Apartheid en Cuba
claroquesi
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
logo01
logo02
logo
Archives
Recent Comments

    Damas de Blanco: verdes como las palmas

    OLA REPRESIVA
    Damas de Blanco: verdes como las palmas

    Miriam Leiva

    LA HABANA, Cuba – Enero (www.cubanet.org) – El amor y la perseverancia de las mujeres cubanas, pacíficas pero enérgicas, han amplificado las voces de los prisioneros de conciencia martirizados desde marzo de 2003. La máxima autoridad del país pretendió silenciarlos mediante el apresamiento en toda la Isla, y su dislocación en cárceles distantes de los hogares. Sin embargo, se encuentra desorientada ante los ecos que se esparce por doquier.

    Su estupor se ha manifestado de diversas formas en el curso de los dos años y nueve meses transcurridos desde la Primavera Negra, a través de la intimidación y la represión. No obstante, como único resultado ha obtenido el fortalecimiento de esas mujeres y sus inocentes presos. Cada día ganan más prestigio entre la población cubana y en el contexto internacional.

    El premio Andrei Sajarov 2005, otorgado por el Parlamento Europeo a las Damas de Blanco, reconoce sus esfuerzos por alcanzar la libertad inmediata e incondicional de los 60 hombres sometidos a vejámenes físicos y tortura psicológica en las macabras cárceles, y la libertad efectiva de quienes recibieron licencia extrapenal por motivos de salud. De este modo se sitúa nuevamente en primer plano la injusticia cometida contra ellos, y la solidaridad de personas en la Unión Europea y todas partes del mundo.

    Las recientes expresiones de los periodistas en la Mesa Redonda de la televisión cubana no pueden catalogarse de información a la población, sino de desinformación y desconocimiento del deber de informar verazmente. En todo el planeta, menos en Cuba, se escuchó y se vieron en vivo las imágenes de la ceremonia de premiación el 14 de diciembre en Estrasburgo, Francia, sede del Parlamento Europeo.

    Blanca Reyes, representante en el exterior de las Damas de Blanco, estuvo junto a Joseph Borrel, presidente del Parlamento, y los premiados, Hauwa Ibrahim, abogada nigeriana, y Robert Menard, secretario general de Reporteros sin Fronteras. Ella leyó el mensaje enviado desde La Habana por las cinco mujeres seleccionadas para viajar a recibir el galardón, y que no pudieron hacerlo al no concedérseles permiso para salir de Cuba, ante el asombro de las personalidades asistentes y quienes se enteraban por los medios de prensa.

    En ese documento expresan que el premio no sería recibido durante dicha ceremonia, y piden que el Parlamento Europeo lo traiga, no a esas cinco mujeres, sino a las muchísimas más que componen la agrupación femenina. Incluso, Borrel señaló que la solicitud sería analizada, si los grupos parlamentarios lo proponían, pues no existía ese precedente, sino la costumbre de realizar una ceremonia extraordinaria para entregarlo a quienes no hubieran podido asistir, como fuera el caso de Nelson Mandela, impedido por el régimen del apartheid de Sudáfrica.

    Por tanto, fue ampliamente comentado que nadie recogió el Premio Sajarov, y que Blanca Reyes, no otra persona, estuvo en la ceremonia como voz de las pretendidas silenciar nuevamente por el gobierno de la prisión-nación. Incluso, ella no participó en el almuerzo oficial posterior, y colocó una chaqueta blanca en la silla que debía haber ocupado, para significar la ausencia de las Damas de Blanco, aunque nunca como agravio al Parlamento Europeo.

    En el errático programa de la televisión cubana se pretendió confundir a la opinión pública llamando a las mujeres “Damas de Verde”. En ese momento, nosotras percibimos a las palmas moverse airadas, porque desde hace mucho tiempo nos hemos fundido con ellas como emblema de la cubana. Recordamos que el 20 de marzo de 2005, cuando la autoridad de Cuba envió una turba de mujeres contra las 30 que caminábamos rezando y cantando por la Quinta Avenida de La Habana, llevábamos en una mano nuestro habitual gladiolo rosado, y en la otra, por ser Domingo de Ramos, nos acompañaba el guano bendito, hoja de nuestra palma querida.

    Nombrar a alguna persona para desprestigiarla puede ser una trampa para quien lo hace, pues brinda el prohibido espacio de los medios de divulgación cubanos y, proponiéndose lo contrario, incentiva el interés por conocer la verdad. Ejemplificar que alguien recibe dinero desde el exterior crea confusión, más aún cuando la persona no tiene la posibilidad de exponer su criterio. Seguramente, la aludida no compra en la Zona Franca de La Habana, donde todo cuesta más barato con divisas, a lo que tampoco el pueblo tiene acceso.

    Se publicó en el exterior que artistas cubanos, auspiciados por Willy Chirino, dieron un concierto para recaudar fondos destinados a los prisioneros de conciencia y políticos, y que se han recibido muchas donaciones. También familiares y amigos contribuyen, según sus posibilidades, a aminorar las muy difíciles condiciones económicas de las familias que no sólo deben mantenerse, sino llevar hasta lo más indispensable a las prisiones, así como destinar los escasos recursos al traslado a sitios muy distantes de sus hogares. Todo eso sin posibilidades de encontrar un puesto de trabajo, debido a las discriminaciones y el acoso del empleador único, el estado, o de lograr una licencia para las pocas actividades que aún se permiten realizar por cuenta propia.

    Es bien conocido que una amplia parte de la población cubana depende de las remesas para lograr una elemental subsistencia, ya que el salario medio equivale a unos 18 dólares, y la pensión promedio a alrededor de 10 dólares. En tanto, el gobierno toma una gran tajada a través de la tasa de cambio arbitraria del dólar por el peso cubano convertible (CUC), así como los excesivamente altos precios existentes, mientras que el peso cubano tiene muy escaso valor, y casi no se venden mercancías en la moneda nacional. En resumen, que el principal ingreso neto en divisas del gobierno cubano proviene de la solidaridad desde el exterior hacia la población.

    Por otra parte, las Damas de Blanco no echan de su entorno a familiares de otros presos políticos o incluso a mujeres que desean demostrar su apoyo. Precisamente, los cuerpos represivos han utilizado la propaganda de exclusivismo como método para tratar de dividir y ejemplificar que a ellas no les importan otras personas que padecen en las cárceles. En todo momento, ellas han expresado la necesidad de que se otorgue la libertad a los demás prisioneros de conciencia y políticos.

    No obstante, las Damas de Blanco son todas familiares directas de los prisioneros de conciencia de marzo de 2003. Personas pacíficas, cuyos únicos delitos han sido pretender ejercer su derecho a la libre expresión, abogar por el respeto de todos los derechos humanos, la reconciliación nacional y la democracia en Cuba.

    Las Damas de Blanco y sus prisioneros se han sentido muy honradas y comprometidas con el Premio Andrei Sajarov del Parlamento Europeo, al tiempo que son estimulados diariamente por las muestras de cariño y solidaridad del pueblo, que reconoce la justeza de su batallar y su convicción de que o hay causa imposible para el amor y el indoblegable tesón de la mujer.

    http://cub
    anet.org/CNews/y06/jan06/10a8.htm

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *