Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    Los cubanos esperan el día cero de la reforma monetaria

    Los cubanos esperan el día cero de la reforma monetaria
    El proceso de unificación monetaria en medio del escenario económico
    poco alentador que atraviesa el país en partes por la crisis económica
    de su aliado Venezuela, sigue generando incertidumbre en la población y
    en muchos inversionistas extranjeros
    EL MAYOR DESAFÍO MACROECONÓMICO
    ROSA TANIA VALDÉS
    Especial

    La esperada reforma monetaria en Cuba, el mayor desafío macroeconómico
    del Gobierno en medio de las reformas aperturistas, sigue detenido en la
    fila de los cambios pendientes, que el gobernante Raúl Castro quiere
    implementar para sacar a flote la economía de la nación caribeña.

    La circulación de la doble moneda data de 1993, cuando junto al peso
    cubano, o moneda nacional, con la que el Estado paga a sus empleados y
    cobra servicios básicos, comenzó a circular la moneda convertible o CUC,
    que vale 25 veces más que el peso y es exclusiva para comprar productos
    importados, servicios turísticos y hasta para acceder a Internet.

    En 2013 el Gobierno anunció un cronograma de 18 meses, -hasta ahora
    incumplido-, con vista a poner fin a la molesta dualidad, disparando las
    especulaciones y ansiedades de los que dentro y fuera de la isla esperan
    por el “día cero”, como le llaman las autoridades cubanas al momento en
    que se produzca esta reforma.

    Aunque el Gobierno nada ha dicho respecto al tema, una reciente
    declaración del congresista estadounidense republicano por Illinois,
    Rodney Davis, avivó las expectativas.

    Davis, quien visitó recientemente la isla en una misión comercial, como
    parte de la normalización de las relaciones diplomáticas, dijo que
    funcionarios cubanos le informaron que la esperada reforma monetaria
    ocurrirá “dentro de un mes”.

    Comentario aparte, hasta ahora el país sólo ha dado cortos pasos como
    parte del proceso, entre ellos la inclusión de monedas de más alta
    denominación y la venta experimental en peso cubano de productos que por
    décadas ofreció en divisas pese al malestar de la población.

    Expertos consultados aludieron a la complejidad de la medida. Algunos
    creen que el anuncio podría llegar en enero próximo porque, dijeron, se
    trata de un plan anual.

    “Son varias reformas en una. Implica cambiar los mecanismos de formación
    de precios y hacer ajustes al sistema empresarial estatal. Además,
    tienen que decidir cómo evitarán los efectos inflacionarios de la
    devaluación del peso”, dijo a DIARIO LAS AMÉRICAS el economista cubano
    Pavel Vidal, que trabajó varios años como especialista del Comité de
    Política Monetaria, institución encargada de fijar la tasa de cambio
    vigente en la isla.

    Basado actualmente en la Pontificia Universidad Javeriana de Cali,
    Colombia, Vidal es una de las personas que más ha escrito sobre el tema,
    incluso desde el comienzo había alertado que para llegar a la
    unificación monetaria era preciso tener un régimen cambiario único. El
    Gobierno ha admitido el argumento.

    En el país, además de las dos monedas, existe una tasa de cambio para la
    población y otra para las empresas. Expertos dentro de Cuba sostienen
    que la dualidad monetaria y cambiaria distorsiona la contabilidad fiscal
    y maniata la productividad.

    Dos monedas, muchas diferencias

    Los cubanos tuvieron que sobrevivir a esta dualidad tras el derrumbe del
    socialismo soviético en la década de 1990, cuando por decisión del
    Gobierno al peso cubano se le unió el peso convertible o CUC,
    equivalente al dólar y al que tienen acceso mayormente los empleados de
    firmas extranjeras, algunos emprendedores privados y personas que
    reciben remesas del exterior.

    Los que pueden acceder al peso convertible son afortunados porque su
    valor es 25 veces superior al del peso cubano, agudizándose así la
    brecha entre ricos y pobres según a la capacidad adquisitiva.

    “Las diferencias son cada vez más claras hasta en las escuelas, antes
    éramos todos iguales, usábamos los mismos zapatos o mochilas pero ya no
    es así, el hijo de un empleado de turismo usa zapatillas caras, el hijo
    de un médico o un maestro no”, dijo una profesora cubana que no tiene
    permiso para hablar con periodistas.

    En varios lugares del país grupos disidentes han protagonizado protestas
    para exigir el cese de la doble moneda, incluyendo intentos de efectuar
    pagos en moneda nacional en sitios estatales que operan con pesos
    convertibles. En 2011, por ejemplo, opositores en la oriental provincia
    de Santiago de Cuba fueron detenidos temporalmente por esta razón.

    “Con la misma moneda”, una campaña que desde el 2006 impulsa en la isla
    el grupo opositor conocido como la Federación Latinoamericana de Mujeres
    Rurales (FLAMUR), ha sido la acción más visible de protesta contra la
    dualidad monetaria.

    El cambio previsto supondría la devaluación del CUC y la apreciación del
    peso.

    Cuba, por su lado, ha dicho que no espera que la medida por sí sola
    resuelva todos los problemas actuales de la economía. Pero la solución
    de este problema abriría el camino a cambios en materia de salarios y
    pensiones, precios y tarifas, subsidios y tributos, según reconocen
    funcionarios cubanos.

    Esperando el “día cero”

    Al anunciar en la eventual reforma en 2013, las autoridades dijeron que
    un cronograma a cumplir en unos 18 meses llevaría al “día cero”, o fecha
    en que sería anunciada la unificación de la moneda.

    Desde entonces los plazos se han ido corriendo, sin que sea muy claro
    cuándo ocurrirá.

    “Todos los que vaticinábamos que el día cero, para el comienzo de la
    reforma monetaria, sería en enero de 2015, nos quedamos esperando”, dijo
    Vidal al foro digital de debate Cuba Posible a comienzos de este año.

    “Tal vez la esperanza del mejoramiento económico a partir de las nuevas
    relaciones con Estados Unidos inclinó la balanza a favor de la decisión
    de esperar un poco, para aplicar esta compleja medida en un mejor
    momento económico”, comentó el economista.

    El proceso de unificación monetaria, que flota en medio del escenario
    económico poco alentador que atraviesa el país por la falta de liquidez,
    debido, en parte, a los bajos precios de las materias primas, la sequía
    y la crisis económica de su aliado Venezuela, sigue generando
    incertidumbre en la población y en muchos inversionistas extranjeros.

    “Mientras no esté claro el futuro de la reforma monetaria, no hay modo
    de arriesgar más dinero en Cuba”, dijo un empresario extranjero basado
    en La Habana, que pidió no ser identificado por ser parte de un
    emprendimiento conjunto con una entidad estatal de la isla.

    Source: –
    www.diariolasamericas.com/4847_cuba/3433729_reforma-monetaria-rosa-tania-valdes.html

    Tags: , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *