca de balance, Sabatini critica a los
turistas norteamericanos en Cuba por pasearse en los carros de los años
50, indolentes a los problemas del pueblo cubano. ¿Cuál es la
inmoralidad? Ninguna. Es óptimo que cada viajero a Cuba o a cualquier
parte del mundo exhiba sensibilidad por la cultura, historia y política
del país anfitrión, pero tal comportamiento se cultiva con la
persuasión, no con restricciones. La política correcta para EEUU no se
alcanza tirando una diagonal de paralelogramo entre las líneas de los
defensores del embargo y sus oponentes. Hay posturas que son
irreconciliables. Si el embargo es una violación de los derechos humanos
de cubanos y norteamericanos como tal debe ser denunciada.
Sabatini explica cómo los cubanos vamos a ser más libres del comunismo
al recibir más viajeros de EEUU. Coincido con su visión, pero admito que
quizás no suceda así. Lo que sí queda fuera de duda es que el día que se
acabe el embargo, los norteamericanos vamos a ser más libres y
coherentes para practicar las libertades que predicamos. Ese ejemplo es
la mejor contribución que la democracia norteamericana puede hacer a la
democratización de Cuba.
La primera máxima de una política ética —y toda promoción de derechos
humanos tiene que necesariamente serlo— es no hacer daño. El uso de
sanciones se considera una herramienta legítima para condenar
violaciones de derechos humanos, pero solo bajo especificas
regulaciones. Las sanciones contra Cuba incumplen todos esos parámetros
del derecho internacional. Son unilaterales, condenadas por todos los
organismos multilaterales globales y hemisféricos, y violatorias de la
soberanía de Cuba y terceros países. Incluyen medicinas y alimentos,
agravan la situación de la población en general y no tienen ninguna
cláusula de terminación que fuerce una revaloración periódica de su
vigencia e impacto como estableció el consejo de seguridad de la ONU
para Iraq tras la invasión de Kuwait y el descubrimiento de violaciones
masivas del régimen internacional contra la proliferación de armas de
destrucción masiva.
La discusión sobre sanciones dirigidas a violadores específicos de
derechos humanos, códigos de responsabilidad social corporativa, o
ayudas con condicionalidad democrática carece de relevancia si el punto
de partida son castigos generales al pueblo cubano y la capacidad del
gobierno de implementar la realización progresiva de varios derechos
como el de salud, alimentación, educación y otros. Todo lo que se pueda
hacer en cooperación con el Gobierno cubano, particularmente con su
sector modernizador, debe procurarse. Obama puso fin a la incoherencia
de enviar a Alan Gross a proveer secreto acceso a Internet mientras en
EEUU. se prohibía al Gobierno cubano comprar equipamiento para ese mismo
propósito. Por primera vez desde 1959, la posición oficial
estadounidense pareció ser no contra el Gobierno o el pueblo cubano,
sino por la observancia de estándares internacionales.
Coincido con Sabatini en que el Gobierno cubano ha generado
resentimientos en la comunidad cubana en el exterior y en el pueblo
cubano por injusticias que ha cometido y comete. Esos traumas no
ocurrieron en un vacío. No hay que justificar ninguna de esas
violaciones para entender que la revolución cubana operó en un contexto
hostil a su soberanía. Existen legítimas reclamaciones contra Cuba, como
Cuba tiene legítimas reclamaciones contra EEUU. Cuba dio refugio a
fugitivos de la justicia estadounidense después de que EEUU irrespetó el
tratado de extradición de 1904 entre los dos países dando refugio a los
criminales de la dictadura de Fulgencio Batista, a la que apoyó hasta
apenas unos meses de su derrocamiento.
Nada positivo puede venir de una versión de buenos y malos en el
conflicto entre Estados Unidos como gran potencia y Cuba, el
archipiélago vecino en el Caribe, donde es urgente tener un ambiente de
cooperación, y que no es el patio trasero de nadie. La política exterior
no es el espacio ideal para terapia de catarsis. Como gran potencia, es
realista que Estados Unidos procure que Cuba acomode sus comportamientos
a un orden internacional bajo su hegemonía. Pero tal objetivo no se
alcanzará escogiendo cubanos favoritos ni castigando instituciones como
las fuerzas armadas cubanas.
De cara a la transición generacional en el liderazgo cubano en 2018,
Estados Unidos debe procurar una relación amistosa con todos los
sectores de Cuba, incluidas las Fuerzas Armadas y las fuerzas de
seguridad. Promover la democracia y los derechos humanos es ayudar
procesos y requerir garantías, no escoger preferidos en la política
interna de un Estado soberano.
Los activistas pro-embargo no son activistas de derechos humanos
En la medida en que el respeto estadounidense por la soberanía cubana lo
permita, con la normalidad exterior debe venir la normalidad interior. A
un país bajo asedio externo no se le puede pedir una democracia de paz.
De la misma forma, un país en condiciones normales no tiene pretextos de
emergencia para no respetar los derechos humanos de sus ciudadanos tal y
como están concebidos en los tratados internacionales. Si ese fuese el
caso, allí empezarían los intereses del Partido Comunista y terminarían
los de Cuba.
Como en política, es importante la secuencia, se prioriza lo que
entiende más urgente. El fin del embargo, fortalezca o no al Gobierno
cubano, de seguro destrabaría importantes dinámicas en Cuba de
liberalización y reforma que hoy, mientras exista esa política
norteamericana contra el nacionalismo cubano, están atadas. Los
inmorales no son los viajeros nostálgicos de los 50 ni aquellos que
prefieren priorizar la derrota del embargo. Esos ni ejecutan ni
promueven violación de derecho humano alguno.
Si a alguien le falta claridad es a los que llaman a defensores del
embargo “activistas pro-derechos humanos”. No se pueden llamar tales
quienes invocan la democracia solo los domingos para criticar al
Gobierno cubano por impedir desfilar a las damas de blanco mientras
pisotean tantos derechos humanos de cubanos, norteamericanos y
ciudadanos de terceros países todos los días de la semana.
Este trabajo apareció publicado en OnCuba.

Source: Los derechos humanos como hoja de parra – Artículos – Opinión –
Cuba Encuentro –
www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/los-derechos-humanos-como-hoja-de-parra-329994

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/los-derechos-humanos-como-hoja-de-parra/feed/ 0
Carencias y riesgos de servicios estomatológicos en Cuba http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/carencias-y-riesgos-de-servicios-estomatologicos-en-cuba/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/carencias-y-riesgos-de-servicios-estomatologicos-en-cuba/#respond Wed, 05 Jul 2017 19:29:38 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=175384

Carencias y riesgos de servicios estomatológicos en Cuba

La falta de higiene, y la poca disponibilidad de materiales e
instrumental, compromete la salud de los pacientes en las consultas
estomatológicas en la isla. Las condiciones mejoran si el servicio se
paga en moneda dura.
Las consultas estomatológicas en Cuba representan un riesgo para la
salud tanto del especialista como de los pacientes, aseguran cubanos de
diferentes puntos de la isla entrevistados por Martí Noticias.

Los entrevistados también se quejaron de la deficiencia de materiales e
instrumental quirúrgico para la atención estomátológica en las clínicas
estatales, donde por lo general se atienden en un día entre 20 y 30
personas.

Pero si el paciente paga en moneda dura, entre 20, 30 o 40 CUC, en
dependencia del tratamiento que requiera, “para eso sí aparece
material”, dijo el periodista independiente capitalino Pablo Morales, y
agregó que las clínicas estatales están usando los recursos para brindar
servicios privados.

Desde Cienfuegos, el reportero Guillermo del Sol explicó que “casi nunca
hay el cemento que llevan los empastes”, y en el caso de las “prótesis
hay que acudir a los particulares”.

El galeno holguinero Ramón Zamora se queja de que los estomatólogos
cubanos dispongan en las consultas de las mínimas condiciones de higiene
y usen el mismo par de guantes para atender a varios pacientes.

Mientras, el médico santiaguero Roberto Serrano, se refirió a las
pésimas condiciones de los sillones estomatológicos.

“Muchas veces las escupideras no tienen agua, y los aerosoles de las
piezas de mano para atender las caries se salen. Es un desastre todo”,
concluyó.

En Cuba, la atención médica en general, incluida la estomatológica,
están en manos del estado, que no dispone de los recursos necesarios
para ofrecer un servicio de calidad.

(Reporte de Adriel Reyes)

Source: Carencias y riesgos de servicios estomatológicos en Cuba –
www.martinoticias.com/a/cuba-salud-carencias-riesgos-consultas-estomatologicas/148192.html

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/carencias-y-riesgos-de-servicios-estomatologicos-en-cuba/feed/ 0
Ni en el Período Especial tuvimos esta carencia de medicamentos http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/ni-en-el-periodo-especial-tuvimos-esta-carencia-de-medicamentos/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/ni-en-el-periodo-especial-tuvimos-esta-carencia-de-medicamentos/#respond Tue, 04 Jul 2017 17:17:10 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=175291

‘Ni en el Período Especial tuvimos esta carencia de medicamentos’
OSMEL RAMÍREZ ÁLVAREZ | Holguín | 4 de Julio de 2017 – 16:55 CEST.

“Ni en los 90, con el ‘Período Especial’ crítico, nos vimos con esta
carencia de medicamentos”, comentó desesperado Emilio, un obrero
forestal retirado que andaba por Mayarí en busca de las medicinas para
la diabetes de su esposa. “En toda la semana no hay nada, para ninguna
dolencia, solo los viernes abastecen y, como traen un poquito de cada
cosa, no alcanza porque la cola es inmensa”.

“La gente está amaneciendo en las farmacias. Muchos comienzan a hacer la
cola desde el día antes para poder coger algo. Yo tendré que hacer lo
mismo porque hace más de un mes que no tengo las pastillas de la presión
y ya estoy descompensada”, se quejó una señora.

Una dependienta de la farmacia piloto de la localidad holguinera dijo
que “cerca de 100 medicamentos están casi siempre en falta”.

“El abastecimiento es insuficiente y casi todos los productos se
terminan el mismo día en que llegan”, explicó. “Muchos no están entrando
con regularidad. Lo peor es que los que están en falta son los de mayor
consumo: analgésicos, antinflamatorios, antihistamínicos…”

Es una situación alarmante que se prolonga desde el año pasado,
hipotéticamente a raíz de la crisis provocada por el recorte en el
suministro de crudo venezolano. Esto habría obligado al Gobierno a
desembolsar divisas en el sector energético, causando recortes en otros
ramos. Desde entonces el abastecimiento de medicamentos está deprimido.

Pero a partir de enero la situación se ha hecho aún más crítica. Las
personas andan por las calles, trabajan y hacen sus quehaceres, en
muchos casos con malestares producidos por enfermedades crónicas. Esto
afecta la calidad de vida y el rendimiento laboral.

Un médico especialista en Medicina General Integral que pidió mantenerse
en el anonimato dijo que ha visto “disminuir la afluencia de pacientes”
a su consultorio.

“A decir verdad, había muchos que de manera enfermiza venían a consulta
solo para pedir recetas y, como ahora no hay medicamentos, casi no vienen”.

“Pero esa es solo una arista, porque duele ver a gente enferma que tiene
incluso el tarjetón de medicamentos regulares y no puede comprarlos.
Hablamos de medicinas para controlar la presión arterial, la diabetes o
enfermedades nerviosas, y hasta para la alergia de un niño o para calmar
una simple cefalea. Es una situación inédita en mis 11 años de trabajo”.

Antes de agudizarse la crisis, siempre faltaba algún medicamento, pero
ahora es preocupante y peligrosa la dimensión de la escasez. Una
farmacia era símbolo de “cola demorada” porque, aunque solo hubiese dos
o tres personas, se tienen que llenar varios controles para cada
cliente. Ahora, al menos cinco días a la semana los trabajadores de
estos establecimientos permanecen ociosos, sentados, atendiendo solo
esporádicamente. La respuesta común cuando se pregunta por un producto
es: “no hay, está en falta”.

Los viernes, cuando son abastecidas las farmacias de Mayarí, a menudo se
forman desórdenes en los que tiene que intervenir la Policía. Muchas
personas, principalmente jubilados, permanecen desde el jueves ante a
los establecimientos para poder alcanzar medicinas. El carro de
distribución llega a cualquier hora del día. El 30 de junio, por
ejemplo, llegó a las 2:00pm.

Lo peor es que muchos, después del sacrificio, se tienen que ir
cabizbajos y frustrados porque su medicamento no entró. Deben seguir
esperando y sacrificándose, haciendo largas colas nocturnas. Y no parece
que la situación vaya a mejorar a mediano plazo.

Source: ‘Ni en el Período Especial tuvimos esta carencia de
medicamentos’ | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1499177330_32339.html

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/ni-en-el-periodo-especial-tuvimos-esta-carencia-de-medicamentos/feed/ 0
Un viejo conflicto con una sola solución http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/un-viejo-conflicto-con-una-sola-solucion/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/un-viejo-conflicto-con-una-sola-solucion/#respond Mon, 03 Jul 2017 15:14:28 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=174995

Un viejo conflicto con una sola solución
En Cuba el apartheid va mucho más allá de la raza
Lunes, julio 3, 2017 | Tania Díaz Castro

LA HABANA, Cuba.- La triste historia del negro discriminado, en muchas
partes del planeta, es más vieja que andar a pie. Es posible que sólo
haya tenido gran parte de solución en los Estados Unidos, durante los
últimos años del siglo pasado, aunque la propaganda antiyanqui de la
televisión cubana diga lo contrario.

En Cuba, comenzó con la emigración africana y en la actualidad, como se
sabe y pese a lo que proclama el castrismo sobre la reivindicación del
negro, los resultados negativos son obvios.

Recientemente, un grupo de intelectuales convocaron a un análisis sobre
el tema en un local de La Habana. La intención, aunque un poco velada,
era recomendarle respetuosamente al régimen castrista que se ocupara más
de los afrodescendientes, puesto que apenas tienen acceso a lugares
donde más corre el dinero: hoteles, paladares, bares, etc.

Incluso —vaya sorpresa— hasta protestan porque tienen poca participación
en la prensa nacional del gobierno raulista.

Me pregunto, como vieja fundadora del Movimiento de Derechos en Cuba, si
estos amigos partícipes del evento no saben que este lleva exactamente
treinta años luchando porque en Cuba desaparezca la clasificación social
establecida por la dictadura comunista, no sólo por el color de la piel,
sino también —y sobre todo— por las ideas.

Los que, por ejemplo, pensamos que un régimen capitalista cumple más con
los derechos todos del hombre que una dictadura totalitaria-comunista,
estamos considerados en Cuba como herejes que solo merecemos la hoguera.

Para que todos en Cuba estemos en condiciones de igualdad, estamos
obligados a pensar como lo exige la dictadura: creer que la ley de
alquileres no destruyó la imagen arquitectónica y la calidad de vida
humana del país, creer que la ley de reforma agraria no arruinó nuestra
agricultura, creer que las nacionalizaciones y sobre todo la Ofensiva
Revolucionaria de 1968 no acabó con nuestro floreciente y tradicional
comercio y con nuestra economía, creer que la alianza con los gobiernos
soviéticos y el divorcio con el superdesarrollado vecino del norte no
nos hizo retroceder más de medio siglo…

En las universidades cubanas, por si esto se le ha olvidado a alguien,
más pronto ingresa un negro comunista que un disidente u opositor,
tampoco pueden trabajar en un paladar, mucho menos en un hotel. Tampoco
nuestros periodistas independientes pueden publicar sus escritos en la
prensa nacional.

Están —o mejor dicho, hemos estado— condenados a un apartheid
político-social mucho peor que el apartheid racial del negro, denunciado
este, sin embargo, por el Movimiento de Derechos Humanos a partir de
1987, cuando la población penal de Cuba se componía de un 80% de negros,
en su mayoría jóvenes, algo que aún perdura en las cárceles cubanas, así
como en los solares inhabitables que pululan en La Habana.

Incluso cuando estaban prácticamente reprimidas las sectas religiosas en
Cuba, a lo largo de los primeros treinta años de la llamada Revolución,
fue el MDH de Cuba la primera organización que protestara públicamente
para que se respetara la libertad de cultos, admitida mucho después,
entre otras cosas gracias a nuestras denuncias, razón por lo cual hemos
sufrido difamaciones, prisión y destierro, sólo por portar la bandera
más sagrada de la humanidad: La Declaración Universal de los Derechos
del Hombre.

Esta Declaración no se basa en dos o tres artículos, sino que son
treinta los aprobados aquel 10 de diciembre de 1948, incluso por Cuba.
Cada uno de ellos, sin excepción, logra, con su cumplimiento, una
sociedad más justa, donde cada ciudadano puede disfrutar de los mismos
derechos.

Estamos, pues, ante un viejo conflicto con una sola solución: cuando
desaparezca la dictadura totalitaria castrista, envejecida y fracasada,
donde el hombre es esclavo de un Estado ineficiente, que sólo puede
pregonar su gastada y aburrida trayectoria, más fabulación que historia
y no logra el progreso y la independencia individual de sus habitantes.

Source: Un viejo conflicto con una sola solución CubanetCubanet –
www.cubanet.org/opiniones/un-viejo-conflicto-con-una-sola-solucion/

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/07/un-viejo-conflicto-con-una-sola-solucion/feed/ 0
El Castrismo, entre Obama y Trump http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/el-castrismo-entre-obama-y-trump/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/el-castrismo-entre-obama-y-trump/#respond Wed, 28 Jun 2017 17:29:15 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=174477

El Castrismo, entre Obama y Trump
[24-06-2017 15:40:45]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor

(www.miscelaneasdecuba.net).- El cambio de política en proceso de
implementación del gobierno del presidente Donald Trump hacia la
dictadura castrista, ha generado numerosas expectativas y como era de
esperar entre los cubanos se han exacerbado las pasiones, en particular,
entre quienes respaldaron las medidas que favorecían al totalitarismo
que dispuso el presidente Barack Obama.
Fue tan espectacular el impacto del restablecimiento de relaciones
diplomáticas y el relajamiento de las restricciones a Cuba por el
presidente Obama, que gobiernos y dirigentes políticos distantes del
castrismo se aproximaron a ese régimen en la suposición, al parecer,
que los cambios políticos y económicos en la isla serían inmediatos.

Más complejo e incomprensible fue que algunos opositores y disidentes
de intramuros y extramuros pensaron que el cambio de Washington
influiría favorablemente en los Castro, quienes en base a los mismos
accederían a implementar cambios radicales en la finca que han
explotado por más de 58 años.

Lamentablemente todos se equivocaron. El castrismo no hace concesiones
sino es objeto de presiones. La maquinaria del poder está engrasada y
ajustada para recibir y no para dar, de ahí que muchos de los que
creyeron que la primavera de la libertad rompería con el deshielo, estén
apoyando el cambio de vía del presidente Trump.

La ruptura de relaciones entre Estados Unidos y Cuba fue una decisión de
la Casa Blanca, el restablecimiento de las embajadas fue también su
iniciativa, y las subsiguientes concesiones económicas y políticas
también fueron una medida del ejecutivo estadounidense, lo que permite
apreciar una vez más que cada país actúa en base a sus intereses y a
las interpretaciones que del contexto hagan sus dirigentes.

Barack Obama, decidió ignorar la cruda realidad de la isla, y trató a
sus gobernantes como si hubiesen sido electos por el pueblo. No quiso
ver ni escuchar las golpizas y arrestos que allí se producen, incluidas
las que ocurrieron después de su discurso en La Habana. Su objetivo de
cambiar la política con Cuba no tomaba en cuenta el escenario, en
consecuencia la obcecación por imponer una nueva ruta, implicó
concesiones que a la larga favorecían a la nomenclatura, en particular
al aparato militar, y no al pueblo como proclamaba la declaración oficial.

El presidente Obama eligió desconocer que Cuba está regida por una
dinastía, que ese gobierno viola sistemática y permanentemente los
derechos humanos y que el pueblo está sumido en la pobreza por las
restricciones y la ineficiencia económica de un sistema fracasado.

Washington y La Habana representan modelos ideológicos, políticos y
sociales totalmente opuestos, sin que eso signifique que sus
respectivos pueblos sean enemigos, como han sido sus líderes por
décadas, a pesar que el régimen castrista instrumentó una política de
estado contra la nación estadounidense y todo lo que esta representa.
Mientras, en la isla se auspició el odio a Estados Unidos, la Casa
Blanca se limitó a favorecer el derrocamiento del totalitarismo insular.

Los que creen que las dictaduras deben aislarse del mundo democrático,
tal y como se hizo con Sudáfrica durante el régimen de apartheid, lo
más probable es que apoyen las disposiciones de Donald Trump, todavía
más, hay quienes opinan que las medidas debieron ser más severas porque
el país está bajo el control de una dictadura militar, otros, los
partidarios de las concesiones y los intercambios que no son tales,
rechazaran las exigencias al totalitarismo y seguirán considerando
responsables de los problemas de Cuba no a su gobierno, sino a quienes
se le oponen o rechazan.

No obstante, más allá de las decisiones de los últimos dos mandatarios
estadounidenses, corresponde a los cubanos comprometidos con el
establecimiento en la isla de una sociedad democrática trabajar por ese
objetivo con independencia de los que se haga en Washington, porque
aunque son indiscutibles los beneficios que implican tener de aliado en
la causa a Estados Unidos, la responsabilidad de acabar con la dinastía
de los castro recae sobre los cubanos.

Source: El Castrismo, entre Obama y Trump – Misceláneas de Cuba –
www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/594e6bdd3a682e089036a2c0#.WVPnE2iGP6Q

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/el-castrismo-entre-obama-y-trump/feed/ 0
Se encarece la vida de los cubanos en las zonas turísticas http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/se-encarece-la-vida-de-los-cubanos-en-las-zonas-turisticas/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/se-encarece-la-vida-de-los-cubanos-en-las-zonas-turisticas/#respond Tue, 27 Jun 2017 19:07:13 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=174427

Se encarece la vida de los cubanos en las zonas turísticas

Residentes en zonas turísticas de Cuba explicaron a Radio Martí algunas
de las aristas poco deseadas del incremento de visitantes extranjeros,
que van desde la escasez de alimentos y el transporte hasta el alto
costo de servicios privados.

El turismo es una de las principales fuentes de ingreso de divisas a las
arcas del gobierno comunista cubano. En 2016 aterrizaron en la isla
alrededor de 4 millones de turistas, una cifra récord que representa un
6% más del número de esperado y un incremento real del 13% respecto a 2015.

Autoridades han dicho que para el 2017, calculan un incremento de otros
100.000 visitantes extranjeros.

Este comportamiento contrasta con un evidente déficit de infraestructura
para hacer frente a la demanda que genera el sector.

“En la medida que se va generando un mercado que está focalizado en el
turismo, por un lado aumenta la escasez de productos, y por otro en el
mercado que de alguna manera todavía opera para el ciudadano cubano los
precios alcanzan tasas que se corresponde con la oferta y la demanda”,
dijo el periodista independiente de Cienfuegos, Alejandro Tur Valladares.

Nilo Alejandro Gutiérrez, periodista independiente de Morón dijo que el
turismo ha disparado los precios de los productos alimenticios y también
de las viviendas que antes “estaban mucho más baratas”.

Otros sectores sensibles han estado expuestos a las consecuencias del
creciente mercado turístico cubano.

La pedagoga independiente, Yorsikelin Sánchez, que visita con frecuencia
el polo turístico de Trinidad, habló a Radio Martí de cuánto se ha
encarecido la vida para un ciudadano común con el boom del turismo.

“Transportarnos a Trinidad a mi me cuesta entre 50 y 60 pesos en moneda
nacional. Ya han catalogado eso como si todo el mundo fuera turista (…)
siempre intentan vender los productos tanto alimenticios como
culturales, artesanales, en un precio en un poquito más caro, te estoy
hablando desde la transportación de un bicitaxi hasta un alimento”.

“Tengo información de que hasta los repasadores también en vez de cobrar
50 pesos que cobran por niños, ya son de 3 a 4 CUC (…) Las cuidadoras de
niños que están dentro de las casas, como le mandan a veces artículos de
afuera porque hay muchas personas que han emigrado, ya tienen hasta
castillos inflables y esas cosas y por el cuidado de cada niño te cuesta
de 20 a 40 CUC, o sea que estamos hablando de 1.000 pesos”, dijo Sánchéz.

[Escrito por Rosa T. Valdés, con reporte de Adriel Reyes]

Source: Se encarece la vida de los cubanos en las zonas turísticas –
www.martinoticias.com/a/cuba-turismo-crecen-precios-de-productos-servicios-basicos/147719.html

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/se-encarece-la-vida-de-los-cubanos-en-las-zonas-turisticas/feed/ 0
Hotel Manzana… de la discordia http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/hotel-manzana-de-la-discordia/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/hotel-manzana-de-la-discordia/#respond Mon, 26 Jun 2017 17:33:05 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=174361

Hotel Manzana… de la discordia
Entre pactar o combatir al emporio Kempinski se debate la cuestión
socialista cubana
Lunes, junio 26, 2017 | Pedro Manuel González Reinoso

VILLA CLARA, Cuba.- La mayoría de los nacionales que nunca podrán poner
un pie dentro del polémico sitio —por razones de dinero o
(des)vergüenza, tal como anteponía el díscolo Chibás— está dividida
entre quienes creen —falsa u honestamente— que es imprescindible para el
país desarrollista que vendrá que existan espacios elitistas para ricos
riquísimos, y los que abominan —secreta o públicamente— de las políticas
del estado catatónico nacional arrogadas ante el último suspiro.

Eduardo, antimachadista que había fundado el Partido Ortodoxo
decepcionado del Auténtico anterior, con apenas 18 años, participó en la
manifestación del 17 de diciembre de 1925 exigiendo la libertad de Julio
Antonio Mella, ese prócer cuyo busto arrancado ayer de la expropiedad
del banquero Pedro Gómez Mena por “carecer de valores esculturales” ha
armado escandalito entre genuinos indignados, intelectuales a la fuerza
y amanuenses versados —como Ciro Bianchi Ross—. Si algún heredero vivo
de don Pedro estuviese alerta, la extorsión le habría arañado también su
carapacho. Y tendríamos sobre el tapete comparsa de plañideras.

Al ser detenido por la fuerza pública en el exuberante Parque Central
(ahora desarbolado), Chibás enfrentó a los uniformados gritándoles:
“¡Una Constitución escrita con la sangre de Maceo y Martí debe ser
respetada!” No imaginaba el insigne patriota, defensor a ultranza de
Ramón Grau San Martín a pesar de su fama de pájaro, la maraña
constitucional que aparejarían después sus sucedáneos —próceres de
pluma, discurso y pacotilla—, y que fuera refrendada a perpetuidad en
versión estoica desde mediados de la segunda mitad del XX por un pueblo
zombi e indestetable, ya sin Maceo ni Martí tiñéndole con el ejemplo
acápites de coagulada gloria por ninguna rajadura de la teta.

Lo peor y menos provechoso de tal querella, sería entablar un
hipotético/peripatético debate a escala participativa nacional, porque a
las autoridades regentes les interesa un comino hacerlo aunque el pueblo
patalee, blasfeme y ruja. Siquiera lo intentarían con adeptos fieles e
incondicionales ideológicos al efecto “socialismo democrático”, porque
la incondicionalidad económica —que es suerte de matriz de las modernas
virtudes—, hace mucho que voló del nido igual que el negro cucú.

Una de las razones morales que mueven a la reyerta verbal actual reside
en los precios —exorbitantes para el cubiche timorato o comunes a
foráneos acostumbrados al lujo incosteable y ajeno— de la merchantería
primermundista que en galerías de los bajos se ostenta. A nadie
interesará hospedarse nunca en suite presidencial de varios miles la
noche, porque pocos alcanzarían ni en sueños semejante investidura.

No habrá en largo tiempo “tra(d)ición” de vuelta

Puesto que la senda comercial diseñada al paseante raso es la única
posible desde el suelo, la ascensión de cederistas informantes a los
pisos hospederos estaría cooptada por un regimiento de bultos
infranqueables.

¿Se acostumbrarán los reacios del patio a esta cosmovisión llana del
mundo adelantado entrando “sin permiso” en casa pobre —pero “alegre y
bonita”—, y al entreguismo usurero que practican los mismos que azuzan
repudios y vendettas contra neo-plattistas/anexionistas bajo el
(des)orden caótico de sus finanzas domésticas?

Pasará el tiempo y lo que hoy alarma e indigesta a muchos, mañana será
pan comido. No resultará fácil entender lo que hasta hace poco fuera
contravención punible y posterior arresto. O algo aún más alarmante: que
haya una contrarrevolución abiertamente declarada desde dentro de sus
filas al monolítico bloque ideológico y sus dogmas, el que
periódicamente refunde el status acomodaticio dentro del cachivache
partidista. En pos de disolver —no resolver— incordios a cualquier
precio, hasta los inf(l)amantes harán lo que sea.

Empero, para abastecer piscinas, descargar baños y sofocar vanos conatos
internistas, una exclusiva flotilla de blanquísimas pipas —como mofetas
de palacio en traslación helvética—, descargan diariamente alud de aguas
buenas en barrio tan sediento y malo, el mismo que fotutea de vez en
cuando a la estatua del acuimensor Francisco de Albear cuando arrecian
escaseces, pero que sigue con sus fosos secos aún después de desmontada,
encalada y puesta a punto “manzanero”.

La fruta será mordida por muchos menos ávidos de lo que se haya estimado
ingresarían al círculo infernal, quizá porque fue remodelada con
indostana ayuda, pensando en la huyuya yanquilandia postrumpista y sus
vasallos viajantines.

Todo que ver con el reestrenado Cuban way of life, o sea, con el real
modus vivendi de Nomenclatura & Allegados, los nuevos acaparadores de
propiedades y riquezas (“ilícitas”) que serán públicamente decapitados,
en fin, sustitutos de vacantes que en molote glotón jamás creyeron en la
factibilidad del paraíso terrenal ni en el celestial veneno de la
serpiente. Así que apresuraron el banquete —para nada platónico— frente
a los pobres pobrísimos.

Que se haga, pues, puro jugo, La Manzana.

Source: Hotel Manzana… de la discordia CubanetCubanet –
www.cubanet.org/opiniones/hotel-manzana-de-la-discordia/

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/hotel-manzana-de-la-discordia/feed/ 0
Los negros siguen siendo mayoría en ‘los sectores económicos menos beneficiosos’ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/los-negros-siguen-siendo-mayoria-en-los-sectores-economicos-menos-beneficiosos/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/los-negros-siguen-siendo-mayoria-en-los-sectores-economicos-menos-beneficiosos/#respond Mon, 26 Jun 2017 17:00:03 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=174358

Los negros siguen siendo mayoría en ‘los sectores económicos menos
beneficiosos’
AGENCIAS | La Habana | 25 de Junio de 2017 – 20:51 CEST.

“En todas las épocas, las personas negras han estado vinculadas a los
sectores menos beneficiosos desde el punto de vista económico” en la
Isla, dijo el escritor Tato Quiñones durante un panel dedicado a
analizar la historia de los debates raciales al interior del movimiento
obrero cubano, reporta la agencia IPS.

Convocado por el grupo Anamuto, que integran la Cátedra de Pensamiento
Haydée Santamaría, el Consejo Supremo Abakuá de Cuba y el Grupo
Chequendeke (oficialistas), el debate se realizó el viernes en la
Sociedad de Torcedores de La Habana, ubicada en el barrio de Cayo Hueso.

“Dirigir la mirada al pasado y analizar las relaciones entre el
movimiento obrero y la llamada cuestión racial en Cuba puede ser útil
para ubicar en perspectiva los retos presentes en este tema”, consideró
Quiñones.

Para el investigador “la obra, la herencia y las enseñanzas de quienes
anteriormente lucharon por sus derechos pueden servir de referencia en
un contexto diferente, pero en el cual también se reproducen patrones
discriminatorios”.

Al respecto, señaló que “aún hoy, con casi seis décadas de Revolución,
es muy difícil encontrar a negros y negras en paladares de alto nivel,
ocupando puestos importantes en los hoteles o en los bares más populares
o exclusivos de la ciudad”.

“En los espacios donde circula más dinero la mayoría de las personas son
blancas”, añadió.

Al respecto, el historiador Mario Castillo apuntó que si bien “en los
últimos años se han desarrollado eventos, debates y otras iniciativas
dedicadas a la temática racial, el tema de la discriminación por color
de la piel en el espacio laboral ha sido poco visibilizado”.

Por otra parte, Raúl Ramos, filósofo y especialista del Archivo Nacional
de Cuba, instó a estudiar con mayor profundidad el legado de líderes
obreros e intelectuales negros, “cuya trayectoria dejó aprendizajes
interesantes para el presente”.

Entre ellos mencionó a José Antonio Aponte, Aracelio Iglesias, Jesús
Menéndez, Juan René Betancourt y Martín Morúa Delgado.

Además, destacó la figura de Evaristo Estenoz (1872-1912), líder y
fundador del Partido Independiente de Color (1908-1912), a quien
calificó de “héroe vilipendiado en su tiempo por una sociedad racista y
prácticamente olvidado en la actualidad”.

En el conversatorio, Tato Quiñones también criticó la “escasa y
maltratada” representación de las personas negras en la prensa cubana.

“Tomé dos periódicos Granma y Juventud Rebelde al azar y encontré que
entre más de 30 fotografías, solo aparecen cuatro personas negras, en
todos los casos deportistas, lo que además contribuye a reafirmar
estereotipos”, dijo el ensayista mientras sostenía en la mano un
ejemplar de cada diario, ambos con fecha del miércoles 21 de junio de 2017.

La comunicadora Haled Martínez comentó su preocupación con que los
esfuerzos que se hacen por “sacar a la luz” la problemáticas raciales
“no lleguen a nada”.

A su juicio, “no es tanto una cuestión de silencio o ausencia de voces,
sino de sordera, porque hay bibliografía, investigaciones y testimonios,
pero todo eso sigue sin llegar a quienes deciden, o peor aún, llega y no
tiene ninguna repercusión”.

El Gobierno esquiva el debate sobre el racismo en Cuba y mantiene que la
Revolución acabó con ese problema, aunque los negros sean mayoría en las
cárceles y en los barrios más pobres.

Las organizaciones de la sociedad civil que denuncian el racismo en
foros nacionales e internacionales y mantienen una crítica frontal a la
postura del Gobierno son sistemáticamente reprimidas.

Source: Los negros siguen siendo mayoría en ‘los sectores económicos
menos beneficiosos’ | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1498416679_32120.html

No tags for this post.]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/los-negros-siguen-siendo-mayoria-en-los-sectores-economicos-menos-beneficiosos/feed/ 0
Sweating Is Not For Cuba’s New Rich http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/sweating-is-not-for-cubas-new-rich/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/sweating-is-not-for-cubas-new-rich/#respond Sat, 24 Jun 2017 17:04:23 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=174330

Sweating Is Not For Cuba’s New Rich

14ymedio, Zunilda Mata, Havana, 20 June 2017 — The passenger complains
of the heat while frantically moving the fan. “In a few days I will
install an air conditioning,” justifies the taxi driver and adds that he
will charge “higher fares.” In summer everyone dreams of
air-conditioning their rooms or vehicles, but whether or not one suffers
the heat depends on the pocketbook.

In 2013, after eight years of prohibition, the government authorized
travelers to import air conditioners, electric stoves, refrigerators and
microwave ovens. It was the starting shot for an avalanche that invades
the airports, the port terminals and the shipping agencies to Cuba.

“Six ‘splits’ (air conditioners) came on that flight,” said an employee
of Terminal 3 at José Martí International Airport in Havana. The plane
from Cancun, a route greatly appreciated by the mules, also brought a
dozen flat-screen TVs, eight minibars and two desktop computers.

Among the boxes that are piled around the luggage belt are the units
that will be placed inside rooms and others that will be placed on a
roof or an outer wall, a cruel irony, because in the main airport of the
country travelers complain about the heat and drip fat beads of sweat
while waiting for their suitcases.

“It is difficult to know the number of AC units entering each day,” says
the employee. “It is rare that a flight arrives from Panama, Mexico or
any other nearby country that comes without at least two devices.” In
the lines to pay for overweight luggage and the import of domestic
appliances one sees the new arrivals loaded with bundles.

Permanent residents in Cuba, national or foreign, can import two air
conditioners of up to one-ton capacity on each trip. On the first
occasion only – over the space of a year — they pay tariffs in Cuban
pesos at a price ranging from 150 to 200 CUP (roughly $6 to $8 US). For
additional imports they pay that amount in convertible pesos (CUC –
roughly $150 to $200 US).

The business is booming. Even paying in CUC the traveler can resell a
one-ton air conditioner on the black market for about 650 CUC, for a
device that originally cost less than 350 dollars. The brands that enter
most frequently are Midea, LG, Carrier, Royal, Daewoo and
Prestiger. Prices have fallen by up to 30% since the imports were
authorized and given the volume of supply that trend will continue.

State stores try to compete with the “under the counter” sales but have
higher prices, fewer models and shortages that make the supply unstable.

The air conditioners have slowly been incorporated into the landscape of
cities and towns. If before the economic relaxations they were installed
discreetly, now with a more open economy the tendency is to exhibit them.

“The people living there have cash,” says Igor, a pedicab driver who
waits for his clients in the vicinity of the Plaza de Carlos III. While
pedaling and showing some parts of the city, the cyclist glances at
these signs of families with money. “Wherever there is an air
conditioner they are affluent,” he muses. Not only does acquiring one of
these devices mark membership in a social group, the most difficult
thing is to pay for its operation.

Much of the electricity supply remains subsidized. “The average monthly
consumption in the residential sector in 2013 was approximately 180 KWh
per customer,” said Marino Murillo. For that amount a consumer pays
36.60 CUP, “while the cost to the state is 220 CUP,” said Cuba’s vice
president.

Keeping a one-ton air conditioner on all night can trigger electricity
consumption above 400 CUP monthly, the entire salary of a
professional. However, many families decide to do so, overwhelmed by the
heat or because they want to rent rooms to foreigners.

“Air conditioning and hot water cannot be lacking in this business,”
says Rocío, who operates a colonial hostel in Trinidad with his
mother. With three rooms for rent, each with AC, minibar and television,
the entrepreneurs pay a four-digit electricity bill. They consider that,
even so, it “brings in business” in an area with a high occupation rate
throughout the year.

In November 2010, a new progressive electricity rate began to be
imposed, which imposes a penalty of up to 300% on households that
consume more than 300 KWh per month, a situation that has triggered
electricity fraud.

An engineer from the Electricity Company in Havana told 14ymedio about
the new ways in which citizens seek to steal electricity. Before there
were “visible” cables that were easy to detect or they tampered with the
meters in a way that technicians noticed right away, but now they
conspire with the workers who repair the streets and get the cables
installed underground.

In 2013 the Cuban government authorized travelers to import air
conditioners, electric stoves, refrigerators and microwaves. (J. Cáceres)
The specialist says that there are “people whose homes abut state
entities and they steal electricity from a company, a warehouse, a
carpentry workshop or even a polyclinic.” He says that almost always “it
is a cases of people who have some highly customer-based business, like
an electric oven to make pizzas, a body shop, a private restaurant or a
lot of air conditioners.”

The engineer recalls a family in which “even the youngest children had
AC in their room and left it on all day.” A neighbor reported the
situation when he learned that they paid a very low electricity
rate. The complaint brought the inspectors and they discovered that the
meter was tampered with. In addition to the fine “they had to pay
retroactively all that they owed.”

To counter fraud, analog meters were replaced by digital ones and in
some areas of the country they are being changed again for new ones with
infrared technology. But the tricks are inexhaustible.

“The upstairs neighbor lives alone and is retired, and he passes the
cable with electricity to me and in return I also pay for his
consumption,” says a prosperous entrepreneur who runs a coffee shop on
Zanja Street. “So I share the consumption and it’s not as expensive”
because it prevents all the kilowatts going on a single account with the
consequent progressive surcharge.

The customer has three air conditioners installed throughout the
house. “Without this you can not live here, because this house hardly
has windows to the outside and the kitchen of the business generates a
lot of heat,” he explains. He bought the devices in the informal market
and is waiting for them “to lower prices a little” to buy a room.

“It is not the same to be Cuban with a fan as it is to be a Cuban with
AC,” he reflects. “The first one is irritated but the second is less
stressed because he has air conditioning.”

Source: Sweating Is Not For Cuba’s New Rich – Translating Cuba –
translatingcuba.com/sweating-is-not-for-cubas-new-rich/

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/sweating-is-not-for-cubas-new-rich/feed/ 0
Más tiendas en divisas son controladas por militares, habaneros opinan http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/mas-tiendas-en-divisas-son-controladas-por-militares-habaneros-opinan/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/mas-tiendas-en-divisas-son-controladas-por-militares-habaneros-opinan/#respond Sat, 24 Jun 2017 16:37:41 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=174317

Más tiendas en divisas son controladas por militares, habaneros opinan
junio 23, 2017
Adriel Reyes

GAESA extiende el control de las divisas controlando los comercios que
operan con moneda convertible.
Muchos de los pequeños comercios que comercializan en divisas en La
Habana están pasando a manos de las Tiendas Recaudadoras de Divisas
(TRD), -controladas por el consorcio militar GAESA-, dijeron residentes
de la capital que expeculan sobre los eventuales razones del cambio.

Empresas militares están a cargo de gran parte de la economía cubana,
sobre todo en sectores clave como el turismo.

“Todas las tiendas de La Habana, todas, van a pasar a la cadena TRD que
es de las FAR”, dijo el periodista Mario Echevarría, a Radio Martí.

“Incluso algunos hoteles también van a pasar a la firma comercial de las
Fuerzas Armadas”, expresó.

Echevarría dijo que “ha llamado mucho la atención” la militarización de
este sector.

“Se supone que haya más rigor, que haya menos robos, se supone no,
porque en la práctica muchas veces es peor”, opinó.

La activista Ada López, de La Habana, comentó a Radio Martí algunos de
los rumores sobre el asunto.

“No sé cuál es el motivo por el que estan pasando a TRD, muchos dicen
que los empresarios que estaban eran españoles y no están contentos
porque el gobierno les debe una cantidad de dinero, no se la han pagado
y van a cerrar”, dijo López.

El joven opositor Félix Llerena restó importancia al tema, alegando que
poco cambia dicho traspaso a los militares.

“Todas estas tiendas, por un nombre o por el otro, (el dinero) al final
va a parar a las FAR, a los militares (…) todo va al mismo bolsillo, al
bolsillo del régimen cubano”, comentó.

(Escrito por Rosa T. Valdés, con reporte de Adriel Reyes)

Source: Más tiendas en divisas son controladas por militares, habaneros
opinan –
www.martinoticias.com/a/cuba-tiendas-divisa-traspaso-trd-gaesa-militares-/147500.html

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/mas-tiendas-en-divisas-son-controladas-por-militares-habaneros-opinan/feed/ 0
En Cuba duermen bien: asesinos, secuestradores, terroristas, los fugitivos de EEUU http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/en-cuba-duermen-bien-asesinos-secuestradores-terroristas-los-fugitivos-de-eeuu/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/en-cuba-duermen-bien-asesinos-secuestradores-terroristas-los-fugitivos-de-eeuu/#respond Sat, 24 Jun 2017 16:06:06 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=174303

En Cuba duermen bien: asesinos, secuestradores, terroristas, los
fugitivos de EEUU
junio 23, 2017
Rolando Cartaya

La Habana les llama “luchadores sociales”, pero sus expedientes
policiales confirman lo que dijo en Miami el presidente Trump: “mientras
encarcelaba a personas inocentes (Castro) albergaba a asesinos de
policías, secuestradores y terroristas”. Qué hicieron, cómo huyeron y
qué vida llevan en Cuba.
La Habana les llama “luchadores sociales”, pero sus expedientes
policiales y judiciales confirman lo que dijo sobre ellos el viernes en
Miami el presidente Donald Trump: “mientras encarcelaba a personas
inocentes (el régimen de Castro) albergaba a asesinos de policías,
secuestradores y terroristas”.

Y no sólo. También salteadores de bancos o furgones de transporte de
dinero, como Cheri Dalton y Víctor Gerena; y otros de cuello blanco,
responsables de fraudes multimillonarios y tráfico de drogas, como
Robert Vesco.

Son poco más de 70 los que integran el grupo de los que se podría llamar
los “históricos” (en la isla ha buscado amparo una nueva generación de
delincuentes buscados en EE.UU. por fraudes al Medicare, las tarjetas de
crédito y las aseguradoras, drogas y lavado de dinero etc., casi todos
cubanos).

En su mayoría son secuestradores de aviones: entre 1968 y 1973, cuando
La Habana firmó un acuerdo con el gobierno de Richard Nixon para impedir
y castigar la piratería aérea, hubo 90 intentos de desviar aviones hacia
Cuba, principalmente protagonizados por estadounidenses. Pero al menos
siete son los presuntos responsables de las muertes de policías en
tiroteos o asaltos, o de civiles como resultado de actos terroristas.

Del núcleo histórico, a algunos como Vesco y William Lee Brent la muerte
les llegó siendo ya ancianos en su santuario caribeño. Sólo uno, William
Potts tuvo el valor de regresar y enfrentarse a la justicia
estadounidense. Casi todos se “aplatanaron” a la penosa vida de la isla,
unos con más suerte que otros.

Sin embargo, como demostró una reciente investigación de Martí Noticias
sobre uno de ellos, Ronald (Ishmael Ali) LaBeet, para los cubanos entre
los cuales habitan suelen ser una incógnita: ni siquiera está claro si
son “yumas” o jamaiquinos, ni de qué viven (algunos compiten con ellos
en la “lucha” cotidiana), pero sobre todo no se sabe por qué fueron a
parar allí. Son virtualmente otro secreto de Estado.

Ese conveniente anonimato ha sido roto en algunos casos, como el de la
ya célebre JoAnne Chesimard, gracias a la tenacidad de los familiares y
amigos de las víctimas en denunciarlos y exigir justicia.

Pero sin duda hasta los más anónimos y olvidados se asustaron mientras
veían a los dos gobiernos acercarse en el último mandato del
expresidente Obama, y también el año pasado, cuando dejó de existir su
principal padrino y garante, el exgobernante cubano Fidel Castro.

No era para menos, Si fueran entregados a la Justicia de Estados Unidos
enfrentarían condenas a prisión (según las leyes de EE.UU. como mínimo
eludieron ilegalmente un proceso judicial); y los más buscados podrían
recibir desde severas condenas de cárcel hasta cadena perpetua o una
inyección letal.

A continuación presentamos un resumen de lo que se sabe de los más
connotados, qué hicieron, cómo huyeron y cómo ha sido su vida en Cuba,
así como una lista completa, pendiente de actualización, de la Oficina
Federal de Investigaciones (FBI).

Es la más conocida de todos, tanto, que fue el único nombre de la lista
mencionado por Trump en su reciente discurso. En algún momento se ha
sugerido canjearla a Cuba por la espía cubana del Pentágono Ana Belén
Montes. Es la única mujer en la lista de los diez terroristas más
buscados por el FBI y por su captura se ofrece una recompensa de $ 2
millones, Se le busca por acto terrorista, terrorismo doméstico, huída
ilegal para evitar confinamiento y asesinato.

Joanne Chesimard era miembro del radical Ejército Negro de Liberación
(Black Liberation Army) cuando, según la fiscalía de Nueva Jersey, se
desató en mayo de 1973 un tiroteo en la autopista Turnpike entre ella y
dos camaradas suyos de un lado, y del otro dos patrulleros estatales que
les habían ordenado arrimar el auto por un problema técnico con una luz.
En la refriega uno de los agentes, Werner Foerster, fue herido en un
brazo y cayó al suelo. Chesimard, dicen los fiscales, lo remató con dos
disparos a la cabeza.

En 1977 ella fue declarada culpable de asesinato en primer grado y otros
delitos y condenada a cadena perpetua. Menos de dos años después, se
fugó de la cárcel con ayuda de elementos radicalesy vivió en la
clandestinidad antes de reaparecer en Cuba en 1984 bajo el alias de
Assata Shakur.

Antes del asesinato de Foerster ella ya había tomado parte en tres robos
a mano armada, incluido el de un banco; un secuestro, un asesinato y dos
intentos de asesinato de agentes de policía.

Su figura ha sido presentada en forma romántica tanto por la propaganda
castrista como por círculos radicales de EE.UU. El diario The Washington
Post ha reportado que, si bien por un tiempo su nombre aparecía en la
guía de teléfonos de La Habana y era visitada por peregrinos de “la
causa”, luego se esfumó de la escena pública cubana. Tendrá ahora entre
65 y 70 años, pues aparece en documentos públicos como nacida en 1952 y
en 1947.

Cheri Laverne Dalton (Nehanda Abiodun)

Los cultivadores cubanos del hip-hop la llaman “la madrina” por su apoyo
al movimiento, pero probablemente desconocen los antecedentes penales de
esta alta y agraciada morena, ahora cercana a los 67 años, y considerada
peligrosa por el FBI. Los federales conocen que ella formaba parte de un
pequeño grupo de veteranos de la izquierda radical negra que se hacía
llamar La Familia. A fines de los años 70 se dedicaron a robar a punta
de pistola vehículos blindados de transporte de dinero en los suburbios
de Nueva York, para autofinanciarse. Se dice que ella conducía los autos
que usaban para escapar.

En uno de estos robos, ocurrido el 21 de octubre de 1981 en Nanuet,
Nueva York, contra un furgón de la empresa de seguridad Brinks,
escaparon con $ 1,6 millones, pero antes dieron muerte a dos agentes de
policía y un guardia de seguridad, e hirieron a otro policía y dos
guardianes. En noviembre de 1982, un jurado investigador federal del sur
de Nueva York acusó formalmente a Dalton de violaciones de la Ley RICO
sobre organizaciones criminales; interferencia al comercio interestatal
mediante robo; obstrucción de la justicia; robo de banco a mano armada;
asesinatos cometidos durante robo de un banco; y ayudar e incitar al delito.

Dalton vivió ocho años en la clandestinidad en EE.UU. y finalmente huyó
a Cuba a través de un tercer país. Se cree que ella estaba entre quienes
ayudaron a Chesimard a escapar de la cárcel. La ficha del FBI precisa
que ha estado vinculada al movimiento de hip-hop cubano.

El diario Washington Post reporta que Dalton, una graduada de la
prestigiosa Universidad de Columbia en Nueva York, lleva en Cuba una
vida ordinaria, en un pequeño apartamento de un suburbio distante del
centro de La Habana (El 26 del edificio 36 del reparto Guiteras, según
el investigador Luis Domínguez). Cuando tiene algún dinero, producto de
alguna remesa que recibe o de seminarios sobre Cuba y el hip-hop que
ofrece a visitantes, se conecta a Internet, pero pasa los mismos
trabajos que cualquier cubano con el dinero, los alimentos y el transporte.

William Lee Brent (fallecido)

En Cuba desde 1969, Brent, un ex miembro del Partido Panteras Negras,
falleció en la isla de una neumonía en 2006. Era entonces el extremista
afroamericano que más años había vivido en la isla. Aunque blasonaba de
haber sido guardaespaldas del líder del partido, Eldridge Cleaver, lo
cierto es que Cleaver lo expulsó de la organización por “bandido”.

Nacido en Louisiana en 1931, pasó su adolescencia en Oakland, California
vendiendo drogas y cometiendo delitos menores. Se enroló con un
certificado falso de nacimiento en el Ejército y fue dado de baja ocho
meses después. En 1955 fue condenado, por robo a mano armada y robo de
auto, a siete años de cárcel que pasó en la prisión estatal de San Quintín.

Luego de tener problemas en el partido por su inclinación a las drogas y
la bebida, Cleaver lo expulsa en noviembre de 1968, después que Brent y
dos cómplices asaltaran una gasolinera en el área de la bahía de San
Francisco usando una furgoneta marcada con el nombre de los Panteras
Negras. Durante el incidente, Brent hirió a uno de los agentes
policiales que acudieron al lugar.

Luego de salir en libertad bajo fianza en junio de 1969, sacó un pasaje
en el vuelo 154 de Trans World Airlines de Oakland a Nueva York, y le
puso un revólver calibre 38 en la cabeza al piloto para que lo llevara a
Cuba. Era una época en que los secuestros de aviones a Cuba eran tan
frecuentes que una caricatura presentaba a una azafata preguntando a un
pasajero “¿Café, té… o Cuba?”.

Las autoridades cubanas lo enviaron a la cárcel por 22 meses pero luego
le empezaron a dispensar el tratamiento de alfombra roja reservado a los
“hermanos revolucionarios”, hospedándolo en el Hotel Nacional. Brent, un
autoproclamado intelectual, escribió en la isla el libro “Long Time
Gone” sobre su breve carrera como revolucionario y su largo historial
como fugitivo.

Según el Washington Post, vivía entre libros y papeles en uno de los
mejores barrios de La Habana, en un apartamento mejor que los domicilios
de todos los demás fugitivos. Sus pares lo consideraban un fanfarrón
ególatra y pomposo.

Charlie Hill

Veterano de Vietnam, Hill es buscado por el asesinato de un policía de
Nuevo México y el secuestro de un avión de TWA. Pertenecía en 1971 a un
grupo llamado Republic of New Afrika que pretendía establecer por la vía
armada una nación negra escindida de la Unión en el sureste de los
Estados Unidos.

A Hill le ordenaron transportar junto con dos camaradas, Michael Finney
y Ralph Goodwin, un alijo de armas y explosivos desde San Francisco
hasta Jackson, Mississippi. Cuando iban acercándose a Albuquerque, Nuevo
México, el exceso de velocidad de su auto llamó la atención de un
patrullero estatal, Robert Rosenbloom. El agente encendió las luces y la
sirena, les ordenó detenerse y luego salir del auto, y les pidió que
abrieran el maletero, donde llevaban las armas “Entonces recibió un
disparo”, ha contado Hill, sin hacerse responsable de la muerte de
Rosenbloom.

Se escondieron mientras pudieron en la ciudad, de ahí huyeron al
desierto y decidieron pedir por teléfono el servicio de una compañía de
camiones de remolque. Cuando el conductor llegó, lo encañonaron y le
ordenaron dirigirse a uno de los extremos del aeropuerto local. En la
época todavía se abordaban los aviones en la pista. Cuando el vuelo 106
de TWA empezó a abordar, le dijeron al conductor que embistiera la cerca
y se dirigiera a la aeronave.

Con los secuestradores a bordo, el avión hizo una escala en Tampa para
tomar combustible y de ahí partió hacia La Habana.

Charlie Hill, buscado en EE.UU. por el asesinato de un patrullero de
Nuevo México, vive en Cuba desde 1971
El Post cuenta que Hill se hizo en Cuba creyente de la santería, que
pasó por los rigores del Período Especial post-soviético y que ahora se
gana la vida como “bulevardero”, compitiendo con los cubanos por el
favor de los turistas en La Habana Vieja, con la ventaja de su inglés;
les vende habanos, les lleva adonde los babalawos para que les adivinen
el futuro con sus caracoles; y luego hace el resumen del día bebiéndose
seis o siete cervezas. (El editor del Post Eugene Robinson dice que Hill
vivía con Jacquelín, una cubana del interior 20 años más joven que él, y
con su hijo, en un pequeño apartamento de un suburbio de La Habana. Un
día llegó a la casa y Jacquelín se había ido con el niño, todas sus
cosas y el televisor de él).

Los cómplices de Hill, Ralph Goodwin y Michael Finney, murieron en Cuba:
el primero, se dice que ahogado en una playa de La Habana, y el segundo,
de cáncer.

En 1999 Hill le dijo a un reportero del Washington Post que no tenía
remordimientos por haber dado muerte a Rosenbloom, quien dejó una esposa
viuda y dos hijas menores huérfanas de padre. “Nunca me he sentido
culpable por ese policía”, dijo

William Guillermo Morales

William Morales era miembro, según el FBI, de las independentistas
Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) puertorriqueñas, un grupo
terrorista que perpetró más de 100 atentados con bombas, confeccionadas
en su mayoría por él con segmentos de tubería. Los estallidos causaron
varias muertes, numerosos heridos y millones de dólares en daños.

Morales perdió varios dedos y un ojo en 1978 al estallarle en las manos
una bomba que estaba fabricando. Fue condenado a 99 años de cárcel luego
de establecerse su participación en dos explosiones en Nueva York, una
de ellas la perpetrada en 1975 con 10 libras de dinamita en la histórica
Fraunces Tavern, en la que murieron cuatro personas y 63 resultaron
heridas; y una segunda en 1977 que dejó una persona muerta.

Noticia del atentado en la histórica Francis Tauvern, perpetrado por las
FALN puertorriqueñas en 1975
Morales escapó en 1979, mientras recibía tratamiento por sus lesiones,
del pabellón de presos del Hospital Bellevue en Nueva York. Consiguió
llegar a México donde las autoridades le enviaron a prisión por varios
años en relación con un delito no relacionado (un tiroteo en el que
murieron tres personas).En 1988 fue liberado y se le permitió viajar a Cuba.

El historiador Jon Lee Anderson, autor de una conocida biografía del Che
Guevara, ha contado en The New Yorker que había conocido a Morales
durante su condena en México, en un penal llamado Reformatorio del
Norte. Luego, en 1999, se lo reencontró en el Aula Magna de la
Universidad de La Habana, formando parte de un público rigurosamente
seleccionado, ya que iban a estar presentes Fidel y Raúl Castro y otros
miembros del Buró Político del Partido Comunista, para escuchar un
discurso del entonces recién investido presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Según el investigador cubanoamericano Luis Domínguez, Morales vive en 37
# 208 apartamento 3, en la zona congelada y reservada para dirigentes
del Nuevo Vedado.

Junto con Morales, fue condenado por el atentado de Francis Tauvern el
también miembro de las FALN Oscar López Rivera. Dos días después de la
liberación definitiva de López Rivera en marzo de este año, Raúl Castro
le invitó públicamente a visitar Cuba “con los honores y el afecto que
mereces”.

Victor Manuel Gerena

Víctor Manuel Gerena (1958), miembro de otro grupo extremista
puertorriqueño, “Los Macheteros”, es buscado por el FBI en relación con
el robo a mano armada en septiembre de 1983 de $7 millones de una
furgoneta de la empresa Wells Fargo, empresa de la que era empleado. Se
cree que el dinero fue a parar a Cuba.

Según las autoridades estadounidenses, el día del golpe Gerena lo pasó
en Hartford, Connecticut, con sus compañeros de trabajo Timothy Girard y
James McKeon. En algún momento, despojó de su arma a McKeon, esposó y
ató a los dos y les inyectó aspirina y agua para adormecerlos. Luego
depositó los $ 7 millones en el maletero de un auto y escapó con el dinero.

Se ha publicado que Gerena fue luego transportado a México, donde abordó
un avión de Cubana de Aviación con destino a La Habana en el Aeropuerto
Internacional de la Ciudad de México, El FBI ofrece una recompensa de
hasta $ 1 millón por información que conduzca a su captura.

Gerena es el fugitivo que ha permanecido por más tiempo en la lista de
los Diez Más Buiscados por el FBI, desde mayo de 1984 hasta el pasado 15
de diciembre.

Según el diario Hartford Courant de Connecticut, “Los Macheteros”
revelaron involuntariamente que Gerena se refugia en Cuba. El FBI grabó
una conversación secreta sobre el particular, indica.

La información asegura que el grupo pasó de contrabando botín y ladrón a
través de la frontera entre Texas y México, utilizando caletas en casas
rodantes. Una vez en México, funcionarios del gobierno cubano con
estatus diplomático habrían trasladado a Gerena con el dinero a Cuba.

Transcripciones de las conversaciones del grupo subversivo indican que,
para consternación de los radicales puertorriqueños, Cuba se adueñó de
casi la mitad del dinero robado. El exagente de la inteligencia cubana
Jorge Masetti, que desertó en Europa en la década de los 90, escribió en
su libro de memorias “El furor y el delirio”, y dijo a autoridades de
EE.UU., que el gobierno cubano proporcionó $ 50.000 para financiar el
robo. Masetti asegura haber participado en el envío de parte de los $ 7
millones desde la Embajada de Cuba en Ciudad de México a La Habana.

Según el analista retirado de la CIA Brian Latell, “Los Macheteros”, una
facción del Partido Revolucionario de los Trabajadores Puertorriqueños,
vio la luz en la década de 1960, y fue apoyado por Fidel Castro y la
inteligencia cubana. Se cree que Gerena todavía vive en la isla.

Ronald Labeet (Ishmael Muslim Ali)

Ronald LaBeet es, entre todos los fugitivos que hallaron santuario en
Cuba, el que tiene más muertos en su expediente judicial. Incluso más
que el “bombardero” puertorriqueño Morales.

LaBeet militó en los Panteras Negras después de recibir una baja
deshonrosa del Ejército estadounidense durante la guerra de Vietnam.
Después, volvió a las Islas Vírgenes estadounidenses, de donde es oriundo.

El 6 de septiembre de 1972, él y otros cuatro jóvenes.bajo su mando
salieron armados, enmascarados y vestidos con ropa militar, de los
arbustos del campo de golf Fountain Valley, una propiedad de la
multimillonaria familia Rockefeller en la isla de St. Croix.

Según informes sobre lo sucedido, primero encontraron a cuatro
residentes de Miami, dos parejas que pasaban allí sus vacaciones y que
se disponían a volver a su hotel en un Toyota alquilado. Les ordenaron
bajarse del auto y arrodillarse, y sistemáticamente los fueron
ejecutando con una escopeta de cartuchos y pistolas de calibre .45 y 9mm.

Luego rociaron a balazos el bar situado en la terraza del clubhouse,
dando muerte a otras cuatro personas. Según testigos, durante la masacre
gritaban insultos raciales y anti-blancos. ? Luego huyeron con 731
dólares tomados de la caja registradora y efectos personales de los
asesinados.

Cada uno fue condenado en 1973 a ocho cadenas perpetuas consecutivas por
asesinato en primer grado más otras sanciones por un total de 70 cargos.
Durante el juicio, LaBeet escupía despectivamente.

Según el FBI, años más tarde, el 31 de diciembre de 1984, mientras era
trasladado de St. Croix a una prisión en Nueva York, LaBeet se hizo con
una pistola que alguien escondió en el baño del avión, para secuestrar
el vuelo 626 de American Airlines y desviarlo hacia La Habana, Cuba.

A partir de ahí las autoridades estadounidenses le habían perdido la
pista. El cartel del FBI dice “puede que resida en Cuba con su esposa e
hijos”. Hasta que una periodista de St.Thomas, Islas Vírgenes
estadounidenses, supo de su paradero en abril de 2015 durante una visita
a Cuba, por un canadiense que suele vacacionar con un grupo de amigos en
la Mayor de las Antillas. Posteriormente el fugitivo fue el centro del
documental de 2016 The Skyjacker’s Tale, una reconstrucción del
secuestro del avión para la cual el cineasta canadiense Jamie Kastner
pudo contar con lo que le dijo en persona en Cuba el propio LaBeet.

Una investigación de Martí Noticias ubicó a Alí LaBeet en la ciudad de
Las Tunas, en la provincia cubana del mismo nombre. Residía en el
edificio 25 del reparto Buenavista, frente a la filial universitaria de
la ciudad.

Según las fuentes de Martí Noticias la gente lo conocía en la zona como
“Alí” o “El Jamaicano”. Su compañera sentimental es una joven llamada
Liuris, bailarina del cabaret “Taíno” de Las Tunas. Durante un tiempo se
buscó la vida como profesor de idiomas. Aparece en algunas fotos con
collares de santería al cuello, bebiendo con elementos delictivos de la
zona (en Cuba, “Alí” cumplió siete años de cárcel por el secuestro del
avión). Suele acompañar y probablemente servir de intérprete y guía a
turistas de habla inglesa en el polo turístico de la vecina provincia de
Holguín.

Según le dijo el turista canadiense Bill Chester en abril del 2015 a la
editora del St. Thomas Source,Shaun Pennington, a LaBeet no le gusta
hablar de lo que hizo en 1972 pero sí de política, y se expresa como un
comunista convencido. “Yo soy un revolucionario, no un criminal,”, dice
en el trailer del documental, desde algún lugar de su santuario cubano,
el líder de la ejecución a sangre fría de ocho personas inocentes en 1972.

William Potts

Potts, uno de los últimos secuestradores de aviones hacia Cuba, y el
único que se conoce haya regresado a EE.UU., fue también miembro de los
Panteras Negras. Armado con una pistola desvió hacia la isla en 1984 un
vuelo comercial Nueva York-Miami de la aerolínea Piedmont, esperando,
según ha dicho, poder dirigirse a Sudáfrica para luchar contra el
apartheid. En lugar de ello cumplió 13 años en una cárcel cubana.

Según los documentos de la acusación, Potts “amenazó con hacer volar el
aparato y disparar contra los pasajeros si el avión aterrizaba en
Miami”. Además, exigió la entrega de cinco millones de dólares.

Tras la amenazas, el piloto decidió volar a La Habana, donde autoridades
de la isla entraron en el avión y salieron custodiando al
estadounidense, que fue detenido y condenado a prisión. Al parecer Potts
no reunía las credenciales revolucionarias suficientes para que Cuba
pasara por alto, como lo hizo con otros, la aplicación del acuerdo que
estableció en 1973 con la administración Nixon para impedir y castigar
la piratería aérea y naval.

Una vez cumplida su larga condena, Potts trabajó durante años como
agricultor en Cuba, se casó y tuvo dos hijas

Pero en 2013 hizo algo que no se atrevió a hacer ninguno de los
fugitivos históricos, y que le ganó el mote de “el secuestrador
nostálgico”: sacó un pasaporte estadounidense en la Sección de Intereses
de EE.UU. en la Habana y un pasaje a Miami para comparecer ante la
justicia de su país.

En mayo de 2014 se declaró culpable del secuestro del avión. En julio
fue condenado a la mínima de 20 años de cárcel, pero apeló la sentencia
y tras otorgársele un crédito por los 13 años que estuvo preso en Cuba,
podría salir en libertad después de siete años.

Robert Lee Vesco, calificado una vez por la publicación State.com como
“el rey indiscutible de los financistas americanos fugitivos”,se
convirtió en proscrito en 1973, después de que, al cabo de años de
inversiones arriesgadas y esquemas de crédito dudosos fuera acusado de
fraude de valores para robar un fondo mutualista de más de doscientos
millones de dólares por la Comisión de Acciones y Valores de EE.UU.
Vesco huyó inmediatamente al extranjero y pasó un tiempo entre las
Bahamas, Nicaragua y Costa Rica antes de huir a Cuba, en 1982.

Entre las cosas que dieron notoriedad a Vesco se cuentan un intento de
comprar una isla caribeña en Antigua con el fin de crear un país
autónomo, y diligencias para que se aprobara en Costa Rica una ley que
lo protegería de la extradición.

Tras su llegada a Cuba gracias a una mediación con Castro del ex
presidente costarricense José Figueres, fue confinado a no salir, por
orden de Castro, de la Marina Hemingway de Barlovento, al oeste de La
Habana.

Años después se rumoreaba que Vesco estaba ayudando al gobierno cubano
con sus transacciones financieras internacionales.En realidad, según el
historiador cubano Juan F. Benemelis, Vesco era utilizado por Castro en
actividades de narcotráfico. El autor dice que en Barlovento tenía
Castro fondeado uno de sus yates personales, el Yagüaramas, en el que
salía de pesquería frecuentemente con Vesco. Los contactos de Vesco en
Cuba eran el chileno Carlos Alfonso (Max Marambio), vinculado al
Ministerio del Interior cubano, y el funcionario cubano José Luis Padrón.

Según Benemelis fue él quien reclutó y presentó a cubanos y
nicaragüenses a James Herring, un norteamericano que servía de asesor en
el establecimiento de la producción y el transporte de la cocaína del
cartel de Medellín. Y también, como confirmó en varias ocasiones el
miembro del Cartel extraditado a EE.UU. Carlos Lehder, colaboró en los
esfuerzos del grupo por establecer rutas de la droga a través de Cuba y
Nicaragua.

Vesco fue oficialmente acusado de conspiración para importar cocaína a
Estados Unidos en abril de 1989, el mismo año en que los testimonios de
Lehder y las evidencias recolectadas por la DEA sobre la participación
cubana llevaron a Castro a emprender el caso Ochoa-La Guardia, un
proceso público mediante el cual sacrificó a varios de sus oficiales
para desligar a la cúpula gobernante del narcotráfico

La acusación contra Vesco dice que Lehder le pidió a través de un
mensajero que utilizara su influencia en Cuba para arreglar que sus
avionetas pudieran volar sobre Cuba para contrabandear drogas desde
Nicaragua hasta la isla Andros en las Bahamas. Agrega que Vesco mismo
entregó al mensajero “en presencia de otra persona” un documento con la
aprobación de Cuba para los vuelos.

La carrera delictiva de Robert Vesco, no obstante, no acabaría en una
cárcel de Estados Unidos, sino en una de Cuba. En los años 90 un viejo
amigo, Donald Nixon, sobrino del ex presidente estadounidense, viajó a
Cuba buscando asociarse con el gobierno en la realización de ensayos
clínicos sobre un fármaco desarrollado por un científico estadounidense,
el Trixolan o TX, que se decía fortalecía la inmunidad y podría
eventualmente curar el cáncer, el lupus y el sida.

Vesco presentó a Nixon a Fidel y Raúl Castro y el gobierno cubano acordó
proporcionar instalaciones médicas y laboratorios para llevar a cabo los
ensayos. Luego se afirmó que los resultados de los estudios habían sido
positivos. Vesco se unió con el ex agente de la CIA también refugiado en
Cuba Frank Terpil, y ofrecieron su red de contactos al gobierno cubano.

En nombre del gobierno de Fidel Castro, Vesco reunió a inversionistas de
Europa y América Latina. En 1994, uno de ellos, el italiano Enrico
Garzaroli denunció al Washington Post que había entregado a Vesco 1
millón 200,000 dólares para comercializar la droga a escala
internacional. Cuba obtendría el 40% por concepto de las ventas.Pero
Vesco se habría querido pasar de listo: hizo falsas declaraciones,
mintió acerca de su poder en Cuba; usó instalaciones sin autorización,
todo buscando obtener una buena tajada de la inversión extranjera, y
engañando al gobierno cubano sobre las ganancias reales. Garzaroli
aseguró que el millón 200,000 dólares fue a parar a una cuenta bancaria
en las Bahamas.

Las autoridades cubanas tomaron el control del proyecto y arrestaron a
Vesco, a su esposa, Lidia Alfonso Llauger, una ex funcionaria de la
corporación cubana Cubanacán, y a Terpil. Según la revista mexicana
Proceso, que cita un documento confidencial estadounidense, Washington
hizo un pedido de extradición, que no fue respondido. A Nixon lo
investigaron, pero un mes después lo dejaron ir.

Un venido a menos Robert Vesco es conducido durante su juicio en Cuba
por actividad económica ilícita.
Aunque inicialmente Cuba informó que el financista era un agente de una
potencia extranjera, luego se le acusó de fraude, actividad económica
ilícita, y actos perjudiciales a la economía cubana. Fue condenado a 13
años de cárcel que no cumplió del todo, pues hasta donde se sabe murió
antes de cáncer del pulmón, en la cárcel, en noviembre de 2007.

Aunque existe incluso un registro de su entierro en el Cementerio de
Colón de La Habana, algunos estiman que la suya fue una muerte fingida y
que Vesco está vivo y reside en otro país. El escritor Arthur Herzog,
que lo entrevistó en Cuba para una biografía, dijo a la AP que solo con
una prueba de ADN se convencería.

Cualquier cosa es posible, pues tanto el norteamericano como los Castro
demostraron ser diestros operadores del mundo de las sombras.

Source: En Cuba duermen bien: asesinos, secuestradores, terroristas, los
fugitivos de EEUU –
www.martinoticias.com/a/cuba-duermen-bien-asesinos-secuestradores-y-terroristas-los-fugitivos-de-eeuu/147435.html

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/en-cuba-duermen-bien-asesinos-secuestradores-terroristas-los-fugitivos-de-eeuu/feed/ 0
Lo siento, el dueño busca una persona blanca y joven http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/lo-siento-el-dueno-busca-una-persona-blanca-y-joven/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/lo-siento-el-dueno-busca-una-persona-blanca-y-joven/#respond Sat, 24 Jun 2017 15:48:46 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=174296

“Lo siento, el dueño busca una persona blanca y joven”
En la Cuba actual, ser negro y pasar los 50 años de edad es casi un veto
para trabajar en los negocios particulares
Viernes, junio 23, 2017 | Jorge Olivera Castillo

En la Cuba actual, ser negro y sobrepasar los 50 años de edad se
convierte en un veto a la hora de optar por una plaza en los negocios
particulares (Reuters)

HARVARD, Estados Unidos.- A la par de los cambios económicos que el
cacicazgo insular supervisa con lupa para evitar que se desnaturalicen
las esencias socialistas del modelo, cobran fuerza fenómenos que
enrarecen las perspectivas de un futuro donde puedan confluir la
democracia, con todos sus atributos, y la economía de mercado.

Me refiero al racismo que reverdece como flores en primavera, en los
predios de esa apertura a medias que reconoce el trabajo por cuenta
propia como un desempeño legal.

Ser negro y sobrepasar los 50 años de edad se convierte en un permanente
veto a la hora de optar por una plaza en muchos de los negocios
particulares que han florecido desde que el Partido determinó otorgar
esas concesiones por razones de supervivencia.

Para recibir el beneplácito de estos empleadores, basta tener la piel
bien clara, preferiblemente el pelo lacio y la nariz aguileña. Buscan el
prototipo de hombre o mujer caucásico y por supuesto que no tenga trazos
de vejez en el rostro, dígase canas o arrugas.

Esto no significa que todos los cubanos con ancestros africanos estén
descalificados para una posible aceptación. Mientras su piel no sea
intensamente achocolatada pueden tener alguna esperanza.

En este juego de azares, las féminas poseen una holgada ventaja. Una
mulata de tez clara puede que sea contratada, en cambio una negra
prieta, con buena suerte, recibe una sonrisa y la sentencia de, “lo
siento no hay plazas”.

Hace unos días un vecino que frisa los 58 años, tuvo la amarga
experiencia de recibir la triste noticia de no poder aspirar a ganarse
el pan como cuidador de peces ornamentales para la venta, por ser negro
y viejo.

Su madre, una anciana de 87 años, se enteró de la plaza vacante con un
joven del barrio. Ella se contentó con la noticia, para acto seguido
quedar desconcertada con la advertencia de: “lo siento, el dueño está
buscando una persona que sea blanca y joven”.

Lamentablemente tales episodios se pierden en un mar de indiferencia.

Por otro lado, el poco interés de las instituciones estatales por
enmendar estas anomalías deja abierto el camino a mayores fracturas
sociales y culturales, lo que sin dudas llena de incertidumbre la
estructuración de los necesarios consensos para el establecimiento de un
Estado de Derecho, cuando las circunstancias lo permitan.

Algunos insisten en que el problema no es tan grave, otros lo señalan
como un tremendismo sin fundamentos creíbles. Lo cierto es que tras esas
cortinas de humo, crecen los resentimientos de un sector poblacional,
cuyos parámetros de sobrevivencia alcanzan comparativamente niveles de
escándalo.

La miseria y la falta de oportunidades en la obtención de un trabajo
mejor remunerado ha sido un estigma que ha afectado a blancos y negros a
lo largo del proceso político comandado por los hoy envejecidos líderes
del partido único.

Pero, justo es reconocer los perjuicios, solapados o abiertos, contra
los “morenos”. Decir que en Cuba existe un remedo del apartheid es una
exageración.

Es imposible que el asunto llegue a esos extremos, pero ojo, si no se
busca la manera de atajar esas posturas racistas, la república que
queremos edificar sobre las ruinas del socialismo, será un desastre.

Source: “Lo siento, el dueño busca una persona blanca y joven”
CubanetCubanet –
www.cubanet.org/actualidad-destacados/lo-siento-el-dueno-busca-una-persona-blanca-y-joven/

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/lo-siento-el-dueno-busca-una-persona-blanca-y-joven/feed/ 0
Alex Castro pasea por las tiendas del Manzana Kempinski http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/alex-castro-pasea-por-las-tiendas-del-manzana-kempinski/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/alex-castro-pasea-por-las-tiendas-del-manzana-kempinski/#respond Thu, 22 Jun 2017 15:34:00 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=174239

Alex Castro pasea por las tiendas del Manzana Kempinski
DDC | La Habana | 21 de Junio de 2017 – 19:12 CEST.

El fotógrafo Alex Castro, uno de los hijos del difunto dictador Fidel
Castro, fue visto en una de las tiendas del hotel de lujo Manzana Kempinski.

En un vídeo grabado por un joven que se hace llamar Paparazzi Cubano y
difundido por la web CiberCuba, se ve en el minuto 14:28 a Castro
(segundo hijo del fallecido dictador con Dalia Soto del Valle) mientras
mira los precios de gafas de sol en una tienda de la firma Mango.

Esta semana la compañía catalana anunció la apertura de ese local en las
galerías del hotel Kempinski, junto a establecimientos de marcas
como Gucci o Versace, que venden sus productos a precios inaccesibles
para los cubanos (cuyo salario medio ronda los 24 dólares al mes).

Además de la galería de tiendas de lujo, el hotel que es administrado
por los militares cubanos y por Kempinski tiene 246 habitaciones (de
ellas 196 estándar y 50 suites), una piscina en la azotea, un spa,
bares, restaurantes y gimnasios.

Source: Alex Castro pasea por las tiendas del Manzana Kempinski | Diario
de Cuba – www.diariodecuba.com/cuba/1498065142_32024.html

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/alex-castro-pasea-por-las-tiendas-del-manzana-kempinski/feed/ 0
Los bien parados’ del Castro-Consorcio http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/los-bien-parados-del-castro-consorcio/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/los-bien-parados-del-castro-consorcio/#respond Wed, 21 Jun 2017 14:57:57 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=174215

Los bien parados’ del Castro-Consorcio
20 Junio, 2017 6:32 pm por Juan Gonzalez Febles

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Las contradicciones sociales
creadas por el castro-fascismo, desde la obligada convivencia de villas
miseria con los empoderados nuevos ricos de las zonas congeladas en
Miramar, Atabey, Nuevo Vedado, etc., marcan diferencias significativas.

Hoy se ven Mercedes-Benz, Samsung, Toyota, VW, Citroen y otros flamantes
vehículos, muchos con aire acondicionado, por toda la ciudad. Muchos
tienen chapas “P”. P es particular. No son del gobierno, ni de
diplomáticos ni de técnicos extranjeros.

¿Desde cuándo en el infierno castro-fascista los cubanos comunes y
corrientes se movilizan en lujosos autos de este corte? ¿Quiénes pueden
adquirirlos legalmente? Solo los nuevos ricos, la nueva clase social de
Cuba, los ricos emergentes, los empoderados del castro-fascismo. Se
hicieron ricos desde la corrupción, todos y algunos, desde el
cuentapropismo.

Ningún cuentapropista que no sea escogido desde la élite para ser rico,
llegará a serlo. Los inspectores corruptos no lo posibilitan y así, solo
son prósperos, quienes son escogidos por quienes escogen para todo en Cuba.

Con la legalización del trabajo por cuenta propia, la apertura económica
(de mentiras y por lentas etapas) sumada a la esperanza que despertó el
acercamiento desde Washington, se multiplicaron en Cuba los negocios
particulares. Aparecieron cafeterías, talleres mecánicos o el negocio
del futuro, el alquiler. Esto en las condiciones de un mercado
inmobiliario absolutamente controlado, que se multiplica (siempre bajo
control) ante la perspectiva cierta o no del arribo de una creciente
marea de turistas desde Estados Unidos.

Luego de que el ex presidente estadounidense Barack Obama flexibilizara
las restricciones a los viajes, muchos estadounidenses (más de 50 000)
viajaron en 2015 a Cuba. Mucho más que el anterior 2014. Entre 2010 y
2014, miles de norteamericanos se alojaron en casas privadas habaneras,
solo que tales casas fueron las escogidas por los censores servidores de
la represión y beneficiarios directos de estas y otras cosas.

La clase verdaderamente alta en Cuba es la que conforma el entorno del
clan Castro y los altos mandos de las fuerzas armadas. Estas controlan
las empresas que manejan divisas. Tienen en sus manos las compañías
estatales de turismo, las empresas mixtas con sociedades extranjeras
para la administración de las grandes cadenas hoteleras y hasta las
sociedades de importaciones.

Donde hay dinero en Cuba, hay a cargo un señor adiposo y ventrudo con
muchas estrellas en algún uniforme guardado en un closet. Pero estos
cerdos no dan vueltas por la ciudad en coches suntuarios con luces que
parpadean. Los que al borde de la piscina del Hotel Nacional comen
hamburguesas de dos pisos, gritan en sus iPhone 6, o se congelan por el
aire acondicionado en las salas reservadas de los mejores paladares, son
los chivatos y servidores escogidos por los cerdos para acceder a la
cesta de fabricar dinero en la limitada apertura económica.

El fenómeno del resentimiento toma fuerza por acá. Se perciben los
problemas sociales que esto creará al régimen. La realidad conocida de
la prostituta que gana en una noche lo que un médico que trabaja para el
estado gana en un semestre, es solo una parte de esta verdad.

Todo llega en momentos en que el funcionario estatal, que antes fue uno
de los pocos autorizados a tener un coche particular, ve a quien vive de
chivatear y contrabandear repuestos para cualquier cosa, coger taxis,
mientras él no puede sacar su Lada del garaje porque no tiene plata para
el combustible.

Estamos ante un nuevo escenario social y es nuestro deber encontrar el
rostro de quienes lo detentan para su placer.

Sobre esto, hay una anécdota que compartiré con los lectores.

Un 24 de setiembre, hace unos pocos años, fui a cubrir una actividad que
tendría lugar en la iglesia de la Virgen de Las Mercedes, en el
municipio Habana Vieja. La Santísima Virgen de Las Mercedes, se
sincretiza con el oricha Obbatalá, amo, señor, dueño de las cabezas y
pacificador por esencia y naturaleza.

Acostumbrado a las respuestas de los vecinos del entorno de la iglesia
Santa Rita de Casia, en la barriada Miramar en el municipio Playa, a las
marchas pacíficas de las Damas de Blanco, la respuesta que percibí y
viví, aportada por lo humildes pobladores de la Habana Vieja, me
sobrecogió. El apoyo de los vecinos en el entorno de la iglesia de la
Virgen de Las Mercedes a Damas de Blanco y activistas opositores fue
casi unánime. Vi poca indiferencia y lo que no percibí fue apoyo alguno
al régimen.

Las diferencias entre ambas barriadas son más que notorias. Casi ninguno
entre los vecinos actuales de Miramar adquirió la vivienda que vive con
su esfuerzo. Se trató del reparto de un botín, organizado por mandato
del difunto ex dictador Fidel Castro, que repartió casas y propiedades,
cuyos dueños legítimos abandonaron el país. De esta forma, se garantizó
el servicio incondicional de los beneficiados por tal reparto. Esta es
la razón que marca diferencias entre el resto de la capital y los
vecinos de esta y otras zonas congeladas.

Hoy en Cuba, no queda alguien ilustrado, sensato y honesto en las filas
del partido único gobernante y de nombre comunista, que sea tan solo
honesto. Algunos viven de las prebendas recibidas a cambio de su
incondicionalidad absoluta. A estos se les permite espacios mediáticos y
poseer empresas que pueden ser estudios de grabación, como sucede con
Silvio Rodríguez, el cantor de la ignominia y uno de los más destacados
entre tales oportunistas.

Solo quedan funcionarios e intelectuales de muy bajo nivel cultural y
político. Son estos ‘los bien parados’ por el Castro-Consorcio. Andan
ansiosos por vivir en alguna zona congelada.

La postura de represor o chivato se utiliza contra el siempre reprimido
pueblo. Esto demuestra el estado cavernícola del Castro-Consorcio, del
PCC y de su militancia.
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González

Source: Los bien parados’ del Castro-Consorcio | Primavera Digital –
primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/los-bien-parados-del-castro-consorcio/

No tags for this post.]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/los-bien-parados-del-castro-consorcio/feed/ 0
Sudar no es para nuevos ricos http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/sudar-no-es-para-nuevos-ricos/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/sudar-no-es-para-nuevos-ricos/#respond Tue, 20 Jun 2017 17:47:33 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=174165

Sudar no es para nuevos ricos
ZUNILDA MATA, La Habana | Junio 20, 2017

La pasajera se queja del calor mientra mueve frenéticamente el abanico.
“En unos días voy a instalar un aire acondicionado”, se justifica el
chofer del taxi y agrega que cobrará “más caro el pasaje”. En verano
todos sueñan con climatizar sus habitaciones o vehículos, pero sufrir o
no la canícula depende del bolsillo.

El 2013, y después de ocho ocho años de prohibición, el Gobierno
autorizó la importación por los viajeros de aparatos de aire
acondicionado, cocinas eléctricas, refrigeradores y hornos microondas.
Fue el disparo de arrancada para una avalancha que invade los
aeropuertos, las terminales portuarias y las agencias de envíos a Cuba.

“En ese vuelo llegaron seis splits (aparatos de aire acondicionado)”,
contaba este sábado una empleada de la Terminal 3 del Aeropuerto
Internacional José Martí de La Habana. El avión procedente de Cancún,
una ruta muy apreciada por las mulas, trajo también una decena de
televisores pantalla plana, ocho minibares y dos computadoras de mesa.

Entre las cajas que se amontonan alrededor de la estera se ven las
unidades que irán dentro de las habitaciones y las que quedarán
colocadas en una azotea o un muro exterior, una ironía cruel, porque en
el principal aeropuerto del país los viajeros se quejan del calor y
sueltan la gota gorda mientras esperan las maletas.

“Es difícil saber el número de splits que está entrando cada día”,
asegura la empleada. “Es raro que llegue un vuelo de Panamá, México o
cualquier otro país cercano que venga sin al menos dos aparatos”. En las
filas para pagar el sobrepeso de equipaje y la importación de
electrodomésticos se ve a los recién llegados cargados de bultos.

Los residentes permanentes en Cuba, nacionales o extranjeros, pueden
importar dos aires acondicionados de hasta una tonelada de refrigeración
en cada viaje. Solo en la primera ocasión -a lo largo de un año- pagan
los aranceles en pesos cubanos a un precio que va desde 150 a 200 CUP.
El resto de veces abonan esa cantidad en pesos convertibles (CUC).

El negocio es redondo. Incluso pagando en CUC el viajero podrá revender
en el mercado negro un split de una tonelada en unos 650 CUC por un
aparato que le ha costado menos de 350 dólares. Las marcas que entran
con más frecuencia en el país son Midea, LG, Carrier, Royal, Daewoo y
Prestiger. Los precios han caído hasta un 30% desde que se autorizó la
importación y dado el volumen de oferta seguirá esa tendencia.

Las tiendas estatales intentan competir con la venta “por la izquierda”
pero tienen precios más altos, un número menor de modelos y el
desabastecimiento vuelve inestable el suministro.

Los splits se han ido incorporando lentamente al paisaje de ciudades y
pueblos. Si antes se colocaban de manera discreta para no hacer visible
una economía más holgada que el resto, ahora la tendencia es exhibirlos.

“Ahí vive gente con billete”, advierte Igor, un bicitaxista que aguarda
a sus clientes en las cercanías de la Plaza de Carlos III. Mientras
pedalea y muestra algunas partes de la ciudad, el ciclista busca con la
mirada estas señales de familias con dinero. “Donde quiera que hay un
aparato de aire acondicionado están forrados”, reflexiona. No solo
adquirir uno de estos aparatos marca la pertenencia a un grupo social,
lo más difícil es costear su funcionamiento.

Buena parte del suministro eléctrico sigue estando subsidiado. “El
consumo promedio mensual del sector residencial en 2013 fue de
aproximadamente 180 KWh/cliente”, aseguró Marino Murillo. Por esa
cantidad un consumidor paga 36,60 CUP, “mientras que al Estado le cuesta
220 CUP”, advirtió el vicepresidente.

Mantener el aire acondicionado de una tonelada encendido toda la noche
puede disparar el consumo eléctrico por encima de los 400 CUP mensuales,
el salario de un profesional. Sin embargo, muchas familias se deciden a
hacerlo, agobiadas por el calor o porque quieren alquilar habitaciones a
extranjeros.

“El aire acondicionado y el agua caliente no pueden faltar en este
negocio”, cuenta Rocío, quien gestiona junto a su madre un hostal
colonial en Trinidad. Con tres habitaciones de alquiler, cada una con
split, minibar y televisor, las emprendedoras pagan una tarifa eléctrica
de cuatro dígitos. Consideran que, aún así, “da negocio” en una zona con
una alta tasa de ocupación durante todo el año.

En noviembre de 2010 comenzó a regir una nueva tarifa eléctrica
progresiva que penaliza con gravámenes de hasta un 300% a los hogares
que consumen mensualmente más de 300 kilowatts/hora (KWH), una situación
que ha disparado los fraudes eléctricos.

Un ingeniero de la Empresa Eléctrica en La Habana contó a 14ymedio las
nuevas formas con que los ciudadanos buscan robar la electricidad. Antes
“eran tendederas de cables visibles que eran fáciles de detectar o
adulteraciones a los metros contadores que un técnico notaba enseguida”
pero “ahora rompen hasta la calle para pasar los cables y se confabulan
con trabajadores de la empresa”.

El especialista asegura que existen “vecinos colindantes con entidades
estatales que roban la electricidad de una empresa, un almacén, una
carpintería o hasta un policlínico”. Detalla que casi siempre “son casos
de gente que tiene algún negocio altamente consumidor, como un horno
eléctrico de hacer pizzas, una planta de chapistería, una paladar o
muchos aires acondicionados”.

El ingeniero recuerda a una familia en que “hasta los niños más
chiquitos tenían un split en el cuarto y lo dejaban encendido todo el
día”. Un vecino alertó de la situación cuando supo que pagaban una
tarifa eléctrica muy baja. La denuncia trajo a los inspectores y
descubrieron que el contador estaba adulterado. Además de la multa
“tuvieron que pagar de manera retroactiva todo lo que debían”.

Para combatir los fraudes se sustituyeron los contadores analógicos por
otros digitales y en algunas zonas del país se están volviendo a cambiar
por unos nuevos de tecnología infrarroja. Pero las tretas son inagotables.

“El vecino de los altos vive solo y es jubilado, me pasa un cable con
electricidad y a cambio yo le pago también su consumo”, cuenta un
próspero emprendedor que regenta una cafetería en la calle Zanja. “Así
reparto el consumo y no me sale tan caro” porque evita que todos los
kilowatts gastados vayan a una sola cuenta con el consiguiente recargo
progresivo.

El cuentapropista tiene además tres aires acondicionados instalados a lo
largo de la casa. “Sin esto no se puede vivir aquí, porque esta casa
apenas tiene ventanas al exterior y la cocina del negocio genera mucho
calor”, explica. Los aparatos los compró en el mercado informal y está
esperando “que bajen un poco los precios” para adquirir un cuarto.

“No es lo mismo ser cubano de ventilador que cubano de split”,
reflexiona. “Mientras que uno se la pasa molesto, al otro se le nota que
tiene aire acondicionado porque está menos estresado”.

Source: Sudar no es para nuevos ricos –
www.14ymedio.com/sociedad/Sudar-nuevos-ricos_0_2239576025.html

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/sudar-no-es-para-nuevos-ricos/feed/ 0
En medio de la crisis del agua en La Habana, los hoteles derrochan lo que a los vecinos falta http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/en-medio-de-la-crisis-del-agua-en-la-habana-los-hoteles-derrochan-lo-que-a-los-vecinos-falta/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/en-medio-de-la-crisis-del-agua-en-la-habana-los-hoteles-derrochan-lo-que-a-los-vecinos-falta/#respond Mon, 19 Jun 2017 20:26:37 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=174134

En medio de la crisis del agua en La Habana, los hoteles derrochan lo
que a los vecinos falta

Mientras en hoteles de La Habana Vieja no hay escasez de agua,
residentes a pocos metros de esas instalaciones enfrentan serias
dificultades para abastecerse.
La escasez de agua en la capital cubana y las dificultades que enfrentan
los residentes para obtenerla contrasta con la de los hoteles, “donde no
falta” el preciado líquido, aseguran residentes en la capital.

Ni el periodista independiente Mario Hechavarría, ni sus vecinos
residentes en La Habana Vieja, entienden por qué en el Hotel Saratoga no
falta el agua, mientras que en su edificio de 8 pisos pasan serias
dificultades para obtenerla.

“En mi edificio nos están abasteciendo con pipas, pero no es suficiente
para tantos apartamentos”, explicó Hechavarría.

Otro capitalino, Pablo Morales, dijo que esos contrastes también se dan
en el área donde está el recién inaugurado Hotel Gran Manzana Kempinski,
también en La Habana Vieja, donde “no falta el agua”, ni siquiera para
la lujosa piscina, mientras en los barrios aledaños los vecinos hacen
malabares para conseguir el preciado “cubito” de agua.

Para María López, la única explicación que tiene el problema de la falta
de agua es que las autoridades estatales priorizan los hoteles, mientras
que la ciudadanía sigue siendo la más afectada.

El suministro del agua en la ciudad varía de una zona a otra. Algunos
barrios reciben agua todos los días en determinados horarios. Otros, la
mayoría, en días alternos. Y en diferentes barriadas de las afueras, el
abasto es de tres o cuatro días.

Roturas en las líneas de suministros de agua en la capital afectaron
drásticamente durante varios días a territorios como Guanabacoa, San
Miguel del Padrón, Regla y Alamar.

El precio de los camiones cisterna, la única opción ante la interrupción
del servicio regular, aumenta en la capital en dependencia de la
escasez, y “una pipa que suele pagarse a 30 CUC puede llegar hasta 50”,
advierte el periodista Iván García.

(Redactado por Idolidia Darias, con reporte de Adriel Reyes)

Source: En medio de la crisis del agua en La Habana, los hoteles
derrochan lo que a los vecinos falta –
www.martinoticias.com/a/cuba-escasez-agua-para-ciudadania-contraste-servio-en-hoteles/147221.html

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/en-medio-de-la-crisis-del-agua-en-la-habana-los-hoteles-derrochan-lo-que-a-los-vecinos-falta/feed/ 0
Foreigners and Cubans: Princes and Paupers http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/foreigners-and-cubans-princes-and-paupers/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/foreigners-and-cubans-princes-and-paupers/#respond Thu, 15 Jun 2017 15:39:41 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=173969

Foreigners and Cubans: Princes and Paupers
FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ | Miami | 15 de Junio de 2017 – 15:39 CEST.

A woman friend of mine who lives in Miami recently traveled to the
Island with her children. As her father is Cuban, she wanted her
children to meet the family members who are still there. She had
postponed the trip again and again, without knowing why. Something told
her that it could be an experience full of run-ins and incidents.
Fortunately, the family relationships unfolded with pleasantly
surprising spontaneity: the children and their Cuban relatives on the
Island got along as if they had known each other their whole lives.

The sad part of the trip was not the family, or the odyssey of
travelling to what was once the Paris of the Caribbean – today a
ramshackle city strewn with garbage. She was prepared, or at least
aware, of the blackouts, the potholes, the smell of kerosene, the jug
and pail of water for bathing, and the most elementary food
deficiencies. What she was not prepared for was seeing how Cubans treat
their own.

And she does not understand it, among other reasons, because only 90
miles away, Cubans are like “princes.” There, Cubans are able to do what
no other Latin American can in the US, or an Englishman, for that
matter: legalize his immigration status and become a citizen in a short
period of time. In the south of Florida they control politics and the
economy. In fact, upon marrying a Cuban, he achieved a different
migratory status, one allowing him to find good jobs and continue
studying. And offending or humiliating a Cuban citizen because of his
nationality can land an American in some very hot water.

She claims to have detected, beginning right at the airport, a culture
of apartheid, discriminating against those Cuban nationals who,
unmistakable with their suitcases, beads and hats, were returning to
their own country. They moved her and her children up in the line,
passing other mothers with small children, because she was “not Cuban.”
After that, and occasionally, it was harassment: the relatives who
accompanied her to restaurants and shops were considered potential
jineteros, or swindlers.

Very perceptively, she made a sad observation: despite all the snubbing
of Cuban citizens, who have nothing to give, and the fawning over
foreigners (outsiders thought to have it all, to be able to do it all),
Cubans are still, at heart, friendly people. They know how to love and
to give. They are, like Havana, a ruined city that is falling apart, but
that can still be rehabilitated.

Somehow, the Cuban capital today is faithful to my friend’s observation.
Cities, their buildings, parks, theaters, schools and hospitals resemble
their inhabitants, their people. It is they, and their spirit, that
shape the atmosphere, and this, recursively, returns to the people the
magic of living in peace, and hope. This is what anyone notices when
they go to Madrid, Paris, New York or Mexico City: tourism is not all
about the Gran Via, the Eiffel Tower, the Empire Estate or the Angel of
Independence. The essence of tourism is the local people, as foreign
visitors are often treated better than the country’s own citizens.

In an effort to expunge the legacy of the Gómez-Mena family (Cubans
whose crime was to be millionaires who actually got the country to
produce something), they have established a centenarian foreign company
just a few steps from the statue of José Martí in Central Park. The
luxurious Hotel Manzana – no longer belong to the Gómez clan, but rather
the Kempinski family – is surrounded by icons of Cuba’s republican
culture and politics, as well as dozens of buildings and houses propped
up to prevent them from collapsing. Allusions to the past, the slap in
the face perpetrated by the Marinesthat produced such outrage,are not
mere coincidences. We may always suffer from a strange neuroticism,
hating and loving all that is foreign at the same time.

Staying at luxury hotel in the middle of a city devastated by
abandonment, and a population suspected of being a band of rogues, is
not really tourism. There can be no true tourism where there is no
water, or street lighting, or care for the environment, because
everyone’s prime concern is to have a plate of food to eat. As my friend
said during her brief visit to Cuba: what most disturbs and pains the
tourist are the people who live on the island. They seem to be destroyed
inside. And yet, at the same time one can see that, with adequate
restoration, the Cuban people could shine. Like five-star hotels.

Source: Foreigners and Cubans: Princes and Paupers | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1497533982_31892.html

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/foreigners-and-cubans-princes-and-paupers/feed/ 0
Quiénes están detrás de la campaña de desinformación sobre Cuba? http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/quienes-estan-detras-de-la-campana-de-desinformacion-sobre-cuba/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/quienes-estan-detras-de-la-campana-de-desinformacion-sobre-cuba/#respond Thu, 15 Jun 2017 10:45:23 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=173900

¿Quiénes están detrás de la campaña de desinformación sobre Cuba?
El presupuesto presentado al Congreso propone eliminar la ayuda a la
disidencia cubana, demostrando lo “preocupado” que está Trump por los
derechos humanos de los cubanos
Manuel Castro Rodríguez, Miami | 15/06/2017 10:20 am

El escritor británico Eric Arthur Blair (1903-1950), que usó el
seudónimo literario de George Orwell, fue un luchador socialista hasta
el final de su vida. Su obra sigue contribuyendo a la comprensión de las
condiciones que deben darse para que exista una sociedad libre. Orwell
es conocido por sus dos novelas críticas del totalitarismo: Rebelión en
la granja (publicada en 1945) y 1984 (publicada en 1949). En la novela
1984 se describe una sociedad que es masivamente vigilada —se controla
cada aspecto de la vida de las personas—, con el objetivo de impedir que
exista un pensamiento independiente —esto lo logrará en la medida en que
se pueda manipular el lenguaje, para lo cual es ampliamente utilizada la
desinformación.
Hace cuatro años la novela 1984 fue un éxito de ventas en Estados
Unidos, después de que el 5 de junio de 2013, Edward Snowden, un
exempleado de los servicios de inteligencia norteamericanos, denunció el
programa global de espionaje de la Casa Blanca. La administración Obama
presentó acusaciones de espionaje en su contra. Dos años después de las
revelaciones hechas por Snowden, el Congreso de EEUU aprobó una ley que
limita el espionaje.
Ahora hace falta una ley que nos proteja de la desinformación
gubernamental y de la que algunos medios hacen. Por ejemplo, la
normalización de relaciones con la Cuba de la familia Castro fue posible
después de 18 meses de negociaciones secretas que estuvieron a cargo de
Ben Rhodes y Ricardo Zúñiga —este posteriormente fue cónsul general en
Sao Paulo, Brasil. Pero el Sr. Rhodes —que se mantuvo con un gran poder
hasta que concluyó el segundo mandato de Obama, al ser asesor
presidencial y viceasesor de Seguridad Nacional para Comunicaciones
Estratégicas y Redacción de Discursos— fue puesto en la picota
informativa por haber sabido manipular a los periodistas.
Es inaudito cómo desde hace varios años en EEUU se está tergiversando la
realidad cubana —incluso hasta se demoniza a la disidencia—, en su
empeño por justificar su futura participación en la más cruel
explotación de los trabajadores cubanos, desprovistos de todos los
derechos consagrados por la Declaración Universal de Derechos Humanos.
El pasado enero se realizó un foro en el Graham Center de la Universidad
Internacional de la Florida (FIU), donde el Dr. José Álvarez, Profesor
Emérito de FIU, explicó “cómo el Estado cubano explota a sus
trabajadores con la complicidad de las compañías extranjeras”.
La campaña mediática —o sea, la realizada por los medios masivos de
comunicación— pretende que aumenten las concesiones unilaterales a la
peor dictadura que ha existido en el hemisferio occidental. Lo peor de
esta campaña es que está logrando desviar la atención del problema
fundamental: cómo lograr la democratización de Cuba.
Esa campaña mediática es liderada por el diario The New York Times
(TNYT), que es controlado por la familia Sulzberger que lo compró hace
120 años: Arthur Gregg Sulzberger es el vicepresidente editor y su
padre, Arthur Ochs Sulzberger jr., es el presidente editor. Por cierto,
es necesario recordarles a los agentes de influencia castristas que
“atienden” CUBAENCUENTRO que el 99,9 % de los medios masivos de
comunicación cubanos son controlados por la familia Castro, que los
robaron mediante el uso de las armas de fuego hace 57 años.
El Sr. Arthur Ochs Sulzberger jr. sabe que es una falacia que la derrota
en Cuito Cuanavale provocara la liberación de Mandela y la derrota del
apartheid. En el caso sudafricano se demostró una vez más en la historia
que “¡es la economía, estúpido!” —la célebre frase de James Carville,
asesor del demócrata Bill Clinton en la exitosa campaña que en 1992
llevó a la Casa Blanca al gobernador de Arkansas— la que decidió la
victoria a favor de los opositores al oprobioso régimen del apartheid.
No se puede olvidar que durante dos décadas se realizó una fuerte
campaña internacional para poner fin al apartheid. Una de las
principales estrategias fue la campaña para que las empresas que tenían
negocios en Sudáfrica retiraran sus inversiones del país.
El TNYT conoce que la represión en Cuba siguió aumentando a pesar del
restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos en 2015. Por ejemplo:
1) El preso político Hamel Santiago Maz Hernández murió el 24 de febrero
de 2017, en la gran prisión de La Habana conocida como Combinado del
Este. Él languideció en prisión desde el 3 de junio de 2016, es decir,
más de 8 meses sin ser sometido a juicio. Maz Hernández fue acusado de
“desacato” (falta de respeto a cualquier funcionario del gobierno).
2) La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional —ONG
que está avalada por Human Rights Watch— ha documentado la existencia de
al menos 140 presos políticos, el doble que hace un año. El coordinador
nacional del Movimiento Cristiano de Liberación, el Dr. Eduardo Cardet,
fue condenado a tres años de prisión por el tribunal que lo juzgó el 3
de marzo de 2017 y está siendo acosado en la prisión por agentes de la
policía política cubana.
3) También se han documentado unas diecinueve mil detenciones
arbitrarias de disidentes pacíficos desde el 17 de diciembre de 2014, o
sea, cuando el entonces presidente Obama anunció sus planes para
normalizar las relaciones diplomáticas con la dictadura de la familia
Castro.
4) Continúa la retórica de la Guerra Fría, con activistas políticos y
defensores de los derechos humanos siendo insultados públicamente
llamándoles “mercenarios”, “contrarrevolucionarios” o “terroristas”. Por
cierto, muchos parecen olvidarse del extenso historial terrorista
—financiado por políticos cubanos, la burguesía nacional y gobiernos
como los de Costa Rica y Venezuela— y de la total entrega a una potencia
extranjera de los hermanos Castro.
5) Los críticos de la dictadura siguen sufriendo hostigamiento de todo
tipo, incluyendo los fascistas “actos de repudio”.
6) El Grupo Liberal y Demócrata en el Parlamento Europeo (ALDE) ha
condenado enérgicamente el comportamiento de las autoridades cubanas,
que han impuesto la prohibición de viajar a Sayli Navarro Álvarez,
defensora de los derechos humanos y miembro de las Damas de Blanco.
Navarro había sido invitada a hablar en una conferencia organizada por
el Grupo ALDE sobre el papel de los derechos humanos y la democracia en
la aplicación del acuerdo UE-Cuba.
7) Estudiantes cubanos son obligados a protestar contra la organización
World Learning, que ofreció becas a jóvenes cubanos para que cursaran
estudios.
¿Qué ha cambiado en Cuba, Sr. Sulzberger? ¿Cuándo su periódico publicará
un editorial repudiando hechos como los anteriores, que ocurren muy
frecuentemente? Cualquiera que conozca cómo sigue siendo el
comportamiento criminal del régimen comunista, sabe que es una vil
mentira esto que dice el editorial del TNYT del pasado 1 de mayo: “Most
damagingly, putting the relationship with Cuba back on a confrontational
track would all but certainly subject Cubans to greater repression and
privation”.
El TNYT sabe que las concesiones incondicionales al totalitarismo
imperante en Cuba, no lograron tan siquiera que el régimen militar
reconociera la existencia de opositores ni iniciara una verdadera
apertura económica, solo ha sido un salvavidas que la familia Castro
necesitaba a toda costa para intentar salvar una economía al filo del
colapso, más ahora que Venezuela se encuentra al borde del abismo.
Tal pareciera que los defensores de los derechos humanos de los cubanos
somos una especie en peligro de extinción. ¿Por qué el diario The New
York Times no hace una campaña que promueva la realización de un
plebiscito en Cuba, como lo hizo el dictador Pinochet?
En el útimo editorial del TNYT que leí, publicado el 5 de enero, se
expresa que volver a la política de línea dura “aislará a Estados
Unidos, hará daño a sus intereses empresariales y posiblemente impedirá
el impulso para una mayor democracia en la Isla”… La apertura de Obama
a La Habana ha permitido un flujo más libre de personas, bienes e
información entre los dos países, a pesar de que aún subsisten
diferencias significativas sobre los derechos humanos”.
El TNYT debiera saber que los derechos humanos no son negociables. ¿A
algún empresario extranjero le preocupa los derechos humanos de los
cubanos? ¿Cuba no es el paraíso de los empresarios que violan los
derechos del trabajador, ya que no existe libertad sindical ni el
derecho a huelga? ¿Estos empresarios no hacen en Cuba lo que no pueden
hacer en otros países?
La junta editorial del TNYT sabe que la democracia en Cuba camina como
el cangrejo, para atrás. Ella conoce que cuando el entonces presidente
Obama visitó Cuba en 2016, la patria de José Martí ocupaba el lugar 169
en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, publicada por la
ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF). Por ello, en una carta abierta dada
a conocer una semana antes del viaje presidencial a La Habana,
Christophe Deloire, secretario general de RSF, le pidió a Obama que
“considere prioritarios los problemas relacionados con la libertad de
prensa y el acceso a la información”.
Sin embargo, según el último informe de RSF, “Cuba sigue siendo, año
tras año, el país peor calificado en libertad de prensa de
Latinoamérica” y ha descendido al lugar 173 en la Clasificación Mundial
de la Libertad de Prensa 2017.
Lo anterior debiera sumarse al pésimo legado cubano del presidente
Obama, porque el deterioro en libertad de prensa también forma parte de
él. ¿No se ha demostrado fehacientemente que su verdadero objetivo no
era el empoderamiento del pueblo cubano? No se debe olvidar que con
respecto a Cuba, el entonces presidente Obama mintió en varias
ocasiones. ¿Esto tendrá algo que ver con el hecho de que el principal
donante del Partido Demócrata es Alfonso “Alfy” Fanjul, quien “ha
visitado Cuba en varias ocasiones y se ha reunido con miembros del
gobierno cubano”?
Menos de 100 días después de dejar el cargo, Obama aceptó cobrar
“400.000 dólares de Cantor Fitzgerald, el banco de inversión mediano”
por “participar como orador en la inauguración de la conferencia anual
sanitaria de Cantor en septiembre”. Es condenable la influencia de las
grandes fortunas en la política, ya sea del peso que tuvieron en el
diseño de la política llevada a cabo por el entonces presidente Obama —y
cómo las protegió—, como del que están teniendo en el diseño de la
política que está ejecutando el presidente Donald Trump —incluso, hay
quienes se preguntan si el actual gobierno es una plutocracia.
El presupuesto presentado al Congreso por la Casa Blanca para el año
fiscal 2018 propone eliminar toda la ayuda a la disidencia cubana,
demostrando lo “preocupado” que está el presidente norteamericano por
los derechos humanos de los cubanos. Lector, compruebe usted mismo cómo
el presupuesto de Trump favorece a los regímenes de Cuba y Venezuela.
Por cierto, el presidente Trump está demostrando que es un Robin Hood a
la inversa: “La propuesta presupuestaria del mandatario plantea
reducciones de gastos de salud, pero también exenciones fiscales para
quienes tienen más dinero”.
Hace tres años comenzó la campaña del TNYT para manipular a la opinión
publica norteamericana con relación a Cuba, tergiversando la realidad
cubana y llegando incluso a demonizar a la disidencia. Por ello no me
asombra que uno de los medios masivos de comunicación controlado por la
familia Castro diga: “La nueva encuesta nacional de la compañía Morning
Consult publicada este lunes por la coalición Engage Cuba arrojó que
solo un 18 por ciento de los norteamericanos se opone al acercamiento a
la isla caribeña emprendido por el exmandatario”.
A Orwell se le atribuye haber expresado que “el falso periodismo es
aquel que publica lo que alguien quiere que publiques, aunque sea
mentira o no merezca ser publicado”. ¿Habrá que seguirle la pista al dinero?

Source: ¿Quiénes están detrás de la campaña de desinformación sobre
Cuba? – Artículos – Opinión – Cuba Encuentro –
www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/quienes-estan-detras-de-la-campana-de-desinformacion-sobre-cuba-329712

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/quienes-estan-detras-de-la-campana-de-desinformacion-sobre-cuba/feed/ 0
Extranjeros y cubanos, príncipes y mendigos http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/extranjeros-y-cubanos-principes-y-mendigos/ http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/extranjeros-y-cubanos-principes-y-mendigos/#respond Wed, 14 Jun 2017 17:04:57 +0000 http://www.cubaverdad.net/weblog/?p=173887

Extranjeros y cubanos, príncipes y mendigos
FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ | Miami | 14 de Junio de 2017 – 13:24 CEST.

Una amiga que vive en Miami ha viajado a la Isla con sus hijos. De padre
cubano, quería que los niños conocieran los familiares que aún quedaban
allá. Pospuso el viaje una y otra vez sin saber por qué; algo le decía
que podía ser una experiencia llena de contrariedades y desencuentros.
Afortunadamente, la relación familiar fluyó con una naturalidad
inusitada: los niños y sus parientes cubanos en la Isla se trataron como
si se conocieran de toda la vida.

La parte triste del viaje no fue la familia, ni siquiera vivir la odisea
de la otrora París del Caribe, hoy ciudad de escombros, sedienta, con
basura acumulada en cada esquina. Ella estaba preparada, o al menos
enterada, de los apagones, los baches, el olor a keroseno, el jarrito y
el cubo de agua para bañarse y las más elementales carencias
alimentarias. Para lo que no estaba alerta era para ver cómo los cubanos
tratan a sus compatriotas.

Y no lo entiende, entre otras razones, porque solo a 90 millas, los
cubanos son “príncipes”. Lo que no podría hacer ningún latinoamericano,
ni siquiera un inglés en EEUU, legalizar su estatus migratorio y hacerse
ciudadano en poco tiempo, lo pueden hacer los cubanos. En el sur de La
Florida controlan la política y la economía. De hecho, ella misma, al
casarse con un hijo de esa isla, alcanzó un estatus migratorio diferente
que le ha permitido encontrar buenos trabajos y seguir estudiando.
Ofender o humillar a una natural de la Isla por causa de su nacionalidad
original puede salirle muy caro a los propios estadounidenses.

Ella dice haber sentido, desde el aeropuerto mismo, un “apartheid”
incluso con los cubanos que de Miami —inconfundibles por sus maletas,
abalorios y sombreretes— regresaban de visita a su propio país; la
sacaron de la fila de chequeo migratorio con sus hijos y la pasaron por
delante de otras madres con niños pequeños porque “no era cubana”.
Después y de modo ocasional, fue el acoso: los familiares que la
acompañaban a las paladares y a las tiendas podían ser potenciales
“jineteros”.

Muy observadora, ella hace una acotación cruel: debajo de ese aparente
rechazo al propio nacional —que nada puede dar—, y la lisonja al
extranjero, el “de afuera” —todo lo tiene, todo lo puede—, los cubanos
siguen siendo personas amables, saben querer y entregarse; son como La
Habana, una ciudad en ruinas que se cae a pedazos y aun así puede ser
restaurada.

De alguna manera, la capital cubana de estos días reproduce la
observación de mi amiga. Las ciudades, sus edificios, parques, teatros,
escuelas y hospitales se parecen a sus dueños. Son las personas, su
espíritu, quienes hacen el ambiente, y este, recursivamente, quien
devuelve a las personas la magia de vivir en paz, las ilusiones. Es lo
que cualquiera percibe cuando va a Madrid, a París, a Nueva York o a
Ciudad de México: el turismo no es la Gran Vía, la torre Eiffel, el
Empire Estate o el Ángel de la Independencia. El turismo lo hacen las
personas del lugar; cómo las autoridades tratan con respeto, y a veces
mejor, a nacionales que a extranjeros.

Tratando de desaparecer el legado de los Gómez-Mena —cubanos, cuyo
delito fue ser millonarios haciendo producir el país—, han sembrado una
centenaria compañía extranjera a pocos pasos de la estatua de José Martí
en el Parque Central. El lujoso Hotel Manzana, ya no de Gómez, sino de
Kempinsky, está rodeado de iconos de la cultura y la política cubana
republicana, y también de decenas de edificios y casas apuntaladas a
punto del derrumbe. Las inferencias al pasado, aquella bofetada moral de
los marines que tanta alharaca produjo, no son meras coincidencias.
Puede que padezcamos de siempre un extraño “neuroticismo” —odiar y amar
al mismo tiempo— con lo “de afuera”.

El turismo no lo hace un hotel de lujo en medio de una ciudad devastada
por la desidia y una población sospechosa de jineterismo. No puede haber
turismo de excelencia donde se carece de agua, casi no hay alumbrado
público, no hay cuidado del ambiente porque lo “esencial para los ojos”
es un plato de comida. Como dijera la amiga en su breve visita a Cuba:
lo que más espanta y duele al turista son los seres humanos que viven en
la Isla; parecen como destruidos por dentro y al mismo tiempo se percibe
que con una adecuada restauración, los cubanos podrían brillar como
hoteles cinco estrellas.

Source: Extranjeros y cubanos, príncipes y mendigos | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1497258242_31818.html

]]>
http://cubaapartheid.impela.net/2017/06/extranjeros-y-cubanos-principes-y-mendigos/feed/ 0