Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    Modelo de turismo en Cuba

    Gabriel Salvia
    Modelo de turismo en Cuba

    Obviamente, el extremo, que como argentino provoca vergüenza ajena, es
    el del futbolista Diego Armando Maradona, quien con sus más de 40 años
    pudo disfrutar de toda su adolescencia en la isla a cambio de criticar a
    los Estados Unidos, recibiendo un tratamiento médico privilegiado el
    cual sin embargo no logró hacerlo bajar de peso en Cuba.

    Gabriel Salvia
    28 de diciembre de 2006

    Es habitual que personajes del espectáculo, la moda, el deporte y la
    cultura de la Argentina, opinen con bastante frivolidad sobre la
    realidad cubana luego de visitar la isla. En la mayoría de los casos,
    recorren las hermosas playas caribeñas y disfrutan de los típicos
    circuitos preparados para los turistas, sin interiorizarse en lo más
    mínimo sobre la realidad que vive el pueblo cubano.

    Obviamente, el extremo, que como argentino provoca vergüenza ajena, es
    el del futbolista Diego Armando Maradona, quien con sus más de 40 años
    pudo disfrutar de toda su adolescencia en la isla a cambio de criticar a
    los Estados Unidos, recibiendo un tratamiento médico privilegiado el
    cual sin embargo no logró hacerlo bajar de peso en Cuba. El "Diego",
    quien alguna vez le disparó con un rifle de aire comprimido a un
    periodista desde una casa quinta del Gran Buenos Aires, llegó incluso a
    jactarse de lo tranquilo que la pasaba en Cuba, en referencia a que en
    la isla no hay libertad de prensa y por tal motivo no lo acosaban los
    medios.

    Más allá de Maradona, hay muchos otros casos, sin dudas menos
    relevantes, pero no por ello menos preocupantes en la complicidad con
    esta larga dictadura. Por eso sorprendió gratamente una entrevista al
    modelo Matías Camisani, publicada en una edición especial de turismo de
    la revista Noticias.

    El título de la entrevista a Camisani quizás inducía al prejuicio: "Me
    fascina La Habana", esperando un lector crítico de la dictadura
    castrista opiniones ligeras sobre Cuba. Pero todo lo contrario, pues
    Matías vio la realidad cubana mejor que unos cuantos periodistas y
    mostró una gran capacidad de observación, sin emitir incluso ningún
    juicio de valor negativo sobre el régimen cubano. Es decir, jamás
    utilizó el término dictadura o referencias a temas delicados como los
    derechos humanos. Simplemente observó bien y lo cuenta; y lo hace en una
    entrevista de turismo que representa un modelo para quienes viajen a la
    isla. Al respecto, viene al caso señalar que en la búsqueda de apoyo a
    los activistas de derechos humanos, la ONG "Solidaridad Española con
    Cuba" lanzó una excelente iniciativa: una Guía de Turismo Solidario para
    quienes viajan a la isla. Si bien no es el caso, es como que Camisani la
    hubiese leído.

    Entre las principales observaciones, Camisani señala: "Me pasó de darme
    cuenta de que todo está hecho para que el turista deje todo su dinero en
    Cuba pero no tenga ningún contacto con los cubanos, excepto en La
    Habana, donde es inevitable. Y a mí lo que más me gusta es relacionarme
    con la gente; en general ellos son reticentes a abrirse y conversar…La
    gente joven no se calla en general y muchos te dicen que quieren casarse
    para irse…A mí me da la impresión de que nadie quiere hablar de Fidel,
    tienen un poco de paranoia y cuando empiezas a preguntar te miran para
    ver si estás grabando, por ejemplo".

    La anterior descripción, típica del miedo que produce un estado
    policíaco es difícil de comprender para quien va simplemente a
    divertirse a Cuba.

    Y a continuación, Camisani describe un caso típico de Apartheid del
    gobierno castrista contra sus trabajadores: "Viajamos con una guía
    cubana, y cuando llegamos a Los Cayos –un cordón de continente que se va
    metiendo en el mar formando una especie de islitas-, a ella no la
    dejaron pasar, porque ahí sólo entran los que trabajan en los resorts.
    Eso fue feo porque ella tuvo que dormir en la motorhome del lado
    continental. Ahí es cuando digo que muchas veces todo está hecho para
    que los turistas no estén en contacto con los cubanos: veíamos parejas
    de luna de miel fascinadas con el paisaje, que ni se enteraban de la
    vida de los cubanos".

    En la entrevista a Camisani tampoco faltó una pregunta sobre si le
    hablaban del Che Guevara: "Mi impresión es que es una figura nostálgica
    que poco tiene que ver con la realidad, incluso la gesta cubana, que es
    una historia maravillosa, no es lo que era".

    Finalmente, responde si se trajo algún regalo de Cuba: "Lo único que se
    puede comprar es cigarros y la remera del Che. A mí me hubiera gustado
    comprar una guitarra y creo que si averiguaba más, seguramente llegaba
    al fabricante, pero como está todo regulado por el gobierno, en
    definitiva se la estoy comprando a Fidel…Me pasó de tomarme un taxi y
    preguntar cuánto era: ´A Fidel le debe 20 dólares´, entonces tenés que
    darle una propina al pibe, obvio".

    Si la mayoría de los argentinos y latinoamericanos que viajan a Cuba
    tuvieran la misma sensibilidad que Matías Camisani, seguramente
    ayudarían mucho a curar esa "ceguera ideológica" con la dictadura.

    ————–

    Gabriel C. Salvia es Presidente del Centro para la Apertura y el
    Desarrollo de América Latina (CADAL).

    http://www.eldiarioexterior.com/noticia.asp?idarticulo=12446

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *