Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    Todos los cambios – Médicos esclavos y país sin médicos / El cinismo del régimen / Obama y la oposición cubana

    Todos los cambios: Médicos esclavos y país sin médicos / El cinismo del
    régimen / Obama y la oposición cubana
    DDC | Madrid | 13 de Enero de 2017 – 19:08 CET.

    Médicos esclavos y país sin médicos

    Dos de los rubros más importantes para la sobrevivencia económica del
    castrismo son las remesas familiares y la exportación de personal
    médico. Los médicos cubanos en el exterior trabajan y viven en régimen
    de semiesclavitud: solo pueden disponer de una mínima parte de sus
    sueldos, tienen restringida la libertad de movimientos y están obligados
    a involucrarse en campañas políticas con las poblaciones locales, con
    las que ni siquiera se les permite interactuar de manera privada. Son
    rehenes del Gobierno, enrolados en estos programas con el único fin de
    obtener unas mínimas ganancias que les permitan subsistir tras su
    regreso a Cuba.

    La exportación de médicos le sirve también al régimen para ganar
    reconocimiento internacional. Tal reconocimiento, opaca la violación de
    los derechos laborales y humanos de los trabajadores de la salud. Hasta
    el momento, muchos de ellos habían encontrado una salida a esta
    situación en la emigración hacia EEUU desde terceros países, lo cual les
    permitía rehacer sus vidas y conseguir las retribuciones a las que todo
    profesional aspira.

    Al clausurar el programa de parole para los médicos cubanos, Obama
    cancela para todos ellos esta posibilidad. La declaración presidencial
    aduce que favorecer la emigración de médicos hacia EEUU afectaría a la
    población en Cuba (By providing preferential treatment to Cuban medical
    personnel, the medical parole program […] risks harming the Cuban
    people). Un razonamiento así desconoce el modo de operar del régimen de
    Raúl Castro, pues no porque los médicos cubanos encuentren cerrada la
    vía de la emigración hacia EEUU volverán a atender pacientes en la Isla.

    El pronóstico económico deja a las autoridades cubanas tan pocas
    opciones que tendrán que recurrir de manera cada vez más creciente a la
    exportación de personal de la salud. Tras la eliminación de la política
    de “pies secos/ pies mojados”, a medida que disminuya el monto total de
    las remesas familiares, las cifras de la exportación de médicos podrían
    hacerse aún mayores.

    En la actualidad, debido a los programas gubernamentales de exportación
    de especialistas, es ostensible cuánto ha disminuido el número de
    médicos por habitante en Cuba. En los centros hospitalarios muchas
    especialidades quedan mal cubiertas, y esta situación no hará más que
    empeorar, no importa lo que haya dictaminado Barack Obama. A pesar de
    sus buenos propósitos, Obama no va a conseguir mejorar la situación de
    los pacientes cubanos, pero sí empeorará la de muchos médicos.

    Por todo ello, tienen razón los congresistas cubanoamericanos Marco
    Rubio y Carlos Curbelo cuando le piden a Donald Trump que restablezca el
    programa que favorecía a los profesionales de la salud cubanos.

    ***

    Cinismo del régimen

    Un régimen como el cubano, que no se ha cansado de construir diferencias
    entre nacionales y extranjeros, que ha deparado a sus ciudadanos un
    trato subalterno, imponiendo políticas de apartheid basadas en la
    discriminación por nacionalidad, considera ahora un logro haber
    desmantelado dentro de EEUU el único “trato preferencial” con que
    contaba la población cubana.

    En su declaración, el régimen aboga por la estabilidad regional en un
    continente en el que opera política y militarmente desde 1959.
    Responsable directo de la desestabilización y el caos de Venezuela,
    asegura preocuparse por “el uso de la violencia con un impacto
    extraterritorial desestabilizador” derivada de la emigración cubana
    hacia EEUU. Este doble rasero no es único: en el proceso de paz
    colombiano, aparece como garante de la solución de un conflicto que
    apoyó durante décadas.

    Raúl Castro pretende ocultar las violaciones de derechos de los cubanos
    adoptando un rol de mediador internacional. En ese mismo papel, negocia
    la política de “pies secos/ pies mojados” como si fuera un
    latinoamericanista y no el mayor representante del poder en Cuba. Oculta
    con un alarde de geopolítica, los acuciantes problemas internos.

    Su régimen procuró la eliminación del trato preferencial de EEUU a los
    cubanos, bajo el pretexto de alcanzar un igualitarismo. Como siempre, no
    trató de crear nuevas oportunidades, sino de socavar las oportunidades
    conseguidas. Fue con esa misma lógica con la que combatió a los
    propietarios y empresarios cubanos durante los años 60, y con la que
    limita ahora a los emprendedores privados.

    Con el argumento de la no violencia y la no intromisión en otros países
    vuelve a su esencia propia: reprimir al cubano. Capaz de hundir barcos
    con emigrantes y niños, como fue el caso del remolcador 13 de Marzo, y
    de crear en 1980 los actos de repudio contra gente que solamente quería
    emigrar, ahora se dice preocupado por los horrores del tráfico de
    personas. E incapaz de ofrecer bienestar a sus ciudadanos y de
    permitirles alcanzarlo por sus propios medios, persigue los intentos de
    estos de hallar ese bienestar lejos de los límites de la Isla.

    La “Declaración del Gobierno Revolucionario” oculta, bajo una capa de
    falso humanismo, el desprecio de siempre de ese régimen hacia el individuo.

    ***

    Obama y la oposición cubana

    Tanto Barack Obama como los principales opositores dentro de Cuba
    consultados por este diario, consideran que la eliminación de la
    política de “pies secos/ pies mojados” provocará una situación crucial
    dentro de la Isla. Al final de su declaración, Obama justificó la medida
    como “la mejor manera de asegurar que los cubanos puedan disfrutar de la
    prosperidad, alcanzar reformas y determinar su propio destino”. Sus
    últimas palabras fueron, “como dije en La Habana, el futuro de Cuba
    debería estar en manos del pueblo cubano”.

    Con ello, apela a lo necesario de este paso para la democratización de
    la sociedad cubana. Durante su visita a la Isla, su discurso allí y su
    política de restablecimiento de relaciones, el presidente de EEUU ha
    apostado por un diálogo lo más directo posible con los emprendedores
    cubanos, con la esperanza de que la libertad económica acarree
    libertades políticas. Esta ecuación, boicoteada continuamente por La
    Habana, no es del todo segura. El caso de China demuestra cómo pueden
    coexistir la libertad de mercado y un partido único.

    Sin embargo, a diferencia de otros momentos en que la oposición cubana
    se ha dividido ante las medidas presidenciales hacia Cuba, esta vez
    todos los opositores consultados coinciden con el efecto que la
    eliminación de la política de “pies secos/ pies mojados” puede producir
    en la población: el inicio de una discusión política pública, que
    conlleve la reclamación de derechos. El opositor Manuel Cuesta Morúa
    apunta incluso que la nueva situación podría “obligar al Gobierno cubano
    a tomar más medidas internas que favorezcan el bienestar y las
    libertades de los cubanos, que es en definitiva lo que está en juego”.

    Para el líder de UNPACU, José Daniel Ferrer, “esto va a hacer que muchas
    personas vean que no queda otra opción, que hay que luchar por la
    libertad, por los derechos, por el bienestar, por oportunidades aquí
    dentro de Cuba”.

    Antonio Rodiles, crítico sostenido de las medidas de Obama, reconoció
    que la eliminación de “pies secos/ pies mojados”, “va a tener un gran
    efecto”.

    Todos ellos hablan del cierre de la “válvula de escape” que ha sido
    hasta ahora la emigración masiva hacia EEUU. A ello debe sumarse el
    empeoramiento de la situación económica y las libertades dentro del
    país, deducible a partir de los datos económicos oficiales, del
    crecimiento de la represión, y de una de las principales consecuencias
    que traerá esta nueva medida de Obama: la disminución del monto total de
    las remesas familiares, que constituye uno de los pilares de la economía
    nacional.

    Source: Todos los cambios: Médicos esclavos y país sin médicos / El
    cinismo del régimen / Obama y la oposición cubana | Diario de Cuba –
    www.diariodecuba.com/cuba/1484329401_28112.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *