Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    Responder a la izquierda y mirar a la derecha

    POLITICA
    Responder a la izquierda y mirar a la derecha

    Juan González Febles

    LA HABANA, Cuba, septiembre (www.cubanet.org) – El tema de la última
    reflexión del Comandante no es sobre los Estados Unidos y su presidente.
    Aunque, para no perder la costumbre, comenzó con el viejo vaticinio de
    la eventual caída del imperio, producto de la esperada crisis que
    anunció originalmente Marx y su carnal Engels.

    Aunque sinceramente no creo que sea Fidel Castro quien escribe las
    llamadas Reflexiones, estas responden a una necesidad imperiosa del
    gobierno. Fidel Castro es como el Cid que cabalga otra vez. Una suerte
    de espantajo para reformistas no autorizados. El valladar para
    impacientes con un mensaje: Fidel no se ha ido; Raúl no ha llegado aún o
    no quiere llegar por el momento.

    El Comandante expone una razón absoluta -tanto como su poder- a una
    izquierda externa y a unos supuestos discrepantes internos. El discurso
    no está dirigido al pueblo de Cuba. Pocos en la Isla pierden o invierten
    tiempo en leer las elucubraciones del Jefe. Algunos tenemos razones
    profesionales para hacerlo, otros están obligados por compromisos
    onerosos. Se perdió la fe y falta la confianza.

    Aún así, el Comandante no puede argumentar algo sólido que justifique la
    permanencia de las leyes injustas que repudia la ciudadanía en su
    conjunto. La retórica anti norteamericana cansa, y al final logró un
    efecto diametralmente opuesto al esperado. Se perdió el orgullo nacional
    y los Estados Unidos aparecen cada día como la única alternativa posible
    para una solución existencial del gusto de la mayoría del pueblo cubano.

    No obstante, el discurso oficial permanece incólume. Para el Comandante
    reivindicar el trabajo esclavo de médicos y especialistas cubanos en el
    exterior, sigue en plano de prioridad estratégica. Ni una palabra sobre
    la liberación de las fuerzas productivas. Nada dirigido a que la nación
    cubana deje de ser mendiga a la espera de ayudas. Ayer la Unión
    Soviética; Venezuela; mañana, nadie sabe.

    El Comandante, por ejemplo hace referencia a la suspensión de los
    negocios con empresas extranjeras dedicadas a los bienes raíces. Pero
    jamás se refiere al carácter inmoral de estos negocios. Habla de una
    alegada 'inteligencia enemiga' adquiriendo propiedades, pero calla en
    relación al apartheid impuesto a los cubanos, a los que jamás se les
    permitiría adquirir un condominio o participar del negocio.

    El Comandante le responde a una izquierda más o menos complaciente.
    Mientras, mira con recelo creciente a la derecha. No convence a nadie.
    Quizás pasó definitivamente el momento de convencer. El Comandante y sus
    cómplices sólo ganan tiempo. Improvisan porque no tienen nada para ofertar.

    El Comandante se refirió a la producción creciente de gas. El caso es
    que ahora ofrece hornillas eléctricas para cocinar. Esto es imponer al
    empobrecido pueblo cubano tarifas eléctricas desproporcionadas. Lo hace
    al retirar un servicio de gas con un costo mensual de 7 pesos, e imponer
    el uso de electricidad para cocinar, al costo de 150 y hasta 170 pesos
    mensuales.

    El gobierno perdió la iniciativa. Sólo quedan plazos y promesas en las
    que nadie cree. Esto y la hostilidad anti norteamericana es toda la
    oferta política castrista.

    Muy poco para llenar la canasta básica de la familia cubana o las
    expectativas de futuro de varias generaciones. Por lo pronto, el
    Comandante tranquiliza o asusta a su izquierda, sin dejar de vigilar con
    aprensión a una derecha neo liberal que crece un poco más cada día. En
    Cuba y frente a sus barbas.

    jgonzafeb@yahoo.com

    http://www.cubanet.org/CNews/y07/sep07/11a9.htm

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *