Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    El estado peligroso

    El estado peligroso

    Lunes, 01 de Octubre de 2012 05:53

    Escrito por Hildebrando Chaviano Montes

    Cuba actualidad, El Vedado, La Habana, (PD) Una joven disfruta de un día

    de playa en compañía de algunas amigas, cuando unos bañistas extranjeros

    se acercan y las invitan a un restaurante cercano. Conversan, y como es

    normal entre personas jóvenes, las horas pasan entre tragos y risas.

    Un agente de la policía se acerca al grupo, y muy serio les pide

    identificación a las jóvenes. Son los extranjeros los que preguntan el

    porqué de la intervención del agente y este les responde de mala gana

    que las jóvenes no pueden asediar a los turistas, por lo que van a ser

    detenidas.

    Podrá reírse el que quiera, pero en Cuba es exactamente así. Alguien

    podrá argüir, siguiendo la misma lógica retorcida del apartheid, que lo

    mismo podría ser requerido y hasta expulsado del país el extranjero que

    solicite la compañía de una joven nativa. En realidad todo no es más que

    parte de la hipocresía del régimen cubano.

    En su cruzada moralista de los primeros tiempos de la revolución de los

    barbudos, Fidel Castro se encaprichó en eliminar de raíz el oficio más

    antiguo de que se tiene noticia. Fue otro de los tantos fracasos en el

    rosario del proceso revolucionario cubano. Como se supone que en un país

    donde no hay corrupción, ni analfabetos, ni burgueses, ni drogadicción,

    por ser lacras del pasado, tampoco puede haber putas, es entonces que

    entra en juego el llamado "estado peligroso".

    Ley 62, Código Penal.

    "Artículo 72. Se considera estado peligroso la especial proclividad en

    que se halla una persona para cometer delitos, demostrada por la

    conducta que observa en contradicción manifiesta con las normas de la

    moral socialista.

    "Artículo 73.1. El estado peligroso se aprecia cuando en el sujeto

    concurre alguno de los índices de peligrosidad siguientes:

    a) la embriaguez habitual y la dipsomanía;

    b) la narcomanía;

    c) la conducta antisocial

    2. Se considera en estado peligroso por conducta antisocial al que

    quebrante habitualmente las reglas de convivencia social mediante actos

    de violencia, o por otros actos provocadores, viola derechos de los

    demás o por su comportamiento en general daña las reglas de convivencia

    o perturba el orden de la comunidad o vive, como un parásito social, del

    trabajo ajeno o explota o practica vicios socialmente reprobables.

    "Artículo 74. Se considera también estado peligroso el de los enajenados

    mentales y de las personas de desarrollo mental retardado, si, por esta

    causa, no poseen la facultad de comprender el alcance de sus acciones ni

    de controlar sus conductas, siempre que estas representen una amenaza

    para la seguridad de las personas o del orden social."

    Las mujeres cubanas, por ser cultas y sanas, como alguien dijo alguna

    vez en uno de sus tantos discursos, además de hermosas, no tienen

    necesidad de asediar a nadie: en la puerta de la casa, en la cola del

    pollo por pescado* o montadas en un ómnibus repleto a la seis de la

    tarde, son atractivas para el turista y para el no turista.

    La joven que disfruta de la estancia en lugares donde concurren turistas

    extranjeros no manifiesta una conducta antisocial, solo manifiesta su

    necesidad de diversión, de compartir con personas interesantes a las que

    ella, a su vez, les resulta interesante, sin que por ello quebrante

    ninguna regla de convivencia social, ni cometa actos provocadores, ni

    perturbe el orden de la comunidad, ni practique vicios socialmente

    reprobables.

    Si la prostitución no aparece como delito en el Código Penal, es porque

    el legislador no lo vio como tal o no consideró políticamente correcta

    su inclusión. No es así con el proxenetismo, el cual aparece recogido en

    la ley y es debidamente sancionado.

    A pesar de ser el "estado peligroso" el gran saco de la legislación

    penal fascista y comunista, no hay manera de que el intercambio carnal

    entre personas que se unen por propia voluntad pueda considerarse un

    vicio o un acto peligroso. Es, cuando más, el himeneo llevado a la

    categoría de atracción turística, la internacionalización de la

    gozadera, lo que todo el mundo, o el que puede, hace todos los días, o

    cuando puede, pero más parecido a los Cuerpos de Paz de las Naciones Unidas.

    Si pasear, comer, beber, bailar o tener sexo con un extranjero es un

    delito, entonces debe aparecer como tal en el Código Penal, sin

    vergüenza, sin sonrojos, sin falsas apariencias. A más de medio siglo de

    la expulsión del capitalismo y sus lacras de la patria, hoy los

    policías, como vulgares proxenetas, extorsionan a mujeres, sean estas o

    no prostitutas, abusan de ellas y las humillan en las playas y a la

    salida de los hoteles y centros nocturnos, ante la mirada atónita de los

    turistas, que no saben si el uniformado es un agente del orden o un

    chulo disfrazado.

    Para Cuba actualidad: hchaviano5@gmail.com

    http://primaveradigital.org/primavera/cuba-sociedad/la-consulta/5335-el-estado-peligroso.html

    Tags: , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *