Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    Cuba discrimina a empleados cubanoamericanos de American Airlines

    Cuba discrimina a empleados cubanoamericanos de American Airlines
    FABIOLA SANTIAGO
    fsantiago@miamiherald.com

    Cuando American Airlines realizó el primero de 12 vuelos comerciales
    diarios de Miami a seis ciudades en Cuba –algo sin precedentes–, la
    compañía echó mano a los ejecutivos cubanoamericanos para celebrar el
    acontecimiento en el Aeropuerto Internacional de Miami.

    En una ceremonia antes del vuelo, los ejecutivos evocaron su conexión
    emocional con el hecho de que la aerolínea había conseguido la mayor
    cantidad de vuelos comerciales a la isla.

    “Hoy es un día histórico no sólo para American Airlines, sino también
    para Miami, el corazón y el alma de la comunidad cubanoamericana en
    Estados Unidos”, dijo Ralph López, vicepresidente de operaciones de
    American en Miami, antes del vuelo del 7 de septiembre a Cienfuegos, en
    la costa sur de la isla.

    Fernand Fernández, vicepresidente de mercadeo global de American, habló
    del “orgullo y entusiasmo” que sentía.

    “Este vuelo es importante no sólo para nuestra aerolínea, sino para
    nuestros 12,000 empleados aquí en Miami, muchos de ellos
    cubanoamericanos, pero también es de gran importancia para el condado
    Miami-Dade, donde viven muchos cubanoamericanos, como mis padres”.

    Pero tras bambalinas la situación es otra.

    A la hora de hacer negocios con Cuba, todos esos empleados
    cubanoamericanos de American Airlines que Fernández alabó en su discurso
    no tienen los mismos derechos que sus colegas nacidos en Estados Unidos,
    en otros países de América Latina o en cualquier otra parte del mundo.

    El primer vuelo “histórico” a Varadero dejó las cosas en claro.

    Un miembro de tripulación, nacido en Cuba, llegó a Varadero sin
    pasaporte cubano –que se le exige a cualquier que haya salido del país
    después de 1970, incluso si eran bebés en ese momento– y se formó un
    revuelo con las autoridades cubanas en tierra. A este miembro de la
    tripulación no se le permitía entrada al país, mucho menos pasar la
    noche allí para descansar, una exigencia para los tripulantes después de
    12 horas de vuelo.

    American Airlines hizo preguntas a las autoridades cubanas: ¿Qué sucede
    en el futuro si hay un vuelo que tiene una demora por problemas
    técnicos, tiene que pasar la noche en Cuba y en la tripulación hay un
    cubanoamericano? ¿Qué sucede con los dos vuelos a Varadero que exigen
    que la tripulación descanse la noche en la isla?

    La respuesta: Solamente en las “circunstancias más extenuantes” Cuba
    permitirá una excepción a su lista arcaica de exigencias de viaje para
    los cubanoamericanos. Cero estancias de noche para los tripulantes
    cubanoamericanos. Punto.

    Ahora la aerolínea, que toma decisiones sobre sus vuelos lejos de la
    política cubana en Texas, ha tenido que identificar a los empleados
    cubanoamericanos y sacarlos de los vuelos a Cuba que tienen que pasar la
    noche en la isla.

    “Por favor, recuerden que los nacidos en Cuba deben ser sacados, con
    paga, de los vuelos a Cuba hasta que podamos verificar las exigencias
    del gobierno cubano para estos tripulantes”, dice un memorando de
    American Airlines a los administradores que una fuente compartió conmigo.

    Entonces tengo que preguntar: ¿Pueden imaginar que su compañía se emita
    un memorando que diga: “Por favor, recuerden que los israelíes deben ser
    sacados?”

    ¿O, por favor recuerden que los (nacidos en cualquier otro país) deben
    ser sacados?

    La larga mano del gobierno cubano está decidiendo, de hecho, sobre las
    asignaciones de empleo de los empleados de American Airlines. ¿Qué les
    parece esto como acontecimiento histórico?

    Es tan indignante como cuando Carnival Corp., con sede en Miami, negó la
    reservación a cubanoamericanos en cruceros a la isla debido a una
    arcaica ley cubana que dice que los cubanoamericanos no pueden entrar a
    la isla por mar.

    Ahora con los vuelos comerciales, una compañía estadounidense se ve una
    vez más en la posición de tener que discriminar a toda una clase de
    personas: sus empleados de origen cubano.

    “Ningún tripulante nacido en Cuba puede entrar al país a menos que
    cumpla los requerimientos de inmigración [en Cuba]”, confirmó Alexis
    Aran Coello, portavoz de American. “Es una exigencia del gobierno
    cubano. No es algo que digamos nosotros. Nosotros obedecemos las leyes
    del gobierno cubano”.

    Las reglas discriminatorias del gobierno cubano también se aplican,
    naturalmente, a las tripulaciones de JetBlue y Spirit, que comenzaron
    recientemente los vuelos comerciales a la isla, y a las de las otras
    aerolíneas que pronto les seguirán.

    Este es el precio de hacer negocios con el todavía represivo y anticuado
    gobierno cubano: abandonar la ética estadounidense a cambio de una parte
    del pastel.

    Cumplir las políticas discriminatorias del gobierno cubano contra los
    cubanoamericanos –detalladas en la página de Internet de la embajada
    estadounidense como advertencia a los viajeros– es sencillamente una
    opción. Las aerolíneas tienen que negociar más duro. Las fuertes
    protestas del público viajero convencieron a Cuba de cambiar sus reglas
    y permitir que los cubanoamericanos viajaran al país en los cruceros.

    Por la parte estadounidense, se han hecho avances en los 18 meses
    transcurridos desde que el presidente Barack Obama anunció el final de
    las hostilidades entre los dos países. Pero el gobierno cubano sigue en
    su postura belicosa contra Estados Unidos y contra el exilio cubano a
    pesar de la evidencia documentada de un número cada vez mayor de
    cubanoamericanos que apoyan la política de acercamiento del presidente
    Obama y el restablecimiento de relaciones. Por primera vez desde que la
    Universidad Internacional de la Florida comenzó a sondear a
    cubanoamericanos en 1991, una nueva encuesta muestra que la mayoría –54
    por ciento– dijo que apoya el levantamiento del embargo.

    Sin embargo, Cuba tiene un largo camino por recorrer para mostrar que
    tienen un interés serio en convertirse en un destino de viaje para todos
    los estadounidenses.

    Quizás la respuesta de los clientes, si no de las compañías, pudiera
    ayudar a cambiar la situación: al momento de escribir esta columna, en
    el vuelo del sábado de American Airlines a Cienfuegos 53 de los 120
    asientos estaban vacíos. A lo mejor es un asunto de temporada, pero si
    no fuera por las políticas restrictivas de Cuba, quizás no hubiera un
    solo asiento vacío.

    Como los estadounidenses saben bien, la discriminación es mala para los
    negocios.

    Source: Cuba discrimina a empleados cubanoamericanos de American
    Airlines | El Nuevo Herald –
    www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/fabiola-santiago-es/article102729682.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *