Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    Nuevos edificios para los militares

    Nuevos edificios para los militares
    Mientras La Habana se derrumba, la Empresa Unión Constructora Militar
    edificó en 3 años la comunidad Altahabanece
    miércoles, mayo 14, 2014 | Ernesto García Díaz

    LA HABANA, Cuba. -El régimen continúa la construcción de urbanizaciones,
    viviendas-apartamentos para los jefes de su ejército, en zonas
    periféricas de la ciudad de La Habana. La expansión de las nuevas
    construcciones se realiza en zonas micro localizadas por el cuerpo
    militar, formando barrios que son cotos de privilegio.

    Mientras, cerca de 4 mil núcleos de albergados habaneros siguen
    careciendo de un hogar, y sus estancias en los centros de recepción se
    prolongan hasta por más de 15 años, lo cual les obliga a vivir hacinados
    en locales y zonas carentes de una adecuada infraestructura
    económico-social.

    En zonas como las de Avenida 25, en San Agustín, o en la CUJAE, Casino
    Deportivo y Altahabana, se han edificado viviendas-apartamentos bajo una
    infraestructura de condominio. El de Altahabana, en el municipio
    Boyeros, tiene cerca de 100 edificios de cinco plantas y 2 mil
    apartamentos. Los inmuebles están situados en la Calzada de Aldabó y
    Calle 100. El complejo de viviendas, conocido popularmente como “Ciudad
    Paraíso”, posee una buena calidad constructiva, jardinería, pintura,
    paneles solares, así como red telefónica y asequibilidad a los medios de
    transporte que puedan existir.

    La Empresa Unión Constructora Militar edificó en 3 años el complejo
    Altahabanece, lo cual marca una gran diferencia con el resto de otras
    entidades del sector de la construcción, pues posee recursos y
    financiamientos para sus inversiones. Las micro brigadas sociales (no
    militares) pueden demorarse 5 años o más en la construcción de un
    edificio, y los constructores por esfuerzos propios ni se sabe qué
    tiempo, pues carecen de materias primas, accesorios y financiamientos.
    Imágenes fotográficas revelan lo dicho.

    El ejército sigue construyendo viviendas para sus empleados, así como
    para el Ministerio del Interior y organismos civiles vinculados al
    sector castrense, a pesar de la compleja situación que tiene la zona
    central de la capital cubana, con edificios cuyo deterioro estructural,
    urbanístico y arquitectónico pone en peligro la vida de miles de
    personas y los valores históricos de esas edificaciones, principalmente
    las del municipio Habana Vieja, declarado por la UNESCO Patrimonio
    Cultural de la Humanidad.

    Los militares se desentienden del plan de construcción de cerca de 3 mil
    viviendas anuales, que necesita la capital para solucionar
    definitivamente el problema de vivienda de los albergados, y de las más
    de 18 mil viviendas en mal estado situadas en el casco histórico
    habanero. Allí viven hacinadas cerca de 25 mil personas, que representan
    el 18% de la población del municipio Habana Vieja.

    Ante esa realidad, el régimen utiliza un doble discurso, cuya mayor
    expresión es la sostenida por el General Presidente al declarar que “hay
    que consultarle todo a los trabajadores”. ¿Acaso para construir el
    conjunto militar de Altahabana se consultó a la población de su entorno
    o a las organizaciones sindicales de su radio de acción?

    Antes de asegurarles la comodidad a los jefes militares, habría que
    empezar por rehacer el acueducto habanero, sus redes eléctricas, de
    comunicaciones y de gas manufacturado, que en su mayoría están
    colapsados. Para citar un solo ejemplo, el acueducto de la Habana se
    construyó hace 100 años, en 1913, cuando esta ciudad tenía 300 mil
    habitantes. Ahora tiene más de 2 millones.

    Un especialista del Ministerio de la Construcción dijo:

    “La Habana cuesta 3000 millones de dólares arreglarla. Yo creo que es
    mucho más; pero de todas maneras, mi respuesta es que La Habana cuesta,
    pero vale. Y la única manera de encontrar el dinero para mantener esta
    ciudad es la que encontró Eusebio Leal, es poner a la ciudad en
    condiciones de generar dinero para ella misma”.
    Sin embargo, el régimen no demuestra tener interés en que esto suceda.
    Su único afán es controlarlo todo.

    Source: “Nuevos edificios para los militares | Cubanet” –
    http://www.cubanet.org/actualidad/actualidad-destacados/nuevos-edificios-para-los-militares/

    Tags: , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *