Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    De que van, van

    Publicado el domingo, 01.31.10
    De que van, van
    By PAQUITO D'RIVERA

    Aprincipio de los ochentas, acabadito de llegar a Nueva York, una amiga
    me contó que los judíos rusos protestaron en grande contra la
    presentación del Ballet Bolshoi en Lincoln Center. Le prendieron fuego a
    unos tanques de basura, y durante la función soltaron un montón de
    guayabitos que aterrorizaron a las señoras copetudas que asistían al
    Ballet asiduamente. ¡El arte no tiene que ver con la política!,
    argumentaban las ocambas balletómanas, cuyas familias –ni ellas,
    obviamente– habían sufrido jamás el Gulag en que se congelaban miles de
    disidentes soviéticos, mientras ellas disfrutaban del arte danzario a
    miles de millas de distancia.

    Otro bateo similar dieron los refugiados chinos, cuando el viejo Bush
    declaró la tierra de Mao “nación más favorecida'', y como a los
    artistas siempre los usan de tropa de choque, mandaron por delante a la
    Opera de Pekín al Kennedy Center de Washington. Los jerarcas chinos son
    represivísimos, y por eso mismo, y por segunda vez en menos de un año,
    acabo de declinar una jugosa oferta de conciertos auspiciada por la Audi
    en Pekín. Escaparme de una jaula para meterme en otra sería poco
    consecuente, me parece a mí.

    En 1985, Bob Dylan, Bono, Ringo Starr, Bruce Springsteen y otras
    luminarias del pop se reunieron para grabar el video Ain't Gonna Play
    Sun City (No tocaré en la Ciudad del Sol), una especie de canción
    protesta contra el apartheid, que exhortaba a negarse a tocar en aquella
    zona de casinos en Sudáfrica. Una gran mayoría de los músicos
    internacionalmente reconocidos se mantuvieron fuera de ese país. Frank
    Sinatra se atrevió a cantar en Sun City y las críticas le llovieron por
    todos lados.

    En ese tiempo, Paul Simon tuvo también la infausta idea de volar a
    Johannesburgo, y dicen que a su regreso, un grupo de estos artistas y
    sus fans le dieron un tremendísimo “mitin de repudio'' en el aeropuerto
    al autor de Bridge Over Troubled Water. Y eso que el pobre tipo se fue a
    tocar con Ladysmith Black Mambazo y un piquete de músicos negros
    disidentes a Soweto, que si se mete en la zona de los blanquitos
    billetosos de Sun City, capaz que lo arrastren por todo Manhattan. Y yo
    los entiendo, pues en su momento, aquellas fueron maneras de rebelarse
    contra tanta injusticia, lo mismo para la izquierda que pa' la derecha.

    Esta vez, después de 10 años de ausencia (pero no de olvido), Juan
    Formell y sus Van Van se presentan en Miami, y los exiliados, como es de
    esperarse, ya les tienen preparado su showcito multitudinario en la
    entrada del James L. Knight Center.

    Una década atrás, Roger Hernández, brillante periodista del New York
    Post, comentó: Ain't Gonna Play Sun City no derrumbó sólo al régimen
    racista en Sudáfrica, pero la canción complementaba la iniciativa de la
    ONU de prevenir todo tipo de acercamiento cultural, académico,
    deportivo, comercial o diplomático con el país africano. Esta campaña
    internacional de aislamiento fue el arma más potente al servicio de
    Nelson Mandela, y la medida ayudó muchísimo en acabar con el apartheid.
    Pero por alguna razón, el mismo principio no se aplica cuando se trata
    de la Cuba de Castro. La ONU quiere que el embargo sea levantado y los
    rockeros no se juntan para demandar el fin del abuso contra los derechos
    humanos cometidos sistemáticamente por el gobierno cubano. Los
    americanos amantes de la música no vacilan en apoyar entusiastamente a
    Los Van Van, una banda que, en más de 30 años de existencia, no ha
    tenido nada malo que decir acerca de un gobierno que desde 1959 ha
    aplastado todo tipo de libertades. Y cuando los cubanoamericanos
    protestan su presencia en sus predios, estos no son vistos como gente
    peleando por la libertad de su tierra natal, sino como una banda de
    trogloditas de extrema derecha a favor de la censura.

    Yo me alegro de no estar allí, Juanito, ni dentro ni fuera, pero como te
    estimo, me acongoja tu caso, pues tanto la valentía y la libertad como
    la complicidad y el disimulo tienen sus precios; y de que los exiliados
    van a recordarte esos altísimos precios no lo dudes, porque todo parece
    indicar que esos sí que de que van, van.

    Músico cubano exiliado.

    PAQUITO D'RIVERA: De que van, van – Columnas de Opinión sobre Cuba –
    ElNuevoHerald.com (31 January 2010)
    http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/columnas-de-opinion/story/642390.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *