Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    Críticas de Cuba a Guantánamo esconden hipocresía del régimen

    Críticas de Cuba a Guantánamo esconden hipocresía del régimen
    El gobernante Fidel Castro siempre permitió presencia de fuerzas
    soviéticas en la isla y combatió y financió guerras en el extranjero
    mientras denunciaba el enclave militar de EEUU
    LA HABANA.-IVÁN GARCÍA
    Especial

    Para la autocracia verde olivo no existen términos medios. En su
    narrativa política contra la injerencia de Estados Unidos a Cuba,
    resaltan el embargo económico y la Base Naval enclavada en Caimanera,
    Guantánamo, provincia a 1.200 kilómetros al este de La Habana.

    El embargo implementado parcialmente por la administración de Eisenhower
    en 1960 y aplicado con mayor rigor por Kennedy en 1962 es, gústenos o
    no, una decisión soberana del gobierno de Estados Unidos.

    Se instauró como respuesta a las confiscaciones sin compensaciones de
    Fidel Castro. Desde luego, también fue un arma de presión económica de
    la Casa Blanca, para intentar desestabilizar el estado de cosas en la Isla.

    Están los que consideran al “bloqueo”, como le llama el régimen,
    extraterritorial, injusto o ineficaz. Entre las estrategias coercitivas
    de los gobiernos, los embargos económicos son una táctica frecuente.

    Fueron utilizados contra la Sudáfrica del apartheid y ahora mismo están
    vigentes restricciones económicas de Estados Unidos y la Unión Europea a
    Rusia por su anexión de Crimea.

    La base militar no es ilegal

    A Washington le asiste el derecho de no negociar, conceder créditos o
    vender productos estadounidenses a una nación que considere hostil. Ya
    el tema de la Base Naval de Guantánamo es diferente.

    Intentaré ser objetivo. Un segmento amplio de los cubanos, de cualquier
    tendencia política, está a favor de la devolución de la base a Cuba. Por
    supuesto, los medios oficiales cuentan la historia a su manera.

    La base militar no es ilegal. La Estación Naval en la Bahía de
    Guantánamo se estableció en 1898, cuando Estados Unidos obtuvo el
    control de Cuba al término de la Guerra hispano-estadounidense. El
    Gobierno norteamericano obtuvo un arrendamiento perpetuo que comenzó el
    23 de febrero de 1903, con la firma por parte de Tomás Estrada Palma,
    primer presidente electo de la República de Cuba, del Tratado
    cubano-estadounidense. El arrendamiento consta en los apartados I y III
    de dicho tratado:

    Artículo I. La República de Cuba arrienda por el presente a los Estados
    Unidos por el tiempo que las necesitare para el objeto de establecer en
    ellas estaciones carboneras o navales, las extensiones de tierra y agua
    situadas en la isla de Cuba.

    Artículo III. Si bien los Estados Unidos reconocen por su parte la
    continuación de la soberanía definitiva de La República de Cuba sobre
    las extensiones de tierra y agua arriba descritas, la República de Cuba
    consiente, por su parte, en que, durante el período en que los Estados
    Unidos ocupen dichas áreas a tenor de las estipulaciones de este
    convenio, los Estados Unidos ejerzan jurisdicción y señoríos completos
    sobre dichas áreas.

    Una vez terminada la Guerra, la isla fue ocupada militarmente por
    Estados Unidos (1899-1902). Y como protectorado estadounidense, Cuba
    incorpora a su Constitución un apéndice o agregado que quedó conocido
    como Enmienda Platt. Entre otras cosas, el Tratado cubano-estadounidense
    establecía que Estados Unidos tendría completo control y jurisdicción
    sobre la Bahía de Guantánamo, con el propósito de operar estaciones
    navales y de embarque, y reconocía que Cuba mantenía su soberanía.

    En 1934, un tratado reafirmó el derecho de que Cuba y sus socios
    comerciales pasaran a través de la bahía guantanamera; modificó el pago
    anual de una renta de 2.000 dólares en monedas de oro (unos 4.085
    dólares estadounidenses de entonces) y agregó el requerimiento de que el
    fin de esta renta requeriría el consentimiento de ambos gobiernos, o el
    abandono de la propiedad por Estados Unidos.

    Desde la llegada al poder de Fidel Castro, Cuba solamente ha cobrado una
    renta de alquiler, por considerar ilegítima la base. Otro litigio a
    negociar. Castro no es un nacionalista a ultranza.

    En 1962, de manera secreta, emplazó en Cuba 42 cohetes nucleares
    soviéticos que pusieron al mundo al borde una conflagración mundial. Sin
    contar con el pueblo cubano, autorizó la estancia de bases militares
    soviéticas. En la provincia de Cienfuegos, en el centro de la isla, hubo
    un destacamento naval y al sur de La Habana, una brigada mecanizada con
    tanques y artillería que en la jerga oficial se denominaba Centro de
    Estudios No. 11.

    Lourdes, para el espionaje soviético

    Donde hoy radica la Universidad de Ciencias Informáticas, estuvo
    enclavada una base de espionaje rusa para el seguimiento y escucha por
    medios electrónicos del ejército y la aviación de Estados Unidos.

    Conocida como Lourdes, hasta su cierre en 2001, los servicios especiales
    de Castro compartieron información sensible sobre Estados Unidos con el
    imperio soviético primero y luego con la Rusia de Vladimir Putin. El
    alquiler no era gratis: Moscú le pagaba a Cuba 200 millones de dólares
    anuales.

    Ahora, con el resurgimiento de la expansión imperial rusa tras la
    anexión de Crimea, las autoridades de las dos naciones han contemplado
    el despliegue nuevamente de bases militares en Cuba. Aunque de momento
    todo queda en el campo de la especulación política.

    Cuando en el otoño de 2001, a raíz de los atentados del 11-S, la
    administración de George W, Bush decidió abrir una cárcel para supuestos
    terroristas en Guantánamo, el entonces secretario de Estado, Colin
    Powell, le envió una nota al Gobierno cubano, contando los pormenores y
    la estrategia a seguir en la futura prisión.

    Fidel Castro reconoció la deferencia diplomática. El 11 de enero de
    2002, el periódico Granma publicaba en su primera página una declaración
    dirigida a la opinión pública nacional e internacional. Para sorpresa de
    los lectores, el Gobierno de Cuba apreciaba la información previa
    suministrada, y decía que había tomado nota con satisfacción “de las
    declaraciones públicas de las autoridades norteamericanas en el sentido
    de que los prisioneros recibirán un tratamiento adecuado y humano, que
    podrá ser controlado por la Cruz Roja Internacional. Aunque no se conoce
    con precisión el número de prisioneros que allí serán concentrados,
    estamos en disposición de cooperar con los servicios de asistencia
    médica que fuesen requeridos, programas de saneamiento y de lucha contra
    vectores y plagas en las áreas bajo nuestro control que circundan la base”.

    Solo después de que se conocieran las torturas y flagrantes violaciones
    de los derechos humanos a detenidos en cárceles de Abu Ghraib, en Irak,
    y en Guantánamo, el régimen comenzó a juzgar en duros términos los
    métodos estadounidenses para combatir el terrorismo.

    Resumamos. A pesar de la manipulación oficial sobre el tema, una mayoría
    de cubanos está a favor de la devolución de la Base Naval de Guantánamo.
    La instalación carece de importancia militar y estratégica para Estados
    Unidos. Si damos crédito a Cubadebate, una página del Gobierno cubano,
    el mantenimiento de esa base le cuesta cerca de 1.000 millones de
    dólares anuales al contribuyente estadounidense. Desde 2009, el
    presidente Obama tiene la intención de cerrar la prisión. Hasta ahora no
    ha tenido éxito.

    Tras el nuevo panorama político abierto el 17 de diciembre de 2014,
    cobra fuerza la posibilidad de que las dos partes se sienten a negociar
    el futuro de la base. Serenamente, sin confundir soberanía nacional con
    ideología, irrespeto a los derechos políticos y falta de libertad de
    expresión.

    La Base Naval de Guantánamo debe ser devuelta a la isla. Pero nunca más
    Cuba debiera emplazar centros militares extranjeros en su territorio ni
    sus tropas participar en guerras fuera de sus fronteras. A menos que en
    un plebiscito democrático el pueblo elija esa opción.

    Source: Críticas de Cuba a Guantánamo esconden hipocresía del régimen ::
    Diario las Americas :: Cuba –
    http://www.diariolasamericas.com/4847_cuba/3121909_cuba-base-naval-guantanamo-eeuu-cuba.html

    Tags: , , , , , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *